.

.

El lugar de Messi en la historia

De un tiempo a esta parte està creciendo un fenòmeno al que cada vez respaldan màs voces. Para sorpresa de muchos, entre los que me incluyo, empieza no a discutirse si Messi està entre los mejores de la historia, sino a afirmarse que ya es el nùmero uno de todos los tiempos. Por ello, buscando fomentar un debate a la vez que expongo mis razonamientos para declinar tal posicionamiento, vierto mis pensamientos:

Me desmarco de todos aquellos que usan las increìbles cifras del astro argentino para hablar ùnicamente de una. 24 años tiene Lionel y ya se habla de superioridad sobre sus compatriotas Maradona y Di Stèfano, sobre Pelè y Cruyff (los que comunmente suelen tomarse como ‘4 grandes’). Por un lado, la edad le avala para llevar a cabo durante toda la esta dècada su obra, en la que siguiendo màs o menos a este nivel pocos acabaràn dudando de su liderazgo històrico. Empero, en este punto no entrarè en comparaciones con lo hecho a esa edad por sus acompañantes en el Olimpo, màs bien delego porque esperemos al final de su carrera para evaluar firmemente y con una visiòn mucho màs limpia y global los mèritos del rosarino.

Por que, ¿y si sufriera alguna lesiòn grave como le sucediò a Ronaldo Nazario o a Maradona? ¿Y si se da a la juerga como Ronaldinho u otros tantos? (algo bastante lejos de su perfil, por otro lado) ¿y si cae en ‘mundos oscuros’ como El Diego? U otra mucho màs sencilla: ¿y si por aquellos avatares comenzase a recaer su rendimiento sideral? ¿Si deja de ganar tanto con el Barça y de marcar tantos goles seguirà viva la misma corriente respecto a su figura?

Respetando todo tipo de ideologìas, colores y lìneas de pensamiento, hay que tener en cuenta una serie de condicionantes que hacen que aficionados y expertos, jugadores, tècnicos y directivos, se planteen tan seriamente la cuestiòn pese a la mucha carrera que le queda por delante a Messi. Por ejemplo: ¿serìa tan decisivo en un habitat diferente? Si bien un club no es una selecciòn, quizà sus actuaciones con la albiceleste podrìan dar respuesta a tal incògnita. Pero tampoco serìa totalmente justo, ya que ni los tècnicos ni los compañeros del combinado nacional lo conocen tan bien como los Guardiola, Xavi, Iniesta y demàs ni ha estado tanto tiempo con ellos.

Pero ¿acaso necesitaron tantas oportunidades el resto de grandes històricos para rendir con sus paìses? Caso aparte Di Stèfano (campeòn de Amèrica con Argentina pero que ni con ellos ni con España llegò a jugar un Mundial por diversas cuestiones), los Cruyff, Beckenbauer, Puskàs, Pelè, Garrincha y Maradona se consagraron en la màxima cita futbolìstica. Ni todos fueron campeones mundiales ni todos alcanzaron tal hito a la primera, pero si le llevan esa ventaja a Lionel. Eso sì, el culè disputarà al menos los Mundiales de 2014 y 2018 (salvo debacle argentina) en una franja de edad en la que aùn andarà al màximo de sus capacidades fìsicas, dos oportunidades que seguramente ya rondan por su cabeza para engrandecer su figura con un trofeo que pocos pueden presumir de poseer.

Otro reto que se me antoja importante es el del cambio de aires. En Europa nos lamentamos (al menos los màs viejos) de no haber podido disfrutar de Pelè en nuestras ligas, pero tambièn se le achaca al brasileño que nunca sufriò los rigores de un fùtbol mucho menos alegre que el suyo, aunque en honor a la justicia hay que reconocer que en su època el fùtbol en Brasil y en Sudamèrica en general a veces era muy violento con los artistas del balòn (y ojo, aunque no le regalan caricias a Messi tampoco se pega como antes, existiendo miles de ojos màs gracias a la televisiòn y sostenièndose sobre los defensas muchìsimas màs crìticas y sanciones que antaño).

Continuando con lo anterior, Maradona triunfò con màs de una camiseta y a ambos lados del charco, al igual que Di Stèfano. Cruyff es el padre deportivo del mejor Ajax de siempre y el ideològico de un Barça legendario que le sigue debiendo mucho. Puskàs tuvo pràcticamente dos carreras, ambas sensacionales. Y asì, podrìamos seguir con alguno que otro màs, pero creo que la idea ya està clara. Dudo que el rendimiento de Messi no fuera maravilloso en cualquier otro campeonato del mundo, pero me gustarìa verlo enfundarse una o dos zamarras màs de clubes a lo largo de su carrera (una deberìa ser la de Newell’s en sus ùltimos 2-3 años), gambeteando ya fuera en Inglaterra o Italia, quien sabe si reviviendo las carreras vertiginosas de George Best u Omar Sìvori.

Un debate tan nimio como imaginativo es si Messi hubiera reinado en otra època. Hay quien afirma categòricamente que si, y quien dice lo contrario. Yo, sinceramente, tengo mis dudas, para empezar porque hace medio siglo no existìan los avances mèdicos que le hubieran permitido el tratamiento hormonal para superar sus problemas de crecimiento. Parecerà una barbaridad, pero es asì. ¿O no se dice que los que antes jugaban andando ahora no lo podrìan hacer por el ritmo vertiginoso del balompiè actual? Bueno, tampoco existìa antes la preparaciòn fìsica, el cuidado alimenticio ni tanta vigilancia como ahora sobre el deportista. Por esa regla de tres, quizà George Best ahora mismo serìa tanto como Messi, o Garrincha con una vida màs saludable, aunque quizà sin sus quebradas piernas (una ventaja congènita maldita) no hubiera llegado a ser el que fue... o hubiera sido imparable. Son meras conjeturas que muchas veces rozan la estupidez, pero sobre las que merece la pena reflexionar un momento antes de emitir ciertos juicios.

Se dice que con el nacimiento de las competiciones continentales de clubes junto a la mayor difusiòn del fùtbol (ya fuera por sus propios fans o las transmisiones de radio) llegò la gran hegemonìa de Di Stèfano. Antes de que su estrella se apagara definitivamente ya habìa demostrado Pelè de lo que era capaz a ojos del mundo, un honor que repitiò 3 veces en la madre de todas las copas. Tras èl llegò Cruyff, aquel que dicen que liderò un nuevo balompiè, màs moderno y que todos pudieron disfrutar por televisiòn. Finalmente apareciò Maradona, un genio incontrolable que levantò el orgullo de su naciòn, hizo apologìa de su amor por Boca, llevò al Nàpoles hasta los cielos y cayò el mismo en los infiernos, los cuales visitò màs de lo que nos gusta recordar. Ronaldo, Zidane y Ronaldinho nos han maravillado despuès, pero por una u otra razòn pese a reunir cualidades de sobra nunca llegaron a alcanzar la excelencia de los otros cuatro, si bien su permanencia en el Olimpio no se discute.

En definitiva, para mì es tan complicado como injusto hablar de un mejor jugador de todos los tiempos. La fantasìa nos permite elaborar alineaciones de ensueño cuyos partidos se juegan en el terreno de la imaginaciòn, pero desgraciadamente no podemos juntar a todos los virtuosos de siempre en el mismo contexto. Siempre se ha jugado 11 contra 11 con una pelota de por medio, pero los condicionantes de cada època no han sido los mismos, lo que nos empuja a un ejercicio de mayor responsabilidad: maravillarnos con la grandeza de cada genio en su momento, e introducir a Messi en el selecto grupo de los elegidos, un reconocimiento que se ha ganado a base de bien. En sus pies està pelear por convencer a màs gente de que ni hay ni ha habido ninguno como èl. La empresa se antoja memorable, pero por fortuna para sus contemporàneos nosotros podremos deleitarnos con ella.

3 comentarios:

Kbro dijo...

Messi ya es el quinto grande ahora solo falta ver si se convierte en el mejor de la historia,por precocidad ya lo es y seguramente lo sera

xtaoth dijo...

Estoy de acuerdo en que a Messi le falta 'acabar su carrera' para completar la guinda, y que hay casos como los de Ronaldinho que se discutieron y que él mismo se encargó de tirar por el retrete con su mala vida.

Pero, por contra, tendemos a olvidar un par de cosas: La precocidad de Messi que sí, tiene 24 años pero viene jugando con el Barcelona desde los 17. A los 19 años ya era una estrella consagrada y, desde entonces, cada temporada ha mejorado un poco más. Y lo más difícil de todo, es mucho más rápido contar los partidos que ha hecho malos que empezar a contar aquellos en los que la ha liado. Como dijeron por ahí, Maradona era Maradona de tanto en cuando, mientras que Messi es Maradona todos los días.

Yo creo que Messi está al nivel de los cuatro grandes. De hecho, le están exigiendo más que a los cuatro grandes para convertirse en el quinto grande, y esa es la prueba de que es uno de ellos.

Por ejemplo: A Pelé no se le recuerda triunfando fuera del Santos (si, está Brasil, pero esa Brasil era medio-santos, es como si a Messi le diesen la oportunidad de jugar con España).

Di Stefano no triunfó con ninguna selección, puede que por causas externas, pero si tener a Maradona como entrenador no es causa externa...

Cruyff tuvo una vida deportiva triunfal corta (si contamos desde la primera final de champions del Ajax hasta la final del mundial del 74). Y en el Barça influyó más como entrenador que como jugador (una liga y una copa en cuatro años, no es mucho...)

Maradona tuvo de todo menos una vida ordenada. En Europa pasó por bastantes equipos, pero sólo triunfó en el Nápoles. Si quitamos sus años oscuros en Barcelona o todos los que pasó después del Nápoles, nos queda bastante poco de Maradona a nivel de Clubs.

Pero a ninguno de ellos se les exigió superar todo eso para ser considerados el mejor. Lo que se les exigió es dominar en un momento determinado el futbol con puño de hierro. Y eso es algo que Messi está haciendo ahora a un nivel que no hizo ni Ronaldinho, ni Zidane, ni -aunque le pese mucho- Cristiano Ronaldo (que es el que más se le acerca).

Sin embargo, a Messi se le exige 'intangibles'.

Se le exige ser campeón con Argentina cuando Argentina está cometiendo errores de bulto como intentar imitar a un equipo como el Barcelona en vez de buscar su verdadera identidad y aprovecharse de Messi dentro de esa identidad

Se le exige una carrera larga cuando ya ha tenido mas años triunfales (no cuento títulos) que muchos con los que se le compara

Se le exige cambiar de camiseta cuando lo que quieren decir es 'cambiar de equipo', y realmente ha triunfado con Guardiola y ha tirado del carro en la época oscura de Rijkaard (un equipo que jugaba con ocho gracias a Henry, Deco y Ronaldinho).

Así pues, para mi Messi ya es grande, porque domina el fútbol como Jordan dominó el Basquet.

PD: las comparaciones de época me las salto porque es un ejercicio de imaginación que no podemos llevar a cabo.

Ice David dijo...

Messi es más potente jugador de fútbol del mundo, me gusta! ! !Este es un buen artículo. Me encanta Barcelona, que era un gran fan de Barcelona, que quería obtener una camisetas de futbol firmada de messi. También espero que el Barcelona puede lograr buenos resultados.