.

.

Esta noche latirá Sudamérica

Las tres hinchadas de los tres equipos posiblemente más grandes de los tres países más relevantes tanto histórica como actualmente del balompié del cono sur se preparan para vivir unas próximas horas de infarto. Unos llegaron ahí por méritos propios, mientras otros lo han hecho acumulando demasiados deméritos para una institución tan grande, cuya trayectoria los últimos años ha ido mermándose hasta jugarse la permanencia en primera a doble partido.

Hablamos de River Plate, claro, pero también de Santos y Peñarol, a los que la gloria les reserva un lugar especial para que la noche del miércoles asciendan al Olimpo reeditando laureles del pasado que se harán presentes en el Pacaembú de São Paulo (cerca de donde se hospeda el Carbonero).

Confeti, oropel, la anhelada Copa
49 años después se reenfrentan en una final Peixe y Carbonero, Santos y Peñarol. En aquel entonces el orden de los partidos fue el mismo que en esta ocasión, aunque aquella vez vencieron los brasileños en el Centenario de Montevideo. Pelé se perdió ambos choques, por lo que no estuvo tampoco en la revancha, en la que los uruguayos hicieron la hombrada de vencer en casa de O’Rei remontando un marcador adverso para llevarse el choque por 2-3. El desempate disputado en el Monumental de River coronó a los santistas por primera vez, con gran actuación de Pelé.

Es por ello que aún tienen cuentas pendientes. De un lado el cuadro paulista querrá vencer por fin haciendo valer la localía ante uno de los cuadros más guerreros (históricamente hablando) que se conocen en este deporte. Del otro, el Manya quiere vengar aquella derrota para alcanzar el cielo por 6ª vez, quedando a un entorchado de Independiente de Avellaneda. Además, esta campaña se produjo su retorno a la Libertadores tras varias ediciones de inexplicable ausencia, por lo que tiene aún más mérito su gran performance.

Así, sea el que sea el ganador, ambos han acumulado actuaciones dignas de recordar como un camino glorioso hasta la Copa, como las victorias inesperadas de Peñarol ante Internacional (vigente campeón) o Vélez, el favorito de todos. ¿Y qué decir del camino santista, menos lustroso pero no por ello menos complicado? Sudaron para vencer a América, Once Caldas y Cerro Porteño, pero han alcanzado justamente la final, y en pocas horas pueden ser campeones de América.


El drama de River

33 coronas locales no son aval suficiente para salvar el cuello. Hace ya mucho que los más humildes le perdieron el respeto a River Plate, cuyas tres últimas campañas han sido tan mediocres que le han acabado condenando a una promoción inédita en más de un siglo de gloria, ahora manchado por algo que puede quedar en un borrón o en la mayor vergüenza que la afición millonaria recuerde. Pero precisamente su hinchada estará con ellos en Córdoba alentando como siempre ante un Belgrano que no hace demasiado que abandonó la máxima categoría y ahora puede volver por la puerta grande, dejando un cadáver de oro a sus espaldas. No tienen nada que perder, son las víctimas propiciatorias de un conjunto millonario que saldrá a matar, aunque su salto al vacío puede que no encuentre red que lo sustente.

Es por ello que en River se está viviendo un drama, ya que ahora que parecía que con Pasarella encontraron la estabilidad institucional necesaria para que todo fuera bien en lo deportivo, el equipo se ha visto desbordado, la calidad de los jugadores no se corresponde con la camiseta que llevan y los técnicos quizá tampoco han sabido estar a la altura. Las cosas mal hechas conducen al desastre, y si bien River está próximo aún depende de si mismo para tomar impulso tras tocar fondo y regresar a donde le corresponde, que es luchar por un título como aquel del que escribimos unas líneas más arriba, no por pelear la permanencia.

Suerte a todos, se prevé una noche de emociones muy fuertes. De ahí nuestro título, porque Sudamérica respira fútbol por los cuatro costados, porque, esta noche latirá Sudamérica.

3 comentarios:

Fuerza Roja dijo...

Tuve la oportunidad de entrevistar al candidato a presidente de Independiente, Javier Cantero. Te invito a que leas la primer parte de la entrevista, que consta de 5 preguntas.

Muchas Gracias, un abrazo.

cityground dijo...

No sigo mucho la liga argentina pero no entiendo como River lleva tantos años con equipos tan malos, que Pavone sea uno de sus delanteros clama al cielo. Se que están mal económicamente, ¿por presupuesto que puesto ocupa?. Tiene mucho morbo ver a un grande luchando por no descender, espero se salve.

En el Santos-Peñarol me da bastante igual, aunque los brasileños jugando en casa tienen ventaja, los uruguayos son duros de pelar siempre.

Fernando dijo...

City, el último título de River fue el Clausura 2008. Después salió último en el Apertura 2008 y de ahí en más sus campañas fueron pésimas.

Económicamente andan muy mal, aunque es casi todos los equipos argentinos estan sin plata (salvo Velez, Estudiantes, Lanus y Godoy Cruz, todos tienen deudas hasta el cuello). Fijáte que River solamente trajo a Bordaragay en Enero...

Saludos, buen artículo!