.

.

Juventus, City, Boca… favoritos en mal momento

Ultimamente hay una tendencia que estos dìas se ha confirmado con nombres propios que nadie esperaba ver en ciertos apuros, pero con los que se han encontrado de lleno quizà en el peor momento posible. Todos pincharon sorprendentemente entre semana y todos han vuelto a hacerlo ayer. A priori, hasta hace muy poco nadie dudaba de su bien ganada fama de conjuntos solventes, capaces de superar las màs complicadas situaciones con recursos que escapaban lejos de la capacidad de sus rivales. Pero estos dìas algo ha cambiado, tornando el debate hacia un dubitativo ¿mal momento puntual o tendencia negativa?

Manchester City
Dijo Yayà Tourè hace tiempo que ellos acabarìan siendo mejores que el Barça. Dijimos todos que algo habìa cambiado en Inglaterra cuando a finales de octubre los citizens masacraron 1-6 a sus vecinos del United. El cambio de ciclo parecìa claro. Sin embargo, lo que ha cambiado es la cara de un City al que era una alegrìa ver jugar pero que con el tiempo ha avergonzado a aquellos que los veìamos capacitados para reinar incuestionablemente en Inglaterra y presentàndose como alternativa fiable en Europa.

Mancini deja mucho que desear en aspectos tàcticos. Su lectura de ciertos partidos le està saliendo muy cara a su equipo, que ha dejado escapar demasiados puntos ante rivales netamente inferiores. El balance entre calidad de su plantilla y resultados es altamente cuestionable, teniendo en cuenta que va a rebufo de su gran rival en plena recta final, que ya cayò eliminado en Champions League, Carling Cup y FA Cup (en èsta ùltima en casa ante los Red Devils) e incluso tiene en contra la eliminatoria de Europa League ante el Sporting portuguès.

La derrota ante el Swansea City no parece alterar el ànimo de unos jeques que confìan ciegamente en el tècnico transalpino, cuya dudosa capacidad vuelve a quedar en entredicho en un momento delicado, justo cuando el transatlàntico que dirige necesita del mando de un navegante adecuado a las circunstancias, no de un simple conductor de lancha. Una vez màs, y van ya demasiadas, Mancini vuelve a dejarse en evidencia a si mismo y pone en peligro la que debìa ser la temporada màs gloriosa del Manchester City. En este punto me pregunto, ¿lograrà al menos un tìtulo de aquì al final de la campana?
Boca Juniors Apenas una semana atràs todo eran elogios para el equipo de Falcioni: sòlidos, serios, pocos dados a las florituras pero altamente fiables. A punto de alcanzar el rècord de imbatibilidad del Virrey Bianchi, Fluminense les bajò de la nube derrotàndoles en La Bombonera en el duelo màs interesante de la jornada de Copa Libertadores. Los brasileños desnudaron todas las carencias xeneizes, dejàndolos en evidencia en el mejor marco posible. Su clasificaciòn a octavos, comprometida, y su fiabilidad, alborotada.

Pero aquello se considerò un accidente ante un gran equipo, algo que le puede suceder a cualquiera. De vueltas al torneo local, lo acaecido anoche en el mismo escenario solo puede calificarse como històrico. Pero ojo, tambièn como derrota estrepitosa. Caer asì contra el colista y ante tu gente se hace difìcil de explicar, màs aùn por como se desarrollò el encuentro. Si, era Independiente, otro grande aunque tan venido a menos que cerraba la tabla con cero puntos en cuatro encuentros, encarando a un lìder invicto que necesitaba redimirse de la derrota entre semana. ¿Cabìa esperar lo que acabò sucediendo?

Nada menos que 4-5 se impuso el Rojo, con un hat trick del 'Tecla' Farìas que puso patas arriba el partido, logrando sus dos ùltimos tantos en los instantes finales para darle vuelta a un choque que parecìa acabado cuando Boca culminò su remontada. Casi mejor, vean el vìdeo:



Independiente se regocija, aunque da que pensar que sus jugadores puedan llevar a cabo una gesta asì cuando apenas unos dìas atràs se marchaba Ramòn Dìaz despedido. La cama se la hicieron linda. A Boca no le queda otra que relamerse de sus heridas ya que pasado mañana tienen un duelo vital ante Arsenal por la Libertadores, en el que otra derrota los dejarìa pràcticamente fuera sembrando la discordia en un vestuario que hace poco demostrò no estar tan unido en torno a sus figuras màs importantes como pareciera.

Un apunte para acabar. Tigre, actual lìder del Clausura, es penùltimo en la tabla de promedios. De acabar hoy el torneo serìa campeòn y descenderìa. Un sinsentido màs de los habituales patrocinados por la AFA, esos amigos de la plata pero enemigos del fùtbol argentino.

Juventus
Acabamos con la Vecchia Signora. 6 empates en los 7 ùltimos encuentros ligueros. Invictos, sì, pero cuatro puntos ya por debajo de un Milan que no es tan sutil con el balòn pero si sabe mejor que hacer con èl. Conte parece estar desquiciado, ya que al no encontrar las soluciones oportunas en ataque ha llegado a tomar decisiones cuanto menos controvertidas, como no dar ni un solo minuto a Matri el pasado mièrcoles ante el Bologna, partido en el que el entrenador bianconero acabò expulsado.

Tras llevarse con justicia los halagos consensuados del mundo del fùtbol en tramo inicial de la campaña, la Juventus ha entrado en una espiral difìcil de resumir. No juega mal, domina a sus contrarios con claridad, concede pocas ocasiones y encaja menos goles, creando las oportunidades suficientes para vencer con solvencia. Entonces, ¿què sucede? Algo tan simple como desesperante: que la pelota no entra.

Para muestra un botòn. Ayer rindieron visita al Genoa, ante el que cumplieron las premisas anteriormente expuestas. El rèdito final fue otro empate sin goles tras un par de lanzamientos a los palos, un gol (bien) anulado a Simone Pepe y un sinfìn de ocasiones desperdiciadas que los dejan impotentes con otro punto mientras en la Lombardia el cuadro rossonero suma de tres en tres.

Por si ello fuera poco, el destino caprichoso les ha reservado el que posiblemente sea el tramo màs duro de la temporada para este delicