.

.

Rumbo a la mediocridad

Hartura. Una sensación de desgana unida a un algo de resignación, una derrota más que (más dolorosamente aun) ya parece no doler.

¿Pésima política de fichajes, mala suerte con las lesiones, fragilidad defensiva, pérdida de ambición? Tal vez sea una mezcla de todo lo que condujo al Sevilla al estado en el que ahora mismo se encuentra, un equipo que parece sumergido en un inevitable cambio de ciclo, atrapado en una decadencia que ya dura unas temporadas (la copa del rey lograda el pasado año suena ahora, y ya tal vez entonces, mas a canto del cisne que a cambio de rumbo), y en la que ninguno de los diversos ocupantes del banquillo parecen haber conseguido dar con la tecla. Hoy por hoy, de hecho, la gestión de Jiménez se puede comenzar a ver con otros ojos…¿fue él el causante de destruir a aquel Sevilla de Juande de fútbol alegre y letal, o más bien prolongó, en una suerte de dorada agonía, los restos de gloria de un equipo que ya comenzaba su cuesta abajo?

Lo peor es que todo esto suena a conocido. Ver este Sevilla te trae a la memoria a aquel superdepor que dejaba de ser Super, al Valencia en estado de alarma de Koeman o a tantas temporadas recientes del Atlético de Madrid.

Hace unos años yo estaba orgulloso de mi equipo. Jugaba bien (muy bien en ciertos momentos), luchaba de tu a tu con los grandes (con el mérito que eso supone en nuestra liga), tenia empuje, garra, ambición, sed de triunfo.

Ahora no veo nada de aquello, donde había esperanza hay miedo, y la garra parece haber mutado en juego sucio, confundiendo los términos y manchando la camiseta. Supongo que es algo lógico, producto en más de un caso de la desesperación, de no saber como afrontar lo que se viene encima…si, seguramente es inevitable, pero no por ello molesta menos.

Si además dejas de lado todo, solo en busca del resultado y este no llega, ya no queda nada.

Será cosa de ir preparándonos para volver a la mediocridad, de cruzar los dedos por no comenzar a preocuparnos por descender, de decir adiós a las figuras que aun quedan…o tal vez no, y uno en su pesimismo actual no ve que tal vez no es que el futuro este lejano, sino detrás de una esquina que nos impide divisarlo.

Quien sabe…solo el tiempo nos desvelara la respuesta, más pronto o más tarde. Y a mi mientras solo me quedara recordar aquellos tiempos cercanos donde oír el nombre del Sevilla podría ser sinónimo de prepotencia para algunos (en ocasiones, en demasiadas ocasiones lamentablemente, con razón) pero también, y prefiero mirar lo positivo, de valentía, de intentar luchar contra gigantes, y en ocasiones, vencerles. A mi me basta el intento, prefiero eso a ser uno de esos clubes esclavos que vendieron su alma por un plato de lentejas, que no aspiran más que a recoger las migajas de los dos grandes. Caeremos mal, como todos los equipos que se atrevieron a plantar cara a los dos tiranos, pero mejor ser odiados que ser indiferentes.

Solo queda esperar, hasta que el destino nos alcance.

Fotografía obtenida en Blanco y rojo es mi color.

4 comentarios:

Marco dijo...

El fútbol es cuestión de ciclos, y el del Sevilla FC terminó el año pasado. Lo que debe hacer es reciclarse y aportar por savia nueva.

Gran blog!! Os seguiré

http:/laguiamarco.blogspot.com

saddam dijo...

monchi se ha creido dios,y ahi estan los resultados

cityground dijo...

Menos Madrid y Barca el resto pasan ciclos, el Sevilla ahora esta de bajón pero tampoco tiene mal equipo y si se rearma moralmente puede pelear por meterse en Europa, además seguís en la Europa League que es una competición que no se os da mal.

La plantilla del Sevilla se ha ido empobreciendo estos últimos años, ese mito de los aciertos de los fichajes de Monchi cada vez suena mas lejano, últimamente se equivoca mas que acierta, la lista de fichajes pufos es larga.

Animo que el Sevilla debe ir para arriba, me hace gracia mucha gente de Madrid y Barca que le cae mal el Sevilla por las justas reivindicaciones de del Nido con el dinero de la TV, les jode que alguien les tosa un poco y quiera acabar con su duopolio.

Almogabar dijo...

Tranquilo, Martín, que el Sevilla FC renacerá de la mediocridad. Eso lo tengo muy claro. Son ciclos...

Si quieres saber lo que es rasgarte los ojos con las uñas cada vez que ves "jugar" a un equipo, pregúntanos a cualquier buen aficionado zaragocista...