.

.

Copa Libertadores (ida-semis): mínima ventaja para Santos & Peñarol

Completado el 50% de las apasionantes semifinales de la Copa Libertadores, ambos partidos se resolvieron con mismo tanteador para los conjuntos locales, un 1-0 que otorga una ventaja mínima, más aún para una estancia tan importante, pero que en el global de la eliminatoria puede resultar definitivo, algo que comprobaremos en apenas unos días.

Santos 1 Cerro Porteño 0
Con Cerro dejando la iniciativa pero poco espacio a la magia santista, el Peixe elaboró mezclando pausa en la media con su vertiginoso talento en los metros finales para acabar batiendo a un aguerrido rival que también gozó de algunas chanches pero consiguió salir vivo de Vila Belmiro. Apenas una endiablada internada por el sector izquierdo del imprevisible Neymar desequilibró a la retaguardia guaraní, colgando un balón al corazón del área que Edu Dracena elevaría a grito de gol. Tanto antes como después de esto, los azulgranas tuvieron en sendos cabezazos excelentes oportunidades para llevarse un mejor botín, pero ya sea por el desacierto de sus puntas o por una parada de reflejos de Rafael, el tanteador visitante nunca se movió.

En el segundo tramo Santos pudo ampliar varias veces la ventaja, pero el arquero Sergio Valinotti se erigió en salvador de los suyos. Suficiente para sonreír e incluso ser optimistas (quizá lo mismo piensen en el otro bando), pero no aún para cantar victoria.



Peñarol 1 Vélez Sarsfield 0

Anoche un terremoto de fulgurante alegría carbonera recorrió el este continental con el mítico Centenario de Montevideo como epicentro, producto de la algarabía de la gran hinchada manya tras el testarazo del veterano Darío Rodríguez. El impresionante llenazo en el estadio (tremendo el recibimiento en la salida de los suyos al campo), con 60.000 espectadores copando la cancha, invadió los corazones de los jugadores de Peñarol, que tomaron el coraje que les llegaba desde arriba para superar a un contrincante superior en la cancha, pero que no pudo alcanzar nunca el nivel emocional de Peñarol.

De este modo la eliminatoria a priori más emocionante queda con las espadas por todo lo alto, con un guión preestablecido para el Amalfitani en el que Vélez atacará incesantemente (por algo se ha ganado el reconocimiento general de favorito) mientras Peñarol defenderá con uñas y dientes lanzando cada poco latigazos a la contra para sentenciar su primera final desde finales de los años 80. Por tanto, todo se decidirá en Liniers.



¿Reeditarán Santos y Peñarol medio siglo después una final mítica (en aquellos momentos Pelé y Spencer capitaneaban ambas escuadras) o se dará una eliminatoria inédita por el título? Tendremos que esperar hasta la próxima semana para obtener la respuesta definitiva.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Increíble el Santos! Me encanta Neymar, aunque muchos le recriminen su actitud, como futbolista no tiene precio el potencial que posee. Y no hablemos de los años de O Rei Pelé! Un aficionado del Santos al otro lado del charco!

Saludos amigos de Café Fútbol y enhorabuena por el magnífico trabajo.