.

.

Al-Sadd campeón asiático; Wydad & Espérance igualan en la final (ida) de la CAF

Este fin de semana se han disputado dos de las finales que faltaban para completar el panorama internacional de campeones por cada confederación. Ayer por la mañana fue en Asia mientras que esta tarde se disputó el choque de ida en África, cuyo campeón conoceremos el próximo fin de semana. Ellos, junto a Santos (CONMEBOL), Monterrey (CONCACAF), Auckland City (OFC), Barcelona (UEFA) y el campeón de la Japan League (quedan tres candidatos en liza) serán los que disputen el Mundial de Clubes el mes que viene en suelo nipón.

Es una lástima para los líricos que el estadio del Jeonbuk se llame Jeonju World Cup, porque el contexto y el resultado de la final bien hubieran dado para un titular tipo ‘Maracanazo’. A todos nos sorprendió la victoria de A-Sadd, más aún tras el inicio del encuentro.

Jeonbuk salió decidido a aprovechar la localía en una instancia tan importante para hacerse valer, presionando arriba desde el primer momento aunque un poco desordenados en su entusiasta ataque. Los visitantes se mostraban nerviosos, cometiendo constantes errores en defensa, propiciando una peligrosa falta en la frontal que el medio brasileño Eninho se encargó de transformar con sutileza en el 1-0. Nada hacía presagiar un cambio de guión como acabó produciéndose poco después.

Un balón lateral sin aparente peligro lo introdujo en propia meta el defensor Woo-Yeon Sim, dejando las tablas en el marcador al descanso. Luego, animados por el empate Al-Sadd salió con más ganas en la segunda mitad, jugándole de tú a tú al (teóricamente) favorito Jeonbuk. Así, de una gran jugada colectiva nació el 1-2, obra de Abdul Kader Keita merced a una maravillosa definición.

A partir de ahí los surcoreanos cayeron poco a poco en la desesperación, atacando a pecho descubierto, de forma alocada por momentos pero acumulando ocasiones ante una zaga nada fiable como la qatarí. Paradas in-extremis de Mohamed Saqr y postes mermaban el ánimo local, aunque un último intento en el 91’ equilibró la final con un testarazo salvador de Seung-Hyun Lee (así lo vivieron en la grada).

La prórroga puso los nervios de todos a flor de piel, hubo ocasiones para ambos aunque apretó más Jeonbuk, presionado por la obligación. También le afectó al cuadro qatarí las 10 horas de vuelo previas al partido. Otro remate a la madera de Seong-Hoon Jeong y la expulsión en el último momento de Ali Afif en Al-Sadd fueron lo único destacado hasta la llegada de los penaltis. Ahí, los jugadores locales acusaron la responsabilidad, que combinada con una excelente performance del arquero Mohamed Saqr le dio a Al-Sadd su segundo título (el anterior fue en 1988) así como la posibilidad de acudir a su primer Mundial de Clubes. Enhorabuena al charrúa Jorge Fossati, técnico campeón en su segunda aventura en el club qatarí.




A bastantes kilometros de Korea del Sur, en el Stade Mohamed V de Casablanca (Marruecos), el local Wydad ha disputado contra el Espérance tunecino la ida de la finalísima de la Champions League de la CAF. Pero igualaron sin goles pese a las múltiples ocasiones que dejó el encuentro.

Por tanto el título se decidirá el próximo sábado en el Estadio El Menzah, en Ciudad de Túnez (Túnez), donde ambos esperan sumar su segundo título, pero también donde Espérance espera conseguir resarcirse ante su público las finales de 1999, 2000 y el año pasado. En unos días lo veremos.

1 comentario:

cityground dijo...

Prefería que ganarán los coreanos, y más sabiendo como llegó Al-Sadd a la final.