.

.

Debacles y milagros al inicio de la DFB Pokal

Si hay una copa en el Viejo Continente que rivaliza con la francesa en cantidad de sorpresas durante su desarrollo esa es la DFB Pokal germana. Habitual quebradero de cabeza para los grandes del país teutón, la ronda de 32avos (1ª del torneo) ha dejado un reguero de caídos de lo más célebre, a falta aún del duelo que disputarán mañana lunes el histórico Eintracht Braunschweig (campeón liguero en 1967) contra titánico Bayern München.

Pero antes de entrar en materia explicaré el formato de la competición. Entran en juego los 18 clubes de la Bundesliga, así como los 18 de la 2.Bundesliga, todos ellos componentes de la temporada anterior. Con ello me refiero por ejemplo al Arminia Bielefeld, descendido a la 3.Bundesliga pero con derecho a participar en la recién iniciada copa. Asimismo los 4 mejores ubicados de la 2010-2011 en la ya mencionada tercera categoría, es decir Eintracht Braunschweig, Hansa Rostock, Dynamo Dresden y SV Wehen Wiesbaden (éste último es el único que no logró el ascenso), participan también. Completan el cartel los 24 vencedores de los torneos de las diferentes regiones nacionales, como puedan ser el Kickers Offenbach de Baden o el SV Babelsberg 03 de Brandenburgo.

Ya refiriéndonos a los choques, como en toda competición copera que se precie hay sorpresas y grandes batacazos. En este baremo podemos ubicar lo acaecido en el Red Bull Arena de Leipzig, donde el conjunto de la conocida marca de bebidas energéticas (perteneciente a la Regionalliga Nord) derrotó nada menos que al alicaído Wolfsburg por 3-2, gracias al hat-trick logrado en el primer tiempo por Daniel Frahn.



Sorprenden también derrotas como la del St.Pauli en cancha del Eintracht Trier, ¿o qué decir de la sonrojante caída del Werder Bremen 2-1 en Hiedenheim? Un tortazo de 3-0 encajó el Holstein Kiel al Energie Cottbus. El Unterhaching bávaro dejó en la cuneta al Freiburg, que tan buena campaña venía de hacer la temporada pasada. Todos ellos son clubes aficionados o pertenecientes a la Regionalliga.

Del lado contrario, no se dejaron sorprender ni Greuther Fürth (4 tantos anotó el hispano-turco Sercan Sararer) ni Paderborn, que golearon por 0-10 a Eimsbütteler TV y Rot Weiss Ahlen respectivamente. También resulta chocante el 1-5 logrado por el Nürmberg en Bielefeld ante el Arminia. Otros clásicos como Hamburgo, B.Dortmund, Stuttgart, Colonia o B.Mönchengladbach solventaron sin demasiados problemas sus eliminatorias. Incluso el Schalke 04 se cebó con el FC Teningen, al que goleó sin piedad por 1-11 con 4 goles de Huntelaar y 3 de Raúl. Caso aparte es lo acaecido en Berlín, donde los hinchas del Dynamo dieron la nota triste al asaltar la tribuna de la hinchada visitante en el partido que perdieron 0-3 ante el Kaiserslautern.

Por último, de vergonzoso de un lado y milagroso del contrario se puede tomar lo sucedido en el Glücksgas Stadion. Ahí, el Bayer NeverLeverkusen vencía comodamente 0-3 ya entrada la segunda mitad de un choque que se presumía resuelto. Pero una vez más la comodidad que tantos problemas lleva causándole al cuadro de la aspirina los últimos años les privó de un objetivo, consumándose una debacle inimaginable visto el desarrollo inicial del encuentro. Dos jugadas seguidas nacientes del sector izquierdo del ataque local propiciaron sendos goles casi calcados por medio de Schuppan y Koch. El propio Koch lograría el empate en el tramo final del encuentro al aprovechar un error en cadena de la zaga del Bayer. Pero aún hay más. Con todo el plantel visitante volcado en lograr un tanto que evitase los penaltis, el esférico llegó a pies de Schnetzler, cuya carrera fue inalcanzable y cuya definición no tiene nada que envidiar a la de ningún crack mundial. Ello sucedió en el 117’, así que imaginen el delirio en las gradas (aunque mejor verlo en este video, ¿no?).



Al cierre de este post el Mainz igualaba sin goles (y con un jugador menos) en terreno del SVN 1929 Zweibrucken antes de comenzar la prórroga. ¿Será una nueva sorpresa?

1 comentario:

Pablo Perez Vasallo dijo...

Frankovski otra vez pichichi