.

.

Groningen-Den Haag: fútbol como el de antes

Habitualmente el balompié neerlandés nos deja diversión y goles a raudales, así que obviamente el playoff por la plaza de Europa League no iba a ser una excepción. Una vez aseguradas las plazas para PSV y AZ (el Twente campeón copero ante el Ajax cedía la suya al jugar la previa por la Champions), quedaba saber quien lograría la tercera y definitiva plaza.

Para ello, Den Haag se enfrentó al Roda venciéndolos en ambos encuentros (4-2 la ida y 1-2 fuera) mientras el Groningen se deshacía con mayores problemas del Heracles, contra el que caía 3-2 para vencer en casa por 2-1 y clasificarse a la final por el valor doble de los goles fuera.

El Groningen vista su increíble racha victoriosa mediada la temporada llegó a tener chances de pelear el título. Finalmente fueron 5º, 3 puntos y dos puestos por encima de un Den Haag que cayó en sus 4 últimos choques de la campaña regular. Parecía por tanto una final equilibrada, aunque la impresión desapareció tras el primer choque: paliza 5-1 en La Haya, dejando todo prácticamente decidido.



Sin nada que perder, el Groningen salió dispuesto a limpiar su honor en casa tras la infamia del choque de ida. ¡Y vaya si lo consiguieron! Los verdiblancos no se dejaron amilanar pese al empate 1-1 al descanso, con la perspectiva de anotar 4 goles en apenas un tiempo para lograr la gesta de igualar la final. Pero lo hicieron, culminando la hombrada Matavž al transformar un penalti en el 88’, justo cuando los de La Haya perdían a M.Piqué por roja directa (aquí el vídeo, lamento no haber podido colocarlo en el post).

Quedaba pues la prórroga, en la que el optimismo reinaba en el graderío del Euroborg. No solo habían igualado una eliminatoria totalmente adversa, sino que estaban con la moral por las nubes mientras su contrincante se encontraba golpeado y con 10 hombres.

Pero lo bello del fútbol es su factor de imprevisibilidad. Así, cuando todos daban por sentado que el Groningen anotaría algún tanto más, el Den Haag consiguió aguantar estoicamente el tiempo extra hasta alcanzar la tanda de penaltis. Ahí, con el espaldarazo favorable de su propia supervivencia, crecieron hasta vencer desde los 11 metros, dejando helados los corazones de jugadores y afición del Groningen y obteniendo el último billete que otorgaba la Eredivisie para la Europa League tras un par de décadas sin jugar competiciones internacionales.

No hay comentarios: