.

.

El pésimo momento del América (de México)

El único Águila que vuela en éste América
La nomenclatura futbolera a veces nos regala clubes con nombre idéntico o muy parecido en diferentes países, algunos fundados por emigrantes, otros por simples admiradores, alguno que otro por falta de inventiva (?). Especialmente distinguidos son los americanos en este aspecto, ya que podemos encontrarnos con un Liverpool uruguayo, un Everton chileno o un Barcelona (con escudo casi idéntico al original) en Ecuador. Pero al igual que en Europa tenemos a muchos ‘Atlético’ en sus diferentes variantes, en Reino Unido muchos ‘United’, en Italia los ‘Associazione Calcio’, etcétera, del otro lado del charco nos encontramos muchos ‘Club Atlético’ o ‘América’. Es de éste último del que nos ocupamos hoy, pero no del América carioca ni del caleño, sino del que tiene su sede en la capital mexicana, un club cuyos hinchas se cuentan por millones.

No jugar la final por el título desde el Clausura 2007 además de encontrarse en plenos festejos por el 95º aniversario de la entidad supone un duro palo para las Águilas, que no hace tanto imponían respeto tanto en tierras aztecas como fuera de sus fronteras.

A día de hoy el América ocupa la decimoquinta posición en el Apertura 2011 tras la disputa de la 13ª jornada (aún no completada), antes de la cual era penúltimo, solo con el Atlas por detrás. Y es que éste sábado sorprendieron imponiéndose con contundencia al Monterrey por 0-3 en un duelo que se esperaba mucho más igualado, lo que les da ciertas esperanzas de pelear aún por un puesto entre los 8 primeros que se disputarán el título.

Nadie se explica en el D.F. como un plantel plagado de grandes nombres no rinde con la consistencia que se le presupone. Ángel Reina no está siendo el mismo del anterior torneo cuando lo metía todo; también el rendimiento del Rolfi Montenegro deja mucho que desear, aunque el ecuatoriano Christian Benítez está realizando una buena performance que ayuda a los suyos a mantener sus escasas opciones. El Memo Ochoa se marchó al Ajaccio, dejando huérfano un arco que los rivales baten con inusitada facilidad. Incluso la desgracia acompañó al equipo cuando el paraguayo Salvador Cabañas fue baleado a inicios del año pasado, retirándolo de la práctica del fútbol.

El reto no será sencillo, aunque realmente no se encuentran a demasiados puntos del top8. Sin embargo la empresa implica vencer los cuatro encuentros restantes y esperar. Eso sí, para comenzar se enfrentan a su eterno rival, las Chivas de Guadalajara, a quién recibirán en un estadio Azteca que seguro que estará a reventar. Luego tienen que visitar al poderoso Santos Laguna, recibirán al Pueblo y finalizarán con otro clásico en cancha de Cruz Azul.

Por lo pronto el técnico Alfredo Tena declaró tras la victoria de ayer que se conforma con batir a las Chivas por un solo tanto, mientras en el Rebaño Sagrado se relamen sabedores que una derrota en el clásico hundiría definitivamente a las Águilas. Con las espadas en todo lo alto, estaremos atentos a lo que pueda suceder en el gran clásico mexicano la noche del próximo domingo.

No hay comentarios: