.

.

Por tocar las narices

Mañana se acaba en mundo. Una vez más. O eso dicen.

Al parecer a eso de las nueve la humanidad entera se detendrá al alimón, enfocando su completa atención durante dos horas sobre unos 8000 metros cuadrados de césped. Y no es que retransmitan en directo la recogida del azafrán, no.

Se trata de una conjunción mística-deportiva-astronómica, en la que un puñado de estrellas encarnadas en piel humana se disputaran la hegemonía absoluta sobre el fútbol planetario. El no va más. El Non plus ultra del ¿deporte? Del balón. Un espectáculo como nunca jamás se vio, ni tal vez se vuelva a contemplar. Los dos mejores jugadores del mundo, dos de los entrenadores más reputados, media docena de cracks de nivel mundial como mínimo en cada uno de los conjuntos.

Y junto a ellos, unos medios de comunicación babosos, rastreros hasta la médula, que llevan semanas calentando (se)/ ¿informando?/ salivando sobre el choque, despreciando cualquier otra cosa que no fuera el enfrentamiento frontal entre los dos oponentes. No es que hoy toque hablar del derbi, es que ya lleva tocando (o eso creen ellos) desde hace un mes. Y cuando acabe el mismo, ya podrían comenzar a diseccionar el encuentro de vuelta. En realidad, es lo que de verdad les pondría.

Cada día que pasa, me vuelvo más radical. Es algo que Indas y compañía han conseguido. Ya no es que los dos grandes me resulten indiferentes, es que ahora siento por ellos una sensación cercana al odio. Representan todo lo que me repugna en el deporte, prepotencia (sobre todo por parte de sus entornos mediáticos), uso indiscriminado del dinero (y que no me salga nadie citando la cantera del Barcelona, que con lo que costaron gente como Ibrahimovic o chigrinski se podrían financiar durante una década los fichajes de un equipo de nivel medio/alto), libertad absoluta para cometer cualquier tropelía (al menos por parte de su prensa afín, que saltará ante cualquier actuación del contrario, pero callara y hasta aplaudirá las propias)…

Si las cosas no sale bien, a gastar (y las deudas a crecer, sin que nada suceda). Si un rival tiene un buen jugador, a comprarlo . Y que no se atreva a rechistar, que lanzó a mi prensa. Total, como hacen cada vez que se enfrenta el Madrid contra algún rival, como esa semana que interesa Navas, digamos.

En realidad, luchar contra esto es inútil. Parece que en este maldito país donde vivo, todo tiene que ser blanco o negro, que no existe términos medios, que tienes que decantarte por un extremo. Que por fuerza si no eres del Barcelona, tienes que ser del Madrid. Que a la pregunta de que equipo eres, solo puedes responder que de uno de los dos gigantes. Y que si eres de otro, siempre tendrás en tu corazoncito un rincón para uno de ellos…

Odio. Si. Odio por ver en lo que convirtieron nuestro fútbol, y sobre todo odio por ver como la cosa solo puede empeorar. Si, sin duda el marco actual se les quedo pequeño. En unos años lo normal, lo que están consiguiendo que parezca normal, es que veamos casi como lógica la existencia de alguna especie de NBA (cada vez que oigo eso, viendo lo absolutamente aburrida que es esa competición durante la mayor parte del tiempo me dan ganas de llorar) del fútbol europeo.

Si, cientos de equipos, miles, están condenados a ir desapareciendo de los escenarios, a quedar relegados al olvido, a perder cualquier posibilidad deportiva de competir con los gigantes. El negocio lo exige, dirán, y encima tendremos que aplaudirles.

Y yo mientras tanto, cada día me voy alejando más y más del futbol. Lo han conseguido, tanto Ronaldo, tanto Mou, tanto Messi, tanto Madrid, tanto Barça…como si solo ellos tuvieran derecho a aparecer en las pantallas, como si cualquier minuto que se ceda a algún otro club sea casi un privilegio, han logrado que comience a aborrecer este deporte. Y cuando veo como se ensalza a unos clubes que han gastado a espuertas, como si tuviera algún merito que ganen cuando sus presupuestos, sus fichajes, sus sueldos, son infinitamente superiores a los de sus rivales, me repele. ¿Dónde esta valorar el mérito, el esfuerzo, el lograr objetivos con un trabajo bien hecho?

Lo siento, supongo que estoy quemado, que mi actitud no es precisamente positiva, pero lo único, lo único que de verdad deseo para el partido de mañana, es que sea un soberano aburrimiento, un tostón de los que hagan época. Que todos aquellos que jalean la soberbia de los dos tiranos de nuestros fútbol, que son cómplices de cómo han secuestrado el balón para repartírselo entre ellos, que les parece bien la actual situación, reciban lo que se merecen. Un poco de ese amargo sabor permanente que nos deja jornada tras jornada nuestra liga a cualquiera de esos cada vez menos locos que se atreven a ser aficionados de cualquiera de esos clubes que no son si el Barcelona ni el Madrid. Total, esta bien que los ricos también sufran un poquito, de vez en cuando…

7 comentarios:

sito dijo...

quemasangres

cityground dijo...

