.

.

La travesía en el desierto del Hellas Verona


Ya ha llovido desde que en 1985 el Hellas Verona se proclamara campeón de la Serie A, ese equipo dirigido por Osvaldo Bagnoli lograba superar a todas las grandes escuadras del calcio con jugadores de la talla de Eljkaer-Larsen, Briegel, Fanna, Di Gennaro o Galderisi, convirtiendo el Bentegodi en una fiesta continua.


Ahora no queda nada de esa gloria pasada, el Verona participa por cuarta temporada consecutiva en la Lega Pro Prima Divisione, categoría que tiene un nombre muy rimbombante pero no es mas que la Serie C1 de toda la vida, la 3ª división del calcio. Tiempos duros para una afición que ni mucho menos ha abandonado a su equipo en la desgracia, y con una asistencia de mas de 10.000 espectadores supera a la de muchos equipos italianos de superior categoría. Afición numerosa y fiel aunque también hay que matizar que su grupo ultra es de lo peor de Italia y eso son palabras mayores.


Para hurgar mas en la herida su gran rival local el Chievo disfruta desde hace varias temporadas en la Serie A cuando siempre había sido el club mas modesto de la ciudad y los aficionados del Hellas se mofaban de su modestia.


Desde el descenso en 2007 de la Serie B cuando perdió el play-out con el Spezia pocos han sido los momentos felices del Verona, su primera temporada en la C1 pudo acabar en tragedia cuando tuvo que disputar una promoción para evitar el descenso ante el Pro Patria, la cual supero de manera agónica. La 2008/09 acabó con el equipo en mitad tabla y la pasada que parecía la definitiva para retornar a la Serie B tuvo un final nefasto. El Verona comandaba la tabla con suficiencia pero tras un final de liga horrible, le hizo llegar a la última jornada jugándose el ascenso, recibía en el Bentegodi al modesto Portogruaro que también necesitaba ganar para ascender, al final 0-1 para los visitantes y el Verona hundido a jugar el play-off, allí perdió la final ante el Pescara. En el verano se rumoreo que podría ser repescado en la Serie B por el descenso administrativo del Ancona pero fue finalmente la Triestina quién ocupo la plaza vacante.


Esta temporada arrancaba con otro proyecto pensando en el ascenso con jugadores de cierto nivel como el islandés Halfredsson y el delantero austriaco Pichlmann. Comenzó la liga Giannini (ex internacional de la Roma) de entrenador pero fue sustituido por Mandorlini por los malos resultados. En las últimas semanas el Verona ha dado un paso adelante con cinco victorias en las últimas siete jornadas, la última este domingo en casa ante la Salernitana por 2-1 ante mas de 12.000 espectadores, esta victoria le sitúa al Verona por primera vez en la temporada en puesto de play-off a falta de cinco jornadas. En estos cinco partidos el Verona debe asegurar su presencia en la promoción de ascenso, a la que llegara con una mentalidad mucho mas positiva que la campaña anterior. Quién sabe si al final va a ser este el año del retorno del histórico Verona a la Serie B.


Resumen del Verona 2 – Salernitana 1

2 comentarios:

condor dijo...

Buen post acerca de un equipo grande venido a menos, saludos desde el blog del fútbol venezolano, Eterna Caimanera

Darío dijo...

Fijensé el cartel que está allí detrás.
Precisamente hace referencia a la mala reputación del club por los cánticos racistas de sus aficionados, y que perjudican a la cuidad de Verona.