.

.

Home sweet home

Las fechas navideñas, los dulces típicos, el retorno a casa. No para todos este regreso significa volver al lugar donde nacimos, ya que hay muchos lugares que pueden ejercer de hogar según la persona. Si hablamos de fútbol y de Thierry Henry, su casa es allá donde juegue el Arsenal, antes en el mítico Highbury, hoy en el remozado Emirates Stadium.

Como decía, estos días el francés estuvo entrenándose con sus antiguos compañeros hasta 2007, cuando abandonó Londres para buscar en Barcelona la ansiada Copa de Europa que coronase una carrera espléndida a la que quizá únicamente le ha faltado el Balón de Oro. Tras lograrlo se marchó a Estados Unidos para pasear su clase con los New York Red Bulls, en un retiro dorado del que desde hace año y medio nos llegaban con cuentagotas imágenes de algunos de sus goles y jugadas más estéticas.

Justo cuando nadie esperaba verlo de vuelta por los grandes escenarios europeos, los entrenamientos con los Gunners han derivado en una cesión de 2 meses (hasta que se reanude la competición norteamericana), al estilo de lo que hizo no hace mucho Beckham en el Milan.

Anoche entró en el terreno de juego sustituyendo a Chamakh a los 68’ de juego. Rompía en aplausos la afición de la que es ídolo, la misma que se santigua frente a la estatua del francés a la entrada a su estadio. ¿Y qué ocurrió 10 minutos más tarde? Magia. Lo que ellos disfrutaron durante 8 campañas volvió a suceder con una definición elegante, como acostumbra Henry, dejando en el paladar ese sabor que solo desprenden los grandes. Gol, 1-0, eliminado el Leeds United, billete para 16avos de FA Cup. Ojalá que esta solo sea la primera de muchas perlas mientras dure aquí:


szólj hozzá: Arsenal.1-0.Leeds

Nosotros también estamos volviendo poco a poco. El receso navideño no solo han significado vacaciones sino también bastante trabajo y estudio para todos. Gracias por estar siempre ahí.

2 comentarios:

Onopko dijo...

Vaya, que manera de volver a casa, verdadero profeta de su club.

Muchas gracias por volver del receso navideño!

mundo tenis dijo...

Que grande Henry!, después de muchos años lejos de su equipo, entró en el segundo tiempo y definió el partido, sin duda un jugador que mereció el balón de oro en su momento, cuando jugaba en aquel equipo invencible de 2004 y sin duda es uno de los mejores jugadores de la historia del Arsenal.