Mi sentimiento es bastante parecido, cada vez que leo algo en Marca o As me hago mas anti-madridista y lo mismo me pasa con el Barcelona cuando miro el Sport y Mundo Deportivo, prensa forofa de la peor calaña.

A mi el partido que me importa hoy es el Leicester-Forest que será el que veré, y ojala el clásico (¿desde cuando se llame así? acabe en empate a cero.

Parece que solo existen dos equipos en este país y eso para lo que somos de otros jode bastante, entiendo que acaparen mas tiempo en los medios pero es que el resto simplemente no existen

Anónimo dijo...

Amén. Cuánta razón, yo también deseo que el de hoy sea el partido más aburrido de la década, que nadie brille, que sea un tostón.
El fútbol en ese país está tendiendo al bipolarismo y la culpa de todo esto son los medios de comunicación que no hacen más que ensalzar a uno u otro equipo. El resto de equipos no existen, son una incómoda molestia de la que, de vez en cuando, hay que hablar.
Y mientras, el resto de aficionados tenemos que aguantar que cada vez que uno de estos dos equipos se fijan en un jugador de tu equipo desde todos los frentes periodísticos se haga campaña para que dicho jugador abandone su equipo, menospreciando a todos sus aficionados y a dicho club, como ya ocurrió con Canales, como ocurrió con Villa y Silva y como ahora ocurre con Llorente (por favor, estamos hablando de dos grandes, Ahletic y Valencia, que llenan sus estadios).
Dan asco.

outeiro dijo...

totalmente de acuerdo.

xtaoth dijo...

Yo no espero que sea un partido aburrido, porque lo tengo que ver con los colegas, y ya que de todas formas va a ser un partido 'espectacular' para el que lo gane (o para el Madrid si empata en campo del Barça ya que le sigue dejando líder y es el mejor Barça de la bla, bla, bla...), pues mira, que al menos lo que se hayan gastado valga la pena.

Lo que yo realmente quiero es que Hacienda, de una puñetera vez, les meta mano de forma seria (a ellos y a todos, puestos a pedir), que las televisiones que compren los derechos quiebren porque ya nadie mire nada excepto el Barça-Madrid y que se cree un organismo de ética periodística (ajena al gobierno, claro está) que les deniege el status de 'prensa' a los periódicos deportivos y a los programas tipo 'punto pelota' y similares (que grande J.M. García, aunque no sea de los que me caía mejor, en el video que 'machaca' a Inda...)

...es que ya puestos a pedir, pidamos cosas serias, ¡leñe! XD...

Martín dijo...

Este artículo lo escribe ayer noche, a consecuencia basicamente de que Jose David Lopez me habia pedido unas breves lineas sobre el derbi para el Enganche. Como estaba algo quemado, me quede con ganas de más, asi que...

Os dejo lo que le pase a el:

Odio. O como mínimo, rencor, desagrado y desprecio. Para mi el partido del lunes representa todo lo que no me gusta del fútbol actual. Prepotencia (mas por parte de los medios afines que de los propios equipos), uso indiscriminado del dinero (y si, el Barça incluido, que con lo que costaron Ibrahimovich o chigrinski un equipo medio alto podría fichar una década), abuso de poder (léase nuevos contratos televisivos). Hoy se enfrentan dos megapotencias que aspiran a perpetuarse en la cima, mientras el resto de los conjuntos de la liga aguardan a sus pies para devorar las migajas. Supongo que lo normal debería ser vivirlo con expectación. Por mi parte soy incapaz, de hecho casi deseo que sea un partido aburrido y decepcionante, es lo que se merecen quienes aplauden el que el resto del fútbol español se haya convertido en un desierto. En cuanto al pronóstico…pues me decanto por lo más fácil, victoria del Barcelona, ¿3-1?

http://www.elenganche.es/2010/11/el-clasico-de-el-enganche.html

Sergio dijo...

Soy seguidor acerrimo del Madrid pero estoy muy de acuerdo sobre todo lo que dices, en especial en el tema de los medios y la forma que tienen de calentar los medios el aprtido. Es casi enfermizo el seguimiento.
Si fuera de otro equipo les tendria bastante asco a los dos pero es lo que pasa por tener unos medios de comunicacion tan panderetos, forofos, malencarados, etc

Aun asi es un aprtidazo, el mejor del mundo a mi modo de ver y ni la prensa ni nadie me va a hacer pensar otra cosa. Llevo una semana sin leer prensa, sin ver telediarios, radio....esa monopolizacion tan casposa me repugna.

Saludos