.

.

Honvéd Budapest: la camisa imposible

¡Hola a todos, compañeros y amigos! No sé vosotros pero yo echo muchísimo de menos pasar por acá a saludar y escribir a diario, misión que a día de hoy se me hace bastante complicado ya que pasé unos días haciendo un tour centroeuropeo y ahora ando por Italia durante unos días, así que mi conexión es bastante irregular por lo que ando muy desconectado. Pero ello no me aparta del todo del fútbol, ya que si bien no puedo fijarme en lo que pasa en España o el resto de ligas y competiciones sí que he podido vivir experiencias y aprender del balompié de los países que he visitado, añadiendo a ello que he intentado hacerme con ciertos ‘souvenirs’ balompédicos más inaccesibles de lo que pensaba.

El caso es que inicié mi viaje a finales a Abril, llegando a Budapest tras una paliza en coche desde Innsbruck que duró más de lo deseado por una serie de contratiempos. Al arribar un viernes por la noche no pude ver mucho más que el hotel y los alrededores de la zona en la que nos hospedamos. Sin embargo tenía hasta la mañana del lunes para lograr un objetivo largamente deseado que ahora se ponía a tiro: conseguir la camisa del Honvéd Budapest, el mítico club húngaro en el que jugase el legendario Ferenc Puskas, uno de mis ídolos históricos de siempre. ¿Qué mejor ocasión pues que ésta?

Sin embargo, la mañana del sábado la usamos por completo para visitar la preciosa ciudad, que desde ya os recomiendo por la hospitalidad de sus gentes, la belleza tremenda de sus innumerables lugares especiales, monumentos y sitios de interés histórico así como lo económica que es, totalmente accesible para todos los bolsillos. Para mayor facilidad, se puede disfrutar de todo andando pero si se prefiere conducir es muy cómodo, habiendo el fin de semana tan solo turistas por lo que es muy sencillo aparcar en cualquier lugar en el centro.

Total, que la tarde de ese día cuando pasé por delante de un bar (en el que vi los últimos minutos de la victoria del Zaragoza en el Bernabéu) al regresar a la calle más comercial lo vi todo cerrado. ¡Qué mala suerte! De haber llegado media horita antes… bueno, me quedaba el domingo, tampoco era para tanto…

…¡pero no! ¡Y tanto que lo fue! Fiesta del Trabajo en Hungría, y casi todos los comercios cerrados, por supuesto entre ellos incluidos los de temática futbolera. Aparte de ello, jamás me gustaron las copias falsas que te venden en las tiendas de recuerdos, así que desistí de llevarme una del Honvéd con el 10 de Puskas. No me quedaba otra que resignarme, aunque aún me quedaba una posibilidad.

De este modo, a la mañana siguiente pude encontrar en internet un par de tiendas (ambas de la misma cadena) en las que podía hacerme mi tesoro. Mi novia se armó de paciencia y con el coche hasta arriba de maletas cruzamos Budapest hasta la otra punta para llegar a Football World, donde casi lloro de emoción al ver el letrero externo de la tienda desde lejos. Si, existía, por fin la iba a conseguir… pero no, otra vez no. Vi un par de empleados dentro, había un cartel en húngaro en la única puerta de acceso y no tenía ni idea de que significaba, así que pensé que era un tonto viendo la cara de los trabajadores ya que quizá yo intenté entrar por una puerta auxiliar. Nada más lejos de la realidad, ya que di la vuelta a toda la manzana buscando una entrada que no existía, por lo que volví a insistir donde antes. Ahora directamente pasaban de mí, así que pregunté a un chico que había cerca y me dijo que el cartel de la puerta decía que estaban haciendo inventario.

Otra vez a armarse de valor, a tomar al coche hasta la otra punta a orillas del Danubio para llegar a la otra tienda. Semáforos, obras en el centro, desesperación por el calor y el tiempo perdido (en teoría debíamos estar en camino de Bratislava) merecían la pena para hacerme con mi anhelada remera. Así que tras 25 minutos de hastío llegamos. Aunque fatal es el destino, parece que estaba escrito en algún lugar, pues en esa tienda vendían todo tipo de productos futbolísticos, a excepción de camisas de los clubes. “Eso es en la otra”, me dijo uno de los chicos que trabajan allí. Lo que no sabría es describir su cara al contarle mi historia.

En fin, solo me queda ser paciente y esperar que algún alma caritativa que visite la ciudad me la traiga, o en todo caso comprarla al módico precio de 99’90 florines húngaros en la web del club. Eso, o regresar a la siempre atrayente Budapest. Al fin y al cabo, no pude visitar el Puskas Stadion, así que ya tengo excusa para el regreso.

3 comentarios:

Pablo dijo...

Vaya mala suerte amigo! Podrías haber probado en el estadio del equipo que seguro que tenían tienda, aunque está un poco alejado del centro también..
La camiseta en la web vale 9990 florines...osea unos 35 euros, que no esta del todo mal (ojala fuese el precio que tu has dicho!) Por cierto, que no la tenía yo fichada y el diseño actual me parece bien bonito.

Aprovecho para decirlo: Ya es oficial, ¡el Videoton ha ganado la liga!

Pablo dijo...

Yo juraría que había escrito en este hilo hace unos días, pero se ve que lo he soñado, je!

Comentar por un lado la mala suerte que tuviste. De todas formas, como amante total de Budapest, pienso que siempre es bueno tener una excusa para volver allá.

No puedo dejar de comentar sobre la resolución de la liga húngara, que aunque quede una jornada esta todo bastante claro ya.
El Videoton ganó finalmente, de manera comoda como se esperaba. Eso sí, ha sido ganar y empezar a sufrir los tics de los grandes: no han renovado al entrenador que les ha llevado al título y han contratado a Paulo Sousa. A los extranjeros que han entrenado últimamente en hungría no les ha ido precisamente bien, a ver que tal les va.
Por otro lado, se ha producido uno de esos descensos dramáticos: Ha bajado el MTK hungaria tras hacer una segunda mitad de liga desastrosa. Hablamos del segundo equipo con más ligas de la MB1, que no es moco de pavo. Solo ha estado otras dos veces en su historia en segunda, y ambas un solo año si mi comprension del hungaro no falla. Hace 3 temporadas fueron campeones.

Ha sido una temporada curiosa, pues a la primera victoria en liga del Videoton, se une el segundo puesto del Paks, que además ha ganado la copa de la liga, equipo modesto que el año pasado se salvo de descender por los pelos.

El ujpest, el hónved y el debrecen, han estado bastante flojos. De hecho el primero temió por el descenso, pero un final de liga fantástico (con un buen puñado de goles de un chavalito de 20 años que se han sacado de la manga, Bence Lazar) les ha dejado cerquita de los puestos de cabeza.

El ferencvaros parece que empieza a dejar atras el descenso administrativo. Estoy convencido de que en una o dos temporadas va a estar luchando en serio por el título.

Nada más. Se agradecería un montón un buen post que hable de todo esto :)

Anónimo dijo...

Hola,en el estadio no hay tienda y esta abandonadisimo.
Pero hay una tienda donde puedes la de la selecion nacional y otra l del equipo que tu quieres porque yo la cmpre.
esta situada en vACI U