.

.

¿Se está estancando el fútbol africano?

Se extraña a Samuel Eto'o
Como todo el mundo sabe estos días se está desarrollando la Copa de África 2012 en Gabón y Guinea Ecuatorial, una edición a la que le ha costado arrancar pese a la buena disposición de sus participantes pero donde se están produciendo algunas sorpresas que invitan a seguir con atención lo que acontece en el continente negro.

Las eliminaciones de Senegal a manos de Nzalang Nacional (selección de cuyos éxitos me alegro enormemente por la cercanía de su gente) y Marruecos ante Gabón me ha llevado a replantearme las últimas horas la cuestión que da título a esta entrada: ¿se está estancando el fútbol africano?
   
Usar el argumento de la ausencia en el torneo de grandes combinados nacionales como Egipto, Camerún, Nigeria o Sudáfrica (incluso me atrevería a meter a Argelia, mundialista en 2010) no le debe quitar brillo a la CAN, más bien debe servir para honrar a quienes supieron eliminar a unos rivales cuyo potencial y experiencia se saben superiores.
   
En esta entrada pretendemos ir más allá de ello, con un pequeño estudio de la evolución de los equipos para tratar de encontrar las razones por las que las potencias continentales han entrado en barrena y caen ante conjuntos teóricamente más débiles, un fenómeno que viene sucediendo desde hace pocos años pero que ha supuesto grandes debacles en las escuadras mencionadas anteriormente.
   
Para ello revisamos los participantes y así como el desempeño en las Copas del Mundo de 2002 (Korea-Japón), 2006 (Alemania) y 2010 (Sudáfrica), ciñéndose el muestreo únicamente a los últimos 12 años:




Exceptuando las grandes actuaciones de Senegal en 2002 y Ghana en 2010 (las estrellas negras en 2006 también clasificaron a octavos) son oasis en el desierto de un continente plagado de talentos pero que no funcionan como bloque cuando se unen bajo una misma bandera.

Son bastantes las decepciones estos últimos años: ningún anfitrión había quedado eliminado jamás en 1ª ronda de una fase final mundialista, cosa que le sucedió a Sudáfrica en su Mundial. En 2002 Camerún traía un plantel sensacional (Foe, M’Boma, Eto’o, Song, Wome, Job…) que cayó en una floja primera fase en la que Alemania e Irlanda los superaron. Nigeria siempre se ha visto superada pese a los Okocha, Enyeama y compañía…

Poco o nada se le puede achacar a Costa de Marfil, eliminados en la primera fase tanto en 2006 como en 2010 aunque debieron lidiar con sendos grupos de la muerte. Casi da más sensación de selecciones aisladas que realizan un gran campeonato, pero no de un buen trabajo como bloque. En ese aspecto, se puede decir que Asia ya les ha igualado los últimos años, clasificando incluso a dos selecciones a la segunda fase del mundial sudafricano.

Por otro lado, si revisamos todas las CAN de este siglo (6 en total, una cada dos años desde el 2000), salvo alguna ausencia llamativa en anteriores ediciones nunca faltaron tantos grandes como en esta ocasión.

Convengamos que un importante rasgo característico del deporte de selecciones es el carácter generacional de los combinados que llegan a formarse para defender un sentimiento y unos colores. Pero esta premisa tampoco excusa fracasos significativos como los de Camerún o Nigeria, que ni si quiera estuvieron entre los mejores segundos de grupo. Especialmente sangrante fue lo de Sudáfrica y Egipto (actual tricampeona y máxima vencedora histórica), relegados por la floja aunque entusiasta Níger.

No, los planteles mencionados pueden tener algún altibajo, pero no decaer de forma tan estrepitosa con horribles actuaciones culminadas en fases de clasificación para el olvido.

 
¿Está superando el músculo al talento? ¿Es solo un pequeño bache generalizado, una mala racha? ¿Hasta que punto son culpables las federaciones impacientes por conseguir resultados inmediatos? Esperemos que así sea, ya que particularmente como amante del fútbol me encantan las sorpresas (fundamentadas en una buena base) pero me duele ver que los mejores se derrumban con una sencillez pasmosa, signo inequívoco de un posible estancamiento a nivel colectivo. Espero que la resurrección africana llegue pronto. Por calidad, fuerza y ganas no será.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu opinion tiene mucha logica, estas en lo muy cierto. Yocreo que pasa lo mismo que con selecciones como Peru, que tienen grandes jugadores, pero al momento de unirse, no funcionan.
PD:Mi Blog es super-estadio.blogspot.com

cityground dijo...

Yo al fútbol africano lo veo estancado esta última década, en los 80 y 90 evolucionaron mucho.

En los dos últimos Mundiales solo Ghana ha logrado superar la fase de grupos, siendo una selección muy organizada cosa que ha brillado por su ausencia en el resto de selecciones que han dado en algunos casos un nivel muy pobre.

Ahora mismo veo al fútbol asiático con Japón o Corea del Sur en mayor progresión. Se nota un trabajo más continuado y serio en esas selecciones, muchas selecciones africanas cambian de seleccionador como de camisa y con nula planificación.

Espero que las selecciones africanas mejores porque Camerun, Nigeria, Senegal, etc... en su momento eran una bendición en los Mundiales.

Beto dijo...

el futbol africano es el unico q practicamente esta sufriendo la desicion de FIFA de permitir cambiar de seleccion si has jugado con una sub 20, sub 17...etc. Los paises europeos se quedan con los mejores jugadores, q de hecho ya juegan en sus canteras.