.

.

Nacional-Peñarol: un clásico con muchos alicientes

Vibrante (tomada de http://campeondelsiglo.com/web/)
Desde hacía tiempo esperaba con ansias este pasado fin de semana. La cantidad de grandes encuentros clásicos por todo el mundo me obligaba a ser selecto para sacarle el mayor partido a cada día, teniendo que centrarme en algunos para dejar a otros un poco más de lado. Finalmente acerté, y entre mis elecciones estaba el Nacional-Peñarol, un duelo que no por repetido deja de ser apasionante. Además, en esta ocasión habían muchos personajes y matices que le daban aún más sabor al gran derby uruguayo.

Ambos encaraban el encuentro envueltos dinámicas muy diferentes pero conscientes de la final que suponía, ya que el perdedor probablemente quedase descartado de la lucha por el título. Era la 13ª fecha, a dos tan solo de finalizar el Torneo Apertura. Peñarol, que estuvo todo el campeonato pugnando en la cima con el sorprendente Cerro, venía de dos derrotas seguidas y sin conocer la victoria desde el 2-1 sobre Fénix, el ya lejano 8 de octubre.

El Manya, notablemente debilitado respecto al primer semestre del año cuando fue subcampeón de la Copa Libertadores, atravesaba estos días un proceso electoral y encaraba el encuentro sin una de sus máximas estrellas, el delantero Marcelo Zalayeta.

Mucho mejor que su rival llegaba el Nacional que dirige Marcelo Gallardo. Tras unos comienzos dubitativos, el cuadro del Muñeco ha logrado enderezarse a tiempo para entrar en la pugna con posibilidades reales, cuando hace unas pocas semanas nadie contaba con ellos. El punto de inflexión vino con la derrota ante Bella vista, coincidente con la eliminación de la Copa Sudamericana a manos de la Universidad de Chile.

4 victorias en los últimos 5 encuentros auguraban un final feliz. Las sensaciones en el Bolso eran positivas antes del duelo, llegando a sentirse favoritos pese a llegar por debajo de su eterno rival. Y lo lograron, se llevaron el partido por 2-1 con un desenlace que llevó a sus hinchas a la locura por cómo se produjo y quien lo ejecutó. Os dejo las imágenes:



Peñarol se adelantó por medio de Rosano, cuyo centro se fue envenenando hasta entrar en el arco de Rodrigo Muñóz. Algarabía carbonera. El Manya quedaría a un punto de Danubio, enterrando a un Tricolor que ya no tendría posibilidades de pelear por nada.

Pero poco duró la alegría en el lado aurinegro. Un balón colgado desde la derecha por Núñez no lo alcanza nadie, quedando franco para que el joven Gonzalo Bueno (18 años) anote a placer el empate, cayendo en la euforia por su primer gol en un clásico.

Pero el clímax no llegaría hasta el tramo final, como en las buenas funciones. El zaguero brasileño Jádson Viera vio dos amarillas en pocos minutos, dejando a Nacional con 10 hombres en pleno acoso de un Peñarol que no quería dejarles escapar vivos. La acumulación de efectivos carboneros en ataque despistó a su defensa, posibilitando una velocísima carrera de Gonzalo Bueno por la izquierda, que colgó un centro al área que acabó en penalti por manos de Gunino. El encargado, nada menos que el Chino Recoba, el tipo más experimentado en la cancha, con innumerables partidos de gran nivel jugados en Europa durante la pasada década.

¿Cómo acabó la cosa? Gol inapelable tras un violento zurdazo ante el que nada pudo hacer Carini. Nacional festejó como si ya fuera campeón, aunque se encuentra dos puntos por debajo de Danubio a dos jornadas para la conclusión del torneo. Peñarol se relame las heridas, esperando al próximo clásico con ganas de redención. Mientras, Nacional tiene la esperanza de culminar su gran remontada en una alegría mayor, una satisfacción que dependerá de lo que haga La Franja, el equipo donde se dio a conocer Álvaro Recoba.

4 comentarios:

Estoja dijo...

¡Qué gran ambiente se puede ver en el vídeo!

Chusos dijo...

Como pudisté ver el partido garrincha¿?

Garrincha dijo...

@Estoja
Como me fastidia haber estado a las puertas de ese estadio y no haber podido entrar, justo no habían partidos los dos días que estuve en Montevideo.

@Chusos
Internet hace milagros ;)

Saludos

cityground dijo...

Eso si es un clásico de máxima rivalidad y más con la pasión con que se vive el fútbol en Uruguay.

No sabía que Recoba estaba en Nacional, veo que han vuelto a su país varias viejas glorias charruas.