.

.

Creer en Mourinho es lo que tiene…

que no valen las medias tintas. Triunfarás a lo grande o te llevarás una hostia inolvidable. No deja a nadie indiferente, vas con o contra él, y ahora parece que no solo el tiempo sino el cansancio, las lesiones (Higuaín), la mala suerte, el agotamiento mental e incluso su propio sistema son sus adversarios, aparte de los reconocidísimos Valdano (enemigo íntimo en casa propia) y sectores de lo más variado del fútbol español. Pero el Madrid no está a 7 puntos de distancia del líder por ello, sino por sus propios errores además del impoluto caminar culé por el campeonato.

Así nos hemos plantado a las puertas de Febrero con un suspenso liguero, un notable en Copa (encarrilado el pase a la final) y un “veremos” en la Champions League, donde 6 dolorosas caídas consecutivas en octavos de final volverán a la mente de todos una vez eche a rodar el balón ante una de las bestias negras contemporáneas de la causa blanca, el O.Lyon.

Yo, mourinhista confeso, culpo hoy al gran redentor de la religión merengue, porque para mí quizá lo sea, si bien sus formas no son las más adecuadas, me gusta como técnico, por lo que creo que mencionar uno a uno sus logros se antoja tan ridículo como repetitivo a estas alturas.

Decía que esta vez toca cargar contra Mou. Me duele, pero creo que debe reconocer sus errores, entre los que se encuentra la suplencia injustificada de Xabi Alonso los dos últimos choques (imperdonable siendo el director de orquesta), el uso abusivo del once inicial sin casi mirar un banquillo donde asombra ver a Pedro León y Canales sin actuar (últimamente el cántabro no va ni convocado) mientras Kaká goza día sí y día también de oportunidades que no justifica o la ausencia de otra alternativa de juego.

Respecto a esto último, está claro que allá donde fue triunfó generalmente manteniendo un sistema y jugadores, pero esta vez el reto no es solo dirigir al Real Madrid, no solo hacerlo triunfar, sino derrotar al plantel de su rival más colosal que jamás tuvieron, y que por derecho propio ya se encuentra en el imaginario colectivo como uno de los equipos más jugosos, victoriosos y gloriosos de la historia del fútbol. Si, ese gran rival muere con la suya (como ya vimos contra el Inter en las semis de la pasada Champions), pero poca duda parece quedar que su sistema de toque y baile de posiciones es más efectivo. Pero, si algo no sale bien, o del todo bien como debería/se espera de él/ellos, ¿porqué no probar algo nuevo? Quizá así se dé con la tecla definitiva.

También hay que ser justos, pues si bien la diferencia es de 7 puntos, el equipo suma uno más que la campaña pasada a estas alturas. No es un gran logro, es prácticamente igualar al antecesor, pero de no estar aquí este super-Barça, en cualquier otro momento el Madrid estaría dominando el torneo sin problemas. Hete aquí uno de los grandes problemas, histórico en la Ciudad Condal pero de rabiosa actualidad en la capital del país, pues de un tiempo a esta parte el Madrid mira receloso y juega siempre pensando en su eterno antagonista, nunca mejor dicho visto el despliegue de unos y otros sobre la cancha.

Dicho todo esto, yo aún creo en él, y seguiré creyendo aunque acabe a 20 puntos del gran contrincante. Aunque al final todo quedará en algo borroso y confuso, como este post de ideas poco coherentes pero que necesitaban ser vertidas al mundo. ¿Quién será el Mourinho Guardiola Del Bosque que venga a ordenarlas? A mí, a ellos, a nosotros, a todos.

6 comentarios:

Martín dijo...

Ya lo dije tras la debacle de Barcelona: "un entrenador, varios jugadores, y un año despues, el Madrid sigue teniendo el mismo problema, que el Barça es el mejor."

Simplemente. Y o el Barça se autodestruye, como es tradición allí, o no se de que otro modo se puede acabar esto. El Madrid gastó horrores, se trajó al posiblemente mejor entrenador del mundo, al mejor jugador que no estaba en el barcelona, no reparó en gastos, y a pesar de todo, todo sigue igual.

No, yo no culpó a Mourinho de los resultados(igual que tampoco a Pellegrini), al menos en España, porque son espectaculares, le puedo culpar de ser como es, esta consiguiendo que hasta yo, que le defendia bastante (sobre todo por el recuerdo de aquellos rastreros desprecio tipo traductor de cierta prensa) este llegando a detestarle, al menos a su personaje.

Por lo demás, solo espero que alguna vez acabe este horror que es ver ligas tan desniveladas, entiendo que a los barcelonistas y madridistas puedan entusiasmarle, a mi me asquea, y más ver como gastan dinero a espuertas, como si no costara.

El dia en el que el mejor jugador del tercer equipo de España se fue al primero se acabo cualquier ilusión que pudiera tener.

Juampex dijo...

En parte de acuerdo y en parte en desacuerdo con el post, Domin.

Primero, contextualicemos:

Creo que el principal problema con Mourinho son las prisas desde ambos sectores, los pro y los anti, elevados a la enésima potencia cuando se trata de sectores de la prensa (no toda, por suerte).

Los promourinho en alabar y calificar todo de éxito cuando las cosas salen medio bien, y los "anti" en cuanto la cosa se tuerce un poco. Señores, estamos en ENERO! es cierto que el equipo ha emitido señales de mejora: la manera de competir en la Copa y Champions, momentos brillantes de juego, consolidación de determinados jugadores (como Marcelo) pero no es menos cierto que en momentos puntuales como en el Camp Nou el equipo no ha sabido comportarse. Pero todavía queda muchísimo por competir. Podemos comparar este equipo con el recuerdo del Madrid de Queiroz, que a estas alturas iba como un tiro (remember) y después se fundió, pero también hacerlo con el Madrid de las últimas tres Copas de Europa, conseguidas tras actuaciones "discretas" en la liga. Las cosas no son blancas o negras.

Pero no podemos compararlo con el Barcelona, porque simplemente, la inercia y el momento histórico es distinto, sin pretender hacer de esto una excusa. No lo es, es una circunstancia. Aquellos équipos que mencionaba antes nunca compitieron con algo como el Barcelona actual.

Y aún así todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos. El Madrid está a dos partidos (dificilísimos, pero dos partidos) de poder conseguir un título. Algo que no ocurría desde hace tres años y en lo que tendrán que ver Mourinho y todos en el club.

Segundo, analizar:
a)Ni el Madrid ni el Barcelona juegan solos. A menudo se nos olvida que tienen un rival en frente que, por mucha distancia económica o deportiva que pueda existir, siempre les va a plantar cara.Y lo grande del fútbol es que con meter un gol más, ganas. Lo hemos visto con el Osasuna ayer o con el Betis (el equipo que mejor le ha jugado al Barcelona esta temporada), es un topicazo pero no por ello menos válido. Démosle a esos equipos el reconocimiento merecido a su buen hacer.
b) Jugadores: centrándonos en el Madrid, hay jugadores que en su breve carrera han dado buenas señales, pero cuando les ponen en el tapete, NO RINDEN. Qué méritos ha hecho Pedro León en sus minutos este año? el gol frente al Milan, que no es poco, pero nada más; Canales? nsnc. Y voy más allá, la irregular temporada de Albiol. Kaká? también habría que meterle en este saco, como a Gago, pero son gente que hoy día pueden estar para ser complemento, pero no para ser pilar de nada. El único que en mi opinión está respondiendo cuando se le reclama, es Granero.

c)Lesiones: en el Madrid se ha perdido a un Higuaín, más establecido que nunca en el Madrid, y en el mes más complicado hasta ahora, a Pepe. Que no será Beckenbauer, pero es más fiable que el grupo de centrales reservas. Las dudas en defensa del Madrid este enero dependen en gran medida de él, más que les pese a algunos.

Como conclusión, retorno al principio. El Madrid no está arrollando, pero ojo con darle ya por muerto. Como a Mourinho.

Perdonar el ladrillo.

Julio dijo...

Ñec... parece que se ha ido al limbo mi supermensaje... si acaba publicándose dos veces, os lo podeis cargar, si no lo hago yo mismo. Decía que:

[Ah no, que es por largo que no ha aparecido.. lo publico en dos partes, entonces]


Por partes... no me da tiempo a leer todo el artículo ni los comentarios.

Yo no soy mourinhista. No me cae bien (ni ahora ni antes), pero tampoco me cae especialmente mal. Eso sí, siempre me ha parecido un crack en todos los sentidos: como entrenador (aunque no me gusten muchos de sus principios) y como showman mediático, por llamarlo de algún modo.

Como entrenador, porque a la vista están sus resultados pasados, aunque lo cierto es que salvo en el Oporto, siempre ha contado con el mejor equipo, o al menos el mejor posible.

Como showman... aún no gustándome sus maneras, visto desde fuera, como hasta este año, parecía que conseguía enervar a los rivales, minarles, y sobre todo desviar la atención mediática sobre los jugadores y atraerla hacia él. Sé que en Inglaterra la prensa, por muy sensacionalista que sea, no ejerce tanta presión como aquí. Le he oído decir a X.Alonso, Cesc o a Fernando Torres decir que los periodistas apenas les incomodan en su vida diaria, aunque sus nombres ocupen titulares o contenidos polémicos . En Italia no tengo clara la situación, aunque dudo que llegue a los extremos del país del Inda Naciente. En España sabemos que no sólo hay mil periodistas en cada entrenamiento, sino que casi cada día hay ruedas de prensa, y hay decenas de entrevistas por escrito, en TV o en la radio a diario.

Julio dijo...

En resumen, lo que quiero decir, es que en España, y en el Madrid y el Barça sobre todo, atraer la atención de la prensa no supone quitarla de los jugadores en absoluto. Y a la vista está según lo que ha ido pasando estos meses.
Y creo que Mourinho aún no se ha dado cuenta de esto, y sigue erre que erre, empeñado en que los demás se adapten a él... la prensa, los rivales, hasta el propio club, y con todos ha tenido problemas. Finalmente ha acabado siendo tan pirómano (o más) como bombero. Y en esto la está cagando. Veremos si acaba ganando el pulso, sobre todo el interno del club, porque hasta ahora si por algo se caracterizado Florendano es por querer llevar el control y su modo de ver el futbol y un club como el Madrid hasta la últimas consecuencias, sin apenas dar muestras de autocrítica ni de deshacer nada de lo andado.

Dicho esto, es cierto que además, con Mourinho se analiza cualquier gesto se magnifica todo, como si fuera la casa de Gran Hermano. Será injusto, será exagerado, será lo que sea y por las razones que sea, pero Mourinho y el Madrid pueden permitirse ese lujo. Y dará igual si gana o si pierde, porque a día de hoy, las mil miradas, páginas y minutos de Mourinho y Real Madrid están garantizadas casi de por vida, al menos mientras sigan los mismos rectores al frente. Y es así porque el país es así, y porque Florendano ha querido que su Madrid sea así, con la bendición de muchos aficionados. Dicen que el que quiere pescar debe mojarse el culo, y que el que se pica, ajos come. Pues eso.

Que no espere un trato más justo, porque él tampoco se lo da a los demás. Por ejemplo, la famosa lista no lo sacó a pasear él para quejarse de 13 errores, sino para lanzar un órdago al club, y denunciar que sólo iba a dar la cara, y que por eso se la habían dado. A día de hoy, 9 de cada 10 dentistas sostienen que la lista fue cosa de Mou. Y no lo fue. Claro, que otros días sí se los ha pasado llorando amargamente por los arbitrajes. Y la gente, se harta no sólo de Mourinho, sino del club, de los jugadores y hasta de la marca de bayetas que usan los limpiadores de las oficinas de Concha Espina.

El rendimiento deportivo del Madrid. Que al Madrid le pasa principalmente el Barcelona es algo muy repetido. Sí y no. Sí, por lo evidente. Y no, porque con Barcelona o sin él, el Madrid lleva siete años (cuatro de ellos de Florentinato) de fracaso en fracaso, logrando "sólo" dos ligas y sin pasar una sola eliminatoria de Copa y Champions en esos siete años. Y lo que es peor aún, dando una imagen una sensación de deriva deportiva,incluso institucional y de no tener claro jamás hacia donde tirar. Y eso no es culpa del Barcelona, ni de Mourinho... ni del Marca, ni tan siquiera puede achacarse a la presión de ser el Madrid.

Y no, Martín. No creo que mucho madridista ande contento por la portuguesización o escocesización de la liga. Aunque sólo sea por un motivo (no nos engañemos, el forofo medio sólo vive de resultados y todo lo que hemos dicho en realidad se la suda): cagarla un día o dos es perder la liga, aunque sólo sea porque, ahora sí y en esta situación, al Barça es muy difícil que le pase.

Julio dijo...

Una de Mou por Perarnau

Laura Fernández dijo...

Hola, soy laura de Ocio Digital, una nueva ramificación de Ocio media que pretende relanzar una red de blogs. He estado leyendo tus artículos y me gustaría ponerme en contacto contigo. Andamos buscando colaboradores para Ligadecampeones.com

Mi correo es: laura.fernandez@ethekmedia.com