.

.

El año de la U de Chile

Jorge Sampaoli, gran 'culpable' de los éxitos de la U
Ayer la Universidad de Chile logró a lo grande el cuarto bicampeonato de su historia, coronando un año magnífico en el que también obtuvo su primer título internacional, la Copa Sudamericana, acabando con 20 años de sequía para los clubes chilenos lejos de sus fronteras. Tres entorchados en un mismo año en el cono sur no son solo un gran éxito, sino también marca de equipo grande.

No son datos menores, ya que no hablamos de un equipo que ha ganado y punto. Estamos ante algo mucho mejor, un plantel sensacional dirigido por el argentino Jorge Sampaoli, arquitecto de un conjunto que ha enamorado a propios y extraños a lo largo y ancho de su continente, así como a los que estamos a miles de kilómetros pero no hemos tenido problema en hacerle un hueco en nuestro corazón.

Su gloria no alcanza solo a sus vitrinas. El fútbol practicado durante estos 12 meses por los Azules ha superado con creces al de todos los rivales que les han hecho frente, consiguiendo un récord nacional al sumar 9 triunfos consecutivos en el inicio del Clausura, tirando de casta en los momentos difíciles (como en la mágica remontada en la final del Apertura) y dejando para la historia victorias memorables como el 0-4 a Flamengo, la gran eliminatoria ante Vasco da Gama o la finalísima continental ante Liga de Quito en la Sudamericana.

Premiados con 9 de los 14 galardones que entraga El Grafico (de Chile), precisamente uno de sus jugadores más reconocidos, el sensacional delantero Eduardo Vargas, jugó ayer su último encuentro con la casaca de la U. Su destino es el Nápoles, con el que sueña con repetir éxitos en el Viejo Continente. Su equipo queda huérfano de su arma principal en pos del mayor reto de su historia: mantener los mejores futbolistas para pelear en serio por la Copa Libertadores.

Terreno vedado para los chilenos (solo Colo Colo la ganó en 1991), de consolidar el bloque y encontrar un delantero que supla con garantías la ausencia de Vargas, se les puede considerar serios aspirantes al trofeo. Su primer escollo lo representarán en la fase de grupos Atlético Nacional, Godoy Cruz y Peñarol/Caracas (aún por determinar entre estos dos), nada fácil pero tampoco imposible, una palabra inexistente en el diccionario azul este año que toca a su fin.

Os dejamos con los goles ante Cobreloa (3-0) que supusieron su 15º título de campeones nacionales. Mucho ojo al segundo, una obra de arte de Eduardo Vargas, del que seguro muy pronto empezaremos a oír de sus andanzas vistiendo la elástica napolitana:



2 comentarios:

Manguac dijo...

Para quienes somos chilenos e hinchas de la U, este 2011 fue realmente mágico. No se trata sólo de los títulos, sino de la manera ultraofensiva en que se jugó, de la cantidad de jugadores distintos que anotaron, de la presión permanente y el ataque coordinado por las bandas. Habiendo visto mucho fútbol, de verdad creo no haber disfrutado jamás en este rincón del mundo de los espectáculos que dio el equipo de Sampaoli.

Muchas gracias a Café Fútbol por dedicarle a la U un espacio que juzgo merecidísimo a la hora de los recuentos anuales.

Garrincha dijo...

Por todo lo que tu dices y màs, lògicamente merecìa su espacio. Repito el deseo expresado en el post: ojalà no se disuelva el equipo para que peleen en serio por la Libertadores.

Saludos y Feliz 2012