.

.

Fatalidad 'spur' en Manchester

Balotelli logra el 3-2 (BBC Sports)
De todo lo muchísimo que prometía este domingo en el panorama internacional, quizá lo más destacado era ese enfrentamiento en la cumbre entre Manchester City y Tottenham Hotspurs en el Etihad Stadium City of Manchester en el duelo que enfrentaba al líder de la Premier con el embaladísimo tercer clasificado, los Spurs de Harry Redknapp cuyo fútbol contundente y descarado los hacían aparecer en las quinielas como outsider por el título.

Pero este 22 de Enero de 2012, día señalado en rojo en el calendario de los hinchas del norte de Londres, quedará para siempre instalado en la fatalidad del equipo por cómo se han desarrollado los hechos.
Tras una primera parte sosa en la que se esperaba de los visitantes mayor ambición, en parte por necesidad de reducir ventajas en la clasificación, en parte por las importantes bajas de su rival (Kompany sancionado, Yayá Touré en la Copa de África), se llegó al descanso sin goles y con sensación general de decepción.

Pero como al City también le urgía derrotar a su rival para poner tierra de por medio y mantener la ventaja sobre el Manchester United, regresó con más hambre de los vestuarios. Capitaneados por Silva, que filtró un gran pase entre líneas para que Nasri pusiera abriera el marcador, y con algo de fortuna en un córner posterior en el que Lescott se metió en la portería con el balón, colocaron un 2-0 en el marcador. Sendos latigazos en un brevísimo espacio de tiempo parecían liquidar al Tottenham, pero sabedores del abismo que se abriría entre ellos, fueron a por todas.

En el minuto 60, pocos segundos después de encajar el tanto del central citizen, Defoe recogió un balón largo de Kaboul para batir a Joe Hart y darle emoción al choque. Apenas 5 minutos más tarde, Gareth Bale igualó la contienda con un precioso zurdazo desde la frontal, reavivando un partido que llegaba al punto que todos aquellos que estábamos expectantes esperábamos. Fueron 10 minutos memorables, de bendita locura.

Un cambio con mucho peso

Inmediatamente tras el empate, entró Balotelli al campo, con todo lo que ello suele conllevar. Ninguno de los contendientes llegaba con claridad al arco contrario, el juego volvía a espesarse y solo ciertas ráfagas de alguno de los cracks que poblaban el césped hacían adivinar que algo extraordinario podía suceder de nuevo.

Pero lo que ocurrió fue que asistimos a una de esas imágenes que tanto detestamos en los deportistas de élite pero que por desgracia nos regalan a veces: Balotelli pisó voluntariamente la cabeza a Scott Parker, aunque Howard Webb (siempre él), no lo vio. Por suerte para los españoles, su falta de visión (y de cojones) no nos privó de ganar el Mundial 2010, pero hoy ha tenido muchísimo que ver en el devenir del partido.

Tras la no-expulsión del ínclito punta italiano, Defoe desperdició una carrera por la derecha para culminar la remontada. Peor aún sería lo del minuto 91’, ya que Bale remontó la banda izquierda y cedió nuevamente a Defoe, que erró un gol cantado que hubiera dado un vuelvo a la Premier.
Apenas 3 minutos más tarde del que debió ser el éxtasis para los Spurs llegó un clarísimo penal cometido por Ledley King. ¿Adivinan sobre quién? Balotelli, receptor de la infracción, fue el encargado de batir a Friedel para algarabía citizen y desesperación de los londinenses, que salvo sorpresa se descuelgan de la pelea por un título en el que los dos de Manchester (luego el United ha vencido 1-2 al Arsenal) llevan la voz cantante. Como si 51 años de espera no hubieran sido suficientes.


szólj hozzá: M3-2T

No hay comentarios: