.

.

El fin

Sueñas.

Desde el primer pensamiento que tu mente logra recordar, atrás, perdido en la memoria de una infancia cada vez mas lejana, junto a ti, despierto o dormido, han estado presentes esos retales de una realidad paralela que tantas veces hubieras deseado que fuera menos paralela y más real.

En ocasiones has sido mero espectador de la fantasía desatada por tu cerebro, en otras, has intentado dirigirlos, creando imaginarias y etéreas construcciones mentales, tan hermosas como frágiles, rotas una y otra vez en mil pedazos.

Has soñado con el amor, con el triunfo, con el futuro e incluso con el pasado. Has viajado por el mundo y por el interior de tu mente, has escalado las mas altas cimas, esperando que al otro lado se encontrara, por fin, el paraíso.

Y siempre, el final, fue el mismo. Un despertar repentino, un postrero e inútil intento de conservar los últimos destellos del sueño, aferrándote a su recuerdo, intentando que no se perdieran del todo y para siempre.

Y siempre, y a pesar de caer derrotado una y otra vez, conservando la esperanza de que en algún momento, aunque fuera tan solo una vez, tus sueños se convirtieran en realidad.

Y sucedió. Rememoras con facilidad el instante exacto. El 11 de Julio, cerca de la madrugada. Tras 115 minutos de lo que creíste que iba a terminar siendo una horrible pesadilla, la frontera entre ficción y realidad saltó por los aires, y lo que pensabas que nunca podría suceder, lo que parecía reservado al terreno de la quimera, se convirtió en historia.

Por fin habías coronado las montañas y si, allí, al otro lado, el edén se abría ante ti. Ya no quedaban barreras que superar…

Pero con el tiempo, te diste cuenta. Era una sensación extraña, como de desapego. Tu deporte, al que tanto amaste y por el que tanto sufriste, cada día te importaba menos. Todo el te parecía carente de interés, ¿Qué mas daba un triunfo mas o menos, que un gol, que un título, cuando habías alcanzado la mayor de las glorias? Ya no quedaban retos que acometer, ni gestas de las que alegrarse. En el día a día tan solo veías ante ti un panorama árido, lleno de palabrería inútil, manipulado por intrigantes con pluma, rufianes con firma y vedettes con carnet, donde solo dos actores protagonizaban el guión, en una suerte de aburrido dialogo.

Y por fin, lo comprendiste. A veces cuando lo ganas todo, lo pierdes todo.

Ojala el tiempo te devuelva la ilusión, pero hoy por hoy tu y el fútbol, o lo que ahora parece que es el fútbol, estáis mas alejados que nunca. No ves esperanzas, no confías en el futuro, no crees que nada pueda ir a mejor, tan solo empeorar. Y cuando recuerdas aquella noche de Julio, ya no quieres volver la vista hacia delante, prefieres quedarte para toda la eternidad justo en el segundo antes de que el árbitro marcara el final del encuentro, cuando tu sueño se cumplió y el fútbol murió para ti.

6 comentarios:

Antonio dijo...

Bueno Martín, que aún tenemos que ver a nuestro Sevilla ganar la Liga y la Champions, y llegará el momento seguro, y entonces ya habremos cerrado el círculo definitivamente, pero todavía no.

Feliz año 2011 :)

Martín dijo...

Feliz año Antonio, pero no lo veo. El fútbol esta cambiando, y veo mucho más cercano la llegada de una especie de superliga europea y el fin de los futbol nacionales que otra cosa.

Ayer celebramos el fin de año en la casa del mismo amigo donde vimos la final del mundial, y pedi ver la prorroga del partido.Y por algunos momentos, revivi lo vivido aquel dia, esas sensaciones que jamas se repetiran, esa comunión con mis amigos...me volvieron a entrar ganas de llorar, como ese dia hice. Si, se me quitaron las ganas de futbol, pero joder, que grande es el futbol, si es capaz de provocar todo eso.

Villaverde93 dijo...

Feliz 2011,que el nuevo año te traiga todo lo que el pasado no pudo,Saludos desde Fútbol De Etiqueta

xtaoth dijo...

Martin, sólo perdiste una parte de tu pasión por el fútbol.

Cierto que, a partir de esa noche el fútbol sólo puede empeorar, pero no te conviertas en un seguidorcillo más del Barça o Madrid. Las catacumbas del fútbol seguirán existiendo. Volverán los años en los que tendrás que ir al estadio para animar a tu equipo y evitar que éste descienda de categoría. O verás esos maravillosos momentos en los que el pequeño David consigue de nuevo su gesta ante los grandes.

Y entonces es cuando recordarás que 'Fútbol es fútbol', y que si lo siguieses sólo por los títulos, haría tiempo que serías otro seguidor del Barça o del Madrid...

Martín dijo...

@Xtaoth: Jamas, jamas me haré del Barça o del Madrid. Pero es precisamente ver que cada vez se tiende más a ese tipo de colosos lo que me deprime, no veo futuro, y el que encima mis equipos esten horribles en general, aumenta mi desesperanza. No se, la victoria de la selección me dejo en un estado que me costara quitarme de encima. Solo si el Sevilla ganara la champions o la liga creo que podria sentirme igual. Pero creo que un milagro en la vida es lo máximo a lo que puedo aspirar, y este ya se produjo.

cityground dijo...

Un poco triste si que te ha salido.

Después de ganar el Mundial relativizo la importancia de los grandes torneos, por ejemplo la Champions ya no me emociona nada, incluso si ahora España se la pega en una fase previa o cae en octavos de un Mundial me dolerá mucho menos que antes porque ya se lo que es ganar un gran torneo (bueno dos con la Euro) que era una de mis ilusiones, nos hemos quitado la mentalidad fatalista del nunca ganaremos nada.

Sigo con el mismo interés los partidos de los equipos que me atraen y apasionan, sean de 1ª, Championship o Regionalliga.