.

.

El ejemplo del Mirandés

www.cdmirandes.com
Anoche a todos nos conmovió la gesta del Mirandés. Afortunadamente, unos días antes a alguien se le encendió una lucecita en el cerebro en Mediaset, se hicieron con los derechos del partido de vuelta entre el cuadro rojinegro y el Espanyol y todos disfrutamos de un partido de fútbol puro. Sin polémicas, sin malos rollos, con todos los ingredientes de lo que es el fútbol en la inmensísima mayoría de lugares del mundo y con una culminación épica.

En Anduva, un pequeño campo de Segunda ‘B’, unos cuantos miles de aficionados desafiaron al frío y a la lógica del deporte para acabar celebrando sobre el césped con sus héroes, que a su vez muchos de ellos serían amigos entre sí. Las imágenes televisivas posteriores son preciosas: la gente abrazando y fotografiándose con Pablo Infante, el ‘banquero futbolero’, alma mater e insignia del equipo. César Caneda, único jugador del plantel que ha jugado en Primera, había llevado el éxtasis a las gradas unos minutos antes con su cabezazo en la agonía del descuento.
 
Nada tan humano como la espontaneidad de los personajes festejando con su gente sobre el tapete, en el vestuario luego, con naturalidad, eso que tantísimo echamos de menos en el actual fútbol de superélite donde hasta las celebraciones parecen mecanizadas. El de anoche es otro grito al cielo de ese fútbol puro que aún sobrevive pese a las muchas penurias, la base invisible que nos permite disfrutar de la vorágine que supone el deporte-negocio de hoy en día.


No seré tan hipócrita de pedir lo mismo en el balompié contemporáneo. No es posible. Pero si podría ser más humano, menos superficial. Obviamente todo el que ha llegado hasta las cotas más altas del balompié por endiosado que esté tuvo que sufrir lo suyo, pelear en campos de tierra y superar infinidad de obstáculos hasta llegar a lo más alto.
 
El dinero, la fama, las constantes loas de aduladores salidos de cada rincón y el acoso de prensa y parte de la afición acaban creándole una fobia al futbolista profesional que lo aleja de sus orígenes, creándole un escudo protector que los hace inaccesibles. Por fortuna, hay excepciones (cada día más escasas) y no todos son así. Hoy, los que amamos este deporte podemos vanagloriarnos con orgullo del Mirandés como lo hicimos en su día del Novelda, Figueres, Toledo o Numancia, gestas que renuevan la ilusión que nos ha llevado a tantos a hacer del fútbol un modo de vida. Felicidades Miranda de Ebro.

4 comentarios:

CD mirandés dijo...

El Mirandés hace historia en la Copa del Rey.

cityground dijo...

Me alegre mucho de la clasificación del Mirandés, y disfrute viendo el partido que por una vez me recordaba a los de la FA Cup o Copa francesa, con campo lleno, emoción y con sorpresa final. Además Anduva le daba un toque nostálgico con todo el mundo de pie y tan cerca del campo.

Una gozada, el martes también televisan en Cuatro la semifinal en Anduva, veremos si contra Athletic o Mallorca, lo que tengo claro es que iré con el Mirandés.

BESOS dijo...

Este es el claro ejemplo de que si quieres puedes.

Garrincha dijo...

Ese toque copero a lo francés-inglés también me gusto mucho. Estos campos son muy auténticos, no tan funcionales o estéticos como los modernos, pero el encanto no se puede comprar.

Si memorable es lo del Mirandés, penoso lo del Espanyol, un club y equipo al que tengo muchísimo aprecio pero cuya eliminatoria da para reflexionar. De haber jugado como contra el Barça se hubieran clasificado, pero se confiaron. Espero que aprendan de ello para el futuro.

En cuanto al Mirandés, ojalá aguanten el tipo ante el Athletic y veamos una bonita semifinal.

Saludos!