.

.

Lukas Podolski; Rey de Colonia

Ya se sabe que en este fútbol moderno si no juegas en un equipo grande no eres nadie, si estas fuera de los focos de la Champions te conviertes en invisible para el gran publico y si no estas en un equipo que aspira a títulos no existes, etc... tal vez si. Ahora parece que es mejor hacer bulto en un equipo grande que ser figura en uno más modesto, por no hablar de la cantidad de jugadores que se precipitan por llegar a esos equipos poderosos y solo sirven para chupar banquillo. Pero también hay otros valores que poco a poco parece que se van perdiendo; ser idolatrado por la hinchada de tu ciudad, el orgullo de defender el escudo del club del que eres seguidor desde que tienes uso de razón o ser la figura en el equipo que te formaste como jugador.

Algo de todo esto debe sentir Lukas Podolski cuando se enfunda cada jornada de la Bundesliga la camiseta del histórico Colonia, un club actualmente de la zona medio-baja de la tabla pero que puede disfrutar en sus filas del delantero de unas de las mejores selecciones del mundo.

La historia de Podolski es curiosa desde su inicio, nacido en Polonia pronto su familia emigro Alemania y con 10 años entró en las categorías inferiores del Colonia. Con solo 18 años debuto en el primer equipo y a pesar de sus 10 goles en su primera temporada no pudo evitar el descenso a la Bundesliga. Su paso por Segunda División fue corto ya que ascendió la temporada siguiente acabando Podolski máximo goleador, por aquel entonces ya era internacional por Alemania. En el retorno a la Bundesliga el Colonia vuelve a descender a pesar de los goles de Podolski, segunda temporada en 1ª y segundo descenso. Tras destacar en el Mundial 2006 donde su selección acaba tercera y el es designado mejor jugador joven ficha por el Bayern Munich, destino casi inexcusable para todo aquel que destaca en la Bundesliga. A pesar de las grandes expectativas que hay en el joven delantero en Munich no triunfa, tres temporadas de frustraciones y donde sus registros goleadores bajan de manera alarmante. Curiosamente con Alemania sigue siendo indiscutible y marcando con regularidad, por lo que se le etiqueta como jugador de selección. En 2008 es subcampeón de la Eurocopa anotando tres goles.

En 2009 surge la posibilidad de volver a Colonia y Podolski no se lo piensa dos veces, el traspaso es por unos 10 millones de euros que es lo que había pagado el Bayern anteriormente, una cantidad que en parte fue sufragada por aportaciones de los seguidores del Colonia que estaban como locos por el retorno del delantero. Un sacrilegio para muchos dejar con 24 años un club tan grande como el Bayern para ir a otro donde apenas puedes aspirar a la permanencia, paso atrás dirían. Para mi una decisión valiente y contra-natura en este fútbol actual.

Su primera temporada en el Colonia es un desastre, el equipo se mantiene en la Bundesliga pero Podolski solo marca dos goles en toda la temporada. Y como siempre hace un buen Mundial, terminando tercero con la selección alemana. La temporada siguiente el equipo más o menos repite clasificación pero Podolski forma una gran pareja atacante con el esloveno Novakovic, anotando entre los dos 30 goles, 13 para Podolski.

Para esta temporada el Colonia contrata al noruego Solbakken como técnico tras su exitoso paso por el Copenaghen, y una de sus primeras medidas es retirar la capitanía a Podolski a favor del defensa brasileño Geromel, una decisión sorprendente y que podría suponer la ruptura desde el principio entre el nuevo entrenador y la estrella del equipo. Pero todo lo contrario, Podolski esta firmando la mejor temporada de su carrera, con Novakovic lesionado, Poldi ha quedado como única referencia ofensiva y esta rindiendo a un nivel espectacular, sus números lo dicen todo, en 15 partidos jugados en Bundesliga ha marcado la friolera de 14 goles, casi uno por partido, y logrando hasta cinco dobletes. Y eso jugando en un equipo terriblemente irregular y que sigue en la zona media, habría que preguntarse donde estaría el Colonia sino estuviera Podolski.

Hay muchos rumores que sitúan a Podolski fuera del Colonia y seria lo más normal que se fuera a un club con más aspiraciones. Esta misma semana ha declarado que en caso de salir del Colonia no se ve jugando en otro club alemán, que se marcharía al extranjero. Para la fiel y sufrida afición del Colonia ha sido un lujo disfrutar estos años de su velocidad y de su potente disparo.


Mañana el Colonia cierra el año visitando al poderoso Bayern Munich, seguro que Podolski tendrá una motivación extra para seguir con su gran racha goleadora.

3 comentarios:

Martín dijo...

Lo que cuesta entender es que con esos numeros tan malos siguiera jugando con la selección alemanas, que cosas...

Por mi parte,veo mucho más logico ser cabeza de ratón que cola de león, ser el jugador más importante de un equipo que un reserva de otro más grande, pero...

cityground dijo...

Martín, es que en la selección siempre ha rendido muy bien incluso cuando era reserva en el Bayern o en su mala temporada de retorno en el Colonia.

Yo también prefiero ser titular en un equipo medio que reserva de un grande.

También creo que Podolski cuando volvió al Colonia pensaba que el equipo iba a ser más competitivo y podría pelear por meterse en Europa, pero de eso nada por ahora.

Estoja dijo...

Suelo detenerme a menudo a pensar en situaciones similares a ésta.

Y no solo en el caso de jugadores que cambian un equipo pequeño por otro grande sino también en el caso de jugadores que abandonan un equipo que desciende por otro que milita en la máxima categoría.

Y por ejemplo, me resulta difícil comprender traspasos como los de Torres al Chelsea o Lopo al Getafé.

Creo que en ambos casos, los jugadores perdieron la posibilidad de convertirse en símbolos de sus respectivos ex-equipos.

Y pienso eso porque creo que la profesión de futbolista de élite es distinta de cualquier otra. Pero luego pienso que, efectivamente, un futbolista quiere mejorar profesionalmente, como cualquier otro trabajador, entonces encuentro una pequeña justificación a esos traspasos.