.

.

No pudo ser para Samoa Americana

Estos días ha tenido cierta trascendencia mediática la ya bautizada como peor selección del mundo, de la que Martín nos habló hace exactamente 4 años. De hecho, en el último ranking FIFA publicado recientemente ocupa la última posición junto a su vecina Samoa, Montserrat, San Marino y Andorra. Hablamos, claro, de Samoa Americana. Este mes de noviembre inició la OFC su primera ronda clasificatoria de cara al Mundial 2014, con un grupo que integraba la propia selección polinesa junto a Tonga, Islas Cook y Samoa. Pero lo magnífico es que al principio de dicha liguilla, Samoa Americana sumó ante Tonga la primera victoria de su historia en partido oficial. Antes, en 1983, superó por 3-0 a Wallis & Futuna, una banda colectividad francesa de ultramar.

Con una liga absolutamente amateur, todos los componentes del combinado nacional juegan en la zona, con una calidad en los equipos y jugadores seguramente inferior a la que podríamos encontrarnos en nuestro propio barrio. Pero son una selección, representan a una nación, y como tal tienen derecho no solo a jugar, sino también a tener su oportunidad por utópica que sea una hipotética clasificación mundialista.

Dirigidos por Thomas Rongen (ex seleccionador sub20 de USA), los samoanoamericanos llegaron anoche al último partido de la fase con opciones de llegar a la siguiente eliminatoria, en la que les esperaban combinados de mayor nivel como Vanuatu, Tahití y Nueva Caledonia. El otro grupo lo componen Nueva Zelanda, Islas Salomón, Fiyi y Papúa Nueva Guinea, saliendo de entre todas estas la que competirá contra el cuarto clasificado del hexagonal final de la CONCACAF.

Pero para no desviarme demasiado del tema, volvamos a lo de anoche. Se enfrentaban ambas Samoa, aunque perdió la Americana por la mínima, lo que le valió a su rival para avanzar a la siguiente fase. Ahora Samoa Americana caerá en el olvido nuevamente hasta dentro de cuatro años, cuando quizá si el destino lo permite, volverán a juntarse unos cuantos tipos optimistas soñando con una pequeña cuota de gloria: un gol, una victoria decente, pelear por jugar con la dos veces mundialista Nueva Zelanda. Cotas minísculas y ridículas para un combinado medio, pero enormes para este grupo de hombres que se han ganado su hueco en el corazón de los que hacemos este lugar. Hasta la próxima, os dejamos con las imágenes de su derrota de anoche:



No hay comentarios: