.

.

Un reencuentro


Cuando sobre la media hora de partido el árbitro señaló penalti por mano de Etxeita, parecía que el rumbo del Betis-Elche, que hasta entonces marcaba un 0-1, iba a dar un giro radical. Tras tres derrotas consecutivas, los verdiblancos querían dar un golpe de autoridad ante su afición frente a un rival que llevaba siete jornadas sin conocer la victoria y ahora Achille Emana tenía la oportunidad de iniciar la remontada. El camerunés, mundialista e ídolo de la afición, llevó la pelota al círculo de penalti y preparó su disparo. Frente a él, Jaime, semidesconocido portero franjiverde, que llevaba dos años en el ostracismo y que jugaba su primer partido desde principios de octubre, intentaba distraerle.
Se hizo silencio en las tres bandejas del Villamarín, Emaná decidió en el último momento hacia donde chutar y lo hizo fuerte y al centro: con problemas, Jaime consiguió atajarlo y, con esa confianza, el partido se acabó decantando definitivamente para su equipo.

Esta era, aparentemente, la típica historia de un portero desconocido (y no tanto, ya que tiene una larga trayectoria en Segunda) que, gracias a su intuición, vivía su tarde de gloria, tras años en la sombra, deteniendo un penalti a la gran estrella del rival. Pero sólo aparentemente: porque había algo más que intuición en su estirada, porque, en el fondo, no era la primera vez que Emaná y Jaime cruzaban sus destinos. Y es que, aunque el camerunés tuviera sus primeras oportunidades reales en el mundo del fútbol en el Toulouse, su primera estación en Europa fueron las categorías inferiores del Valencia, lugar en el que coincidió con el joven Jaime.

Luego, muy pronto, los destinos se separaron. Emaná fue construyendo una gran trayectoria en Francia, para después pasar al Betis. Jaime transitó por el Ciudad de Murcia, el Granada 74 hasta recalar en tierras ilicitanas, pero nunca se olvidó de la forma de tirar los penaltis de aquel viejo amigo llamado Achille. Porque uno nunca sabe cuándo dos destinos se vuelven a cruzar.

3 comentarios:

cityground dijo...

No sabía que Emana había estado en la categorías inferiores del Valencia.

Enhorabuena por la victoria ante el Betis, el Elche puede pelear plaza en el play-off.

Estoja dijo...

Al igual que cityground, no tenía ni idea de que Emana había estado en Valencia.
Por otro lado, la foto es un poco confusa, ¿qué hacen? Le rascan el ojo, le quitan algo de la boca, le abrazan.....

chimoeneas dijo...

Yo tampoco lo sabía... me enteré ayer con el periódico..

La foto es la típica de que marca un equipo que quiere remontar y quieren jugar el balón de nuevo... y el portero no les deja. pero sacada de contexto mola mucho... parece que le están haciendo cosquillas o arrancando los ojos...