.

.

Copa Sudamericana: Independiente, la moral y el efecto dominó

Anoche, luego de 15 años sin saborear las mieles del éxito en el ámbito internacional, Independiente de Avellaneda, antaño gran dominador sudamericano y hoy poco más que un histórico de triste presente en el campeonato argentino, se dio una alegría para una hinchada muy necesitada en tal sentido.

La victoria por 3-1 ante Goiás, con definición de penales incluida tras una prórroga donde Rafael Moura tuvo una doble chance para hacer campeón al modesto conjunto brasileño, no fue más que la culminación de una última etapa en la que como todas las restantes, el Rojo tuvo que sufrir mucho para superar a su rival. Haciendo un breve repaso ronda por ronda, dejó en la cuneta a Argentinos Juniors por un global de 2-1, eliminó con mucha polémica a Defensor Sporting luego de una pedrada recibida por el arquero* de este en el Libertadores de América, dejó a jugadores y afición de Deportes Tolima reclamando por un arbitraje muy discutido en Colombia y superó a Liga de Quito en semifinales contra pronóstico gracias al valor doble de los goles fuera de casa, esos mismos que no solo lo colocaron en la final sino que lo salvaron contra el cuadro goiano, ya que el global que llevó el duelo al alargue indicaba un 3-3.

Pero no solo eso. Hoy el hincha de Independiente es más feliz no solo por ser campeón, sino por fastidiar al vecino, al cual deja sin Copa Libertadores en 2011 (así como a Newells), quedándose ellos con la última plaza para Argentina toda vez que ya están clasificados Argentinos Juniors, Estudiantes, Vélez y Godoy Cruz, por lo que ahora cargan doblemente a la hinchada académica.



Enhorabuena pues a Independiente de Avellaneda, con mención especial para el orto que tuvieron su técnico Antonio Mohamed y el arquero Hilario Navarro, auténtico héroe de la proeza. Por parte de Goiás es hora de iniciar la reconstrucción toda vez que su crack Rafael Moura parece que tiene destino al Palmeiras, el equipo ha descendido de categoría y mucho tendrán que hacer para volver a tener una ocasión histórica como la desperdiciada hace apenas unas horas.

*Al respecto de la eliminatoria de octavos ante el cuadro charrúa (Defensor), muchas fueron entonces las críticas al árbitro brasileño del encuentro por no salvaguardar la integridad física del arquero Silva, que volvió al arco al que fue agredido para atajar, sino también al digno jugador uruguayo, que lejos de teatralizar buscando el pase fácil o una situación favorable para los suyos, no se achantó y continuó jugando pese a la adversidad.

No hay comentarios: