.

.

River Plate, el último cadáver ilustre

A lo largo de la historia balompédica hemos podido verlo casi todo en los diferentes campeonatos a nivel global, ya fuera en una pequeña ligal local o en un campeonato mundial. Todo tipo de gestas, de goles, de expulsiones tontas, de remontadas y descalabros, de campeones, perdedores sistemáticos, ascensos y descensos. En este último capítulo debe hacerse un apartado especial entre aquellos que se ven relegados a la categoría de plata, ya que si comúnmente suelen ser clubes humildes aquellos que pierden el tren de la élite, de vez en cuando se produce una hecatombe en alguna liga cuando desciende uno de esos titanes que siempre parecieron inexpugnables. Créanme, la necrópolis está llena de cadáveres ilustres, que nosotros pasamos a dividir por secciones:

Descensos administrativos

Malversación de cuentas, tramas de dopaje, manipulaciones federativas o escándalos de apuestas suelen ser los motivos clásicos por los que algunos grandes han descendido en sus países aún encontrándose al final de sus campeonato bien lejos de la quema, alguno de ellos incluso siendo el vigente campeón.

En Italia bien saben sobre tener poder en las más altas esferas del balompié (y por tanto, de los trencillas). Hace apenas un lustro pudimos comprobarlo cuando el Calciopoli se llevó por delante a la ilustre Juventus, por entonces un cuadro tan competitivo que regentaba la corona del Calcio. Pero antes que ellos el Milan, a principios de los 80’, inició la estela de la mano de su presidente Felice Colombo, tristemente recordado entre la parroquia rossonera por el caso del ‘Totonero’.


Pero no solo en Italia pillaron a los dirigentes con las manos en la masa. No muy lejos de ahí el Olympique marsellés purgó a mediados de los años 90’ en la Ligue 2 debido a un partido amañado con el Valenciennes, obra del por entonces presidente Bernard Tapie, que pasó de héroe de la mejor época del club francés a personaje nefasto.

Sin embargo, yéndonos a Hungría, el Ferençvaros se despidió de su trono y jerarquía a mediados del verano de 2006, cuando le ahogaron sus propios problemas económicos en un pozo del que apenas hace un par de años ha podido salir. Entonces, ni las manifestaciones de sus hinchas ni los recursos jurídicos salvaron al histórico conjunto magyar, que al igual que todos los que hemos mencionado hubo de pagar sus pecados en la categoría de plata.

Descensos ‘por malo’

Suele decirse en Italia, especialmente entre la afición del Inter al rememorar los descensos de su odiado vecino que ‘”el primero fue por tramposos, el segundo por malo”. Y no deja de ser cierto, ya que si como antes comentamos el Milan jugó en Serie B por el escándalo del Totonero, logró ascender a la campaña siguiente para rápidamente descender de nuevo tras una desastrosa campaña. Pero por fortuna para ellos, no son los únicos campeones de todo en pasar por estos sinsabores, como vemos en las siguientes líneas.

Las dos escuadras más laureadas de Inglaterra, Manchester United y Liverpool, no se han librado de jugar en segunda aunque de aquello hace décadas. Eso sí, los Red Devils cayeron tras perder ante el Manchester City con gol de Dennis Law (astilla del propio palo), pocos años después de ganar la Copa de Europa. Doloroso cuanto menos.

¡¡¡ENORME!!

En España el Atlético de Madrid anduvo algún tiempo sobre el alero hasta que se cayó justo la campaña que se le esperaba como aspirante al título liguero. Kiko, Valeron, Baraja, Hasselbaink, Toni … un equipazo al que el mundo se le vino encima en Oviedo.

Este mismo año han probado también los sinsabores del descenso tanto Mónaco como Deportivo de La Coruña, ambos semifinalistas de la Champions League en 2004, edición en la que el club monegasco alcanzó el subcampeonato. Y qué decir de la Sampdoria, subcampeona en 1992 ante el Barcelona, que a estas alturas el año pasado se preparaba para disputar la previa de la Champions y ahora lo hace para intentar retornar a la Serie A.

Pero no todo es fútbol europeo, ya que en Sudamérica también han sufrido las más fieles hinchadas los desastres de su equipo del alma. Alianza Lima descendió a Segunda a finales de los lejanos años 30’, en Brasil muchos grandes como Grêmio, Vasco, Botafogo, Palmeiras, Corinthians, Fluminense o Palmeiras, algunos de ellos vencedores de la Copa Libertadores, también jugaron la Serie B.

En Chile, los azules de la U (1988, con Pellegrini al mando) así como la Católica (1973) sufrieron la dureza de verse relegados, aunque por poco tiempo. Ya en Argentina, tanto San Lorenzo como Racing Club saben por lo que está pasando ahora River Plate, un sufrimiento que aún recuerdan sus hinchadas pese al transcurrir de los años.

Así, vemos como los Millonarios no son la única institución que sufre un vuelco inesperado del destino, aunque lo que les espera en la B es mucho más duro a tenor de los incidentes que protagonizaron muchos hinchas radicales en ambos partidos contra Belgrano. Resta de puntos y jugar todo el torneo fuera de su propia casa por sanción serían las primeras consecuencias, amén de alguna posible multa económica. Aunque hay quien dentro de la miseria prefiere ser positivo pensando en los jugadores que se ofrecen para sacar a River del pozo, como Cavenaghi, el Burrito Ortega o el arquero Lux, además del técnico Ramón Díaz, su último gran guía, aunque Passarella ya le dio el puesto a Matías Almeyda, cuyo primer reto como entrenador se antoja monumental.

No son los únicos, pero si quizá los más famosos. ¿Conoces alguno más que no hayamos nombrado en este post?

8 comentarios:

Ariel dijo...

El problema no son los descensos en sí mismos, sino el "estigma elitista" que los rodea en el fútbol argentino. Aún cuando River haya caído con el presente sistema, es una realidad que los promedios sirven para que los grandes permanezcan a salvo.

El primer ejemplo de superación que se me viene a la mente es Brasil. Desde la instauración del sistema por puntos corridos en el Brasileirão, han caído a la Segundona gigantes como Palmeiras, Corinthians, Vasco y Gremio. Algunos clubes de noble pasado, como Bahía y Guaraní, viajaron hasta el abismo de la Serie C.

El Fluminense, al que hace poco vimos coronarse con la dirección de Muricy y la buena estrella de Conca, supo disputar la Serie C hace algunos años! Es cierto que su ascenso se dio casi "por decreto" aprovechando la confusión generada por el suspendido torneo de 2000. Pero el Tricolor Carioca conoció los escalones más bajos, y hoy ahí está, vivito y celebrando.

Torneos de 38 fechas, puntos corridos, descenso para los últimos cuatro.
¿Tan difícil es implementar un formato cuanto menos decente?

marco dijo...

el problema de river no es deportivo es administrativo, no supieron administrar el equipo y se fueron jugadores claves. yo creo que river volvera a primera y argentina deberia cambiar ese sistema de descenso,uno como los de europa que son 38 fechas y los ultimos 3 descienden o mantener apertura y clausura y que los 2 ultimos de cada torneo desciendan y juegen promocion no se algo asi estaria bien.

Visiten mi blog para saber sobre otros 2 grandes equipo que descendieron, la direccion es http://futbolenlasangre-marco.blogspot.com/

mr nick dijo...

lo comente en varios foros, en Mexico el ejemplo de un grande caido en la desgracia es el Leon, hace diez años bajo a la segunda division y desde entonces no ha regresado, cuando bajo era el tercer equipo con titulos ganados y sufre en el infierno de la Primera A mexicana.

cityground dijo...

A mi el descenso que no se me puede olvidar fue el de la Real Sociedad en 2007 después de 40 años en 1ª. El descenso mas traumatico en España fue el del Atletico de Madrid, se hacía rarisimo verlo en 2ª, también el Valencia descendió en los 80.

Lo del Forest ya va para 12 años fuera de la Premier, y otros como Torino, Nantes, Boavista, Leeds, etc... siguen penando por categorías inferiores.

Anónimo dijo...

En España no es una cosa tan extraña. Salvo Real Madrid, Barcelona y Athletic Club, todos los demás equipos importantes han caido a seguna alguna vez en los últimos 30 años. El Valencia, campeón de varias ligas, lo hizo en el 85. Igualmente la Real Sociedad hace unos años. El Sevilla cayó hasta dos veces en tres años a finales de los 90. El Zaragoza también dos veces, a mediados de los 2000. El Español, en los 90 dos veces. Y el Dépor acaba de hacerlo.

Julio dijo...

El Getafe no ha bajado nunca a segunda división tampoco... :D

Ya en serio (aunque lo que he dicho es verdad)... yo creo que el problema en este sentido (al menos desde acá) de los torneos cada 20 jornadas. Imaginad la locura de ascenso/descenso cada 6 meses para los clubes.

Fernando dijo...

No, Julio. Los descensos son 1 vez por temporada, como allá en Europa. Al terminar el Apertura no hay descensos.

Saludos!

Julio dijo...

Bueno, me expliqué mal. Ya sé que se producen cada seis meses, con cada torneo. A lo que me refería que teber torneos cada seis meses me parece una locura, y los que lo monmtaron supongo que también, y de ahí, lo de que no se produzcan descensos directos con la puntuación de cada torneo, aparte de que se hiciera para favorecer a los grandes. A lo que iba es que planificar un equipo, que se produzcan altas y bajas, cambios de entrenador, etc... tiene que producir una paranoia y una tensión absolutamente innecesarias y seguro que muy perjudiciales.