.

.

Fotografía -Coral- de 2011. Versión Final.

Se nos va acabando 2011. Y para todos los que formamos Café Fútbol, tanto editores como amigos lectores y comentaristas ha sido un año lleno de sensaciones y de momentos, más o menos felices, en lo que toca a lo futbolístico. Muchísimas imágenes brotan en nuestras cabezas al echar la vista atrás, como por ejemplo, la consagración por 15ª vez de Uruguay en la Copa América. Los del 'Maestro' Tabárez rayaron a gran altura, se mostraron como un bloque aguerrido y solidario en el que todos se erigieron como protagonistas en diferentes momentos (Muslera, Arévalo Ríos, Lugano...) pero en el que logró sobresalir el punta Luis Suárez, auténtico crack del torneo, hombre más decisivo y alma-mater de la ilusionante generación uruguaya que vuelve a repuntar en el continente sudamericano. El nombre propio en sentido negativo de esta competición volvió a ser Lionel Messi, quien no pudo devolver a su albiceleste a esa gloria que parecía reservada al hoy día, muy probablemente, mejor jugador el mundo. Tampoco Brasil tuvo una participación nada destacada, en un equipo en plena transición histórica entre generaciones con los Neymar, Ganso y Ramires con pocos galones aún.

Pero, si hablamos de torneos internacionales de selecciones, no podemos olvidarnos tampoco de la gran alegría que nos dieron, como amantes del fútbol y de su futuro, el campeonato de Europa sub19 masculino, y el sub17 femenino logrados por sus respectivas selecciones para España, mostrando que el color rojo tiene argumentos como para pensar que llegó al Club de campeones con intención de quedarse. Mucho más alejado de nuestra realidad cotidiana nos encontramos con otros acontecimientos no menos reseñables, como la primera victoria oficial lograda por Samoa Americana o el nacimiento de un nuevo país, Sudán del Sur, que tan solo 24 horas después trajo consigo el alumbramiento de su propia selección de fútbol.

Obviamente, la mayoría de recuerdos vienen por situaciones producidas por el fútbol de clubes. Los grandes focos estuvieron, a lo largo de quizá demasiado tiempo, apuntando a la eterna lucha Real Madrid-Barcelona, que convirtió la liga española, un año más, en un triste escenario con dos actores principales. Y parece que por ahora nunca llega el invierno, para desdicha de aquellos que sueñan con que el mundo se tiña de blanco...quienes no obstante también tuvieron motivos para sonreír, no tanto en materia de títulos –pese a conseguir una Copa del Rey, como no, ante su archirrival- como en materia de esperanzas, por ejemplo, con la explosión definitiva de un Karim Benzema al que tras una adaptación algo prolongada se le adivina un futuro con patas de gallo por la sonrisa. Por parte culé, de la que hablaremos más adelante, la aplastante superioridad frente al Santos (de un jovencísimo -no lo olvidemos- Neymar que solo pudo dejar algún destello frente al cometa Halley) trajo la última sonrisa de un año en el que volvieron a reclamar su sitio en la historia. Si es que no lo tenían ya. Por último en este sentido, pero no menos importante, una obviedad: que coinciden en el tiempo y el lugar dos jugadores como Messi y Cristiano. Un lujo, por encima de discusiones pueriles Marca-Sport . Difícil que veamos dos futbolistas de tal calibre juntos.

Si quitamos la lente del mainstream del fútbol español, veremos cómo el fútbol vive mucho más allá de esos dos dragones de siete cabezas. Muestra de ello es la gran cosecha de sorpresas de equipos de 2ª y 2ªb en la copa, a pesar de ser a doble partido, demostrando de paso que, desgraciadamente, los equipos de primera están año tras año en peor situación. Por ello, cabe celebrar aún más las fantásticas anomalías que en el inicio de la nueva temporada están siendo Osasuna y Levante. Con cuatro duros, a base de trabajo duro y fe en si mismos están consiguiendo resultados espectaculares, asegurando una primavera tranquila. Un ejemplo para todos de que el trabajo duro todo lo vence.

Queda para la memoria también el playoff de ascenso a la primera división, especialmente con dos duelos Elche-Granada en los que ambas ciudades, clubes y equipos se volcaron para regresar a la máxima categoría, algo que ya habían certificado antes dos históricos como Real Betis y Rayo Vallecano, ambos sobreponiéndose a problemas económicos muy representativos de la crisis que vive esa parte del mundo que alguien denominó “occidente” de manera eufemística para aludir principalmente a Estados Unidos y Europa.

Y en este contexto al que nos referimos tampoco olvidaremos el sainete de Ali Syed. Nuestro amigo Julio P. Gaipo nos trae el resumen más rápido y certero que creemos posible: Tras unos años de una administración clavera por parte de Pernía y sus jefes de Silver Eagle, en una extraña maniobra -con implicaciones políticas e intentos de trinques personales- el equipo acaba en manos de un supuesto millonario que se estrena montando el show en el palco. Al final, el dinero no apareció, el indio se esfumó y el club se entró a concurso, el Consejo dimitió y no se sabía quien lo dirigía y en nombre de quien. Tras una ampliación de capital, en la que con 40.000€ en acciones parecía que el club acababa en manos de una empresaria, por se la mayor de las accionistas minoritarias, una nueva asamblea marxista -de los Hermanos, no de Karl- en la que aparecen enviados de Alí, devuelve el club al control, por ahora, del indio. Mientras, varios juicios pendientes sobre el impago de las acciones por Alí, y la jueza del Concurso nombrando un nuevo Presidente y Administrador. Evidentemente, ello repercute en un club con una plantilla cogida con pinzas, donde los canteranos dan un nuevo impulso decisivo, en el fracasa un Cúper que no conectó con la plantilla, más comoda con el triunvirato de gente del club que ahora lleva el banquillo. De locos.

Volviendo al tema puramente deportivo, la alegría de los ascensos trae consigo ineludiblemente el drama de las pérdidas de categoría. Circunstancia que, quizá de manera injusta, resulta más destacada cuando se trata de clubes con una cierta entidad histórica. A bote pronto, nos vienen a la cabeza los casos de River Plate en Argentina, Deportivo de La Coruña en España, America de Cali en Colombia, AS Mónaco en la Ligue 1 y Sampdoria en el Calcio. Pero, otros históricos vieron como incluso caían hasta las tercera categoría de su fútbol, como Tenerife, Salamanca y Albacete. En unos casos fruto de una mala evolución en las últimas temporadas, en otros fruto de una mala planificación...en todos los casos, no solo en estos, una circunstancia dolorosa para los aficionados. Además vivimos particularmente cerca la intentona del Nottingham Forest de volver a la Premier League que, otra vez, no pudo ser, o la peculiar circunstancia del Club Jorge Wilstermann de Bolivia, que disputó la Libertadores a la par que perdió el puesto en la máxima categoría.

Aprovechamos la circunstancia de El Aviador para dar un salto a la otra cara de la moneda del fútbol “humilde”, a ese 90 por ciento de la realidad futbolística mundial en el que encontramos todos esos pequeños grandes equipos que llenan a sus aficionados de orgullo. Como el Villanovense, que consiguió ser el mejor equipo de toda Tercera y ascender a una Segunda B en la que ahora lucha por sobrevivir. O la confirmación de que, por fin, un equipo de Baleares diferente al Mallorca puede optar al ascenso a 2ª, pudiendo incluso darse el caso de que el año que viene (en caso del descenso del Mallorca, esperemos que no pensando en los cafeteros mallorquinistas), el primer equipo de la isla se enfrentase con un equipo de su comunidad por primera vez en casi treinta años en liga, algo que en Copa solo ha ocurrido en contadas ocasiones, la última hace quince años. También quedará el 2011 con el ascenso por fin del Hellas Verona tras varios años penando en la Lega Pro y su gran temporada en la Serie B, acabando el año en ascenso.

¿Y en el resto de competiciones europeas? En lo que se refiere a las grandes ligas, no cabe duda que para muchos el año quedará marcado como el del éxito de unos locos vestidos de amarillo chillón que se empeñaron en devolver al Borussia Dortmund a lo más alto de la Bundesliga alemana o en el nuevo proyecto de la Juventus,  con nuevo estadio incluido para volver a instalarse entre las Prima Donnas de la Serie A. Entre todas ellas, el Milan alzó el Scudetto, el Inter post-Mourinho comenzó el desplome, y el Udinese soñó con la Champions League. En Inglaterra, el United sucedió en el palmarés de campeones al Chelsea, mientras que el proyecto de su vecino City veía nacer su primera flor tras subirse a un tren potentísimo con el liderazgo de Touré Yaya (mejor futbolista africano de 2011) y la varita mágica de Silva, alzando al cielo de Wembley la prestigiosa FA Cup. No son cosa menor tampoco las ligas alzadas por Lille u Oporto, o la lograda por el Genk en Bélgica, pese a lo “curioso” de su sistema.

Nunca es fácil ser campeón de algo. Nunca.

Y en eso, el mencionado Oporto, merece un capítulo especial. El “Oporto de Vilas Boas”, como quedará para la historia. Campeón de liga, de Copa, y de una Europa League que vivió una final 100 % portuguesa. Gran protagonista europeo...con el permiso del FC Barcelona, que volvía a la tierra prometida derrotando al United con una suficiencia insultante. No deberíamos olvidar tampoco las participaciones del Schalke 04, alcanzando la mayor cota de su historia (semifinalista, tras superar al vigente campeón entonces) o del Apoel, uno de esos equipos que para muchos son convidados de piedra en la competición pero que demostró que los goles no solo entienden de presupuestos logrando ser campeón de grupo.

En Sudamérica, Santos (campeón por tercera vez en su historia) y Peñarol disputaron la Final de una Libertadores con tintes históricos por la tradición de las escuadras, mientras que la Universidad de Chile, la U, lograba la Copa Sudamericana tras derrotar a Liga de Quito, y consiguiendo el primer trofeo internacional para su país desde que Colo Colo ganara la Libertadores en 1991. En Asia, Al Sadd, y en Africa, el Esperance tunecino, hicieron lo mismo, alzando sus respectivos trofeos continentales. Tampoco olvidaremos fácilmente al Mazembe, equipo que hizo soñar al mundo del fútbol con un Campeón Mundial africano de manera oficial.

Seguimos este viaje de recuerdos y países añadiéndole algo más de toque cafetero, refrescando cómo en un lluvioso 21 de mayo el Slovan de Bratislava se convirtió en el equipo con más títulos ligueros en Eslovaquia deshaciendo el empate a cinco que existía con el MŠK Žilina , que había ganado el título liguero tan solo un año antes. O como Ried im Innkreis, localidad austriaca de poco más de 11.000 habitantes, vio como su equipo de fútbol consiguió en mayo la Copa de Austria, segundo título (tras la copa de 1998) en sus 99 años de historia, con dos españoles participarndo en la final, Iván Carril Regueiro y Ignacio Rodríguez Ortiz. Mientras en Bielorrusia, el BATE se proclamó campeón, nada menos que por ¡sexta! Vez consecutiva.

Y más alla de todos esos acontecimientos, tendremos flashes de determinados instantes, como la camiseta de Mario Ballotelli con su “WHY ALWAYS ME?” , la sangre fría del jugador austriaco del WSG Wattens Armin Hobel, quien tiró el penalty decisivo de la promoción de ascenso a la Erste Liga a lo Panenka..... y lo falló (el Blau-Weiss Linz consiguió el ascenso), el salto de Cristiano Ronaldo en Mestalla, el slalom de Messi en el Bernabéu, el gol de Rooney al City, la lesión de Villa en el Mundial de Clubes, el desplome de Miguel García del Salamanca que nos puso a todos el corazón en un puño, el gesto -ya familiar para todos- de Marcelo Bielsa mirando por encima de las gafas ya como entrenador del Athletic,...incluso menos relacionadas con el fútbol se nos cuelan imágenes, de Rugby, la consecución por parte de Nueva Zelanda del mundial o la frescura de la selección de Gales en esa competición, (mención también a la remontada del Leinster en la final de la Heineken Cup) o incluso algún componente cafetero con su equipo de amigos, logrando su tercer Trofeo a la Deportividad. Si nos permitís particularizar un poco en nosotros, ya que estamos, 2011 quedará también marcado por ratos como los compartidos con Anton Polster o Xabier Azkargorta, o la presentación de Frases de Fútbol, del que ya se ha editado incluso una segunda edición, o el recuerdo de participar en esa bendita locura que es el Three Sided Football.

Siempre el fútbol de por medio.

Y es que el fútbol vive. Y con él, en sus alrededores todavía quedan oasis de inteligencia y sentido común donde hablar y leer de fútbol y sus historias. Como en las redes sociales, que nos descubren, entre tanto mostrenco, personas razonables e inteligentes que te aportan puntos de vista nuevos o diferentes.

De momento, hasta que crezca este 2012, tenemos esta foto de su hermano mayor. Eso si, ya estamos deseando que comience la acción para seguir, todos juntos, mirando ese objeto que bota más o menos, en barro, en césped, o en césped artificial, pateado y cabeceado por artistas o por guerreros.

Lo haremos juntos.

Pd: En este post han colaborado, aparte de los editores, nuestros amigos Xtaoth, Busculita, Ernesto, Manguac, Fer, Julio Bayón Torres y Sargón de Akkad y el mencionado Julio P. Gaipo. Nuestro reconocimiento y agradecimiento especial hacia ellos.

4 comentarios:

Mucho Huevo dijo...

Tenes algun mail de contacto?

Juampex dijo...

Lo tienes a la derecha, pero de todos modos es este:

cafefutbol (arroba) gmail.com

Saludos.

xtaoth dijo...

Poco más que decir al resumen, al fin y al cabo, lo hemos hecho entre todos :P.

(¿Soy yo o me faltan las sorpresas coperas?)

Garrincha dijo...

Esas siguen estando vigentes, igual Mirandés y Córdoba se meten en cuartos, ¡que grandes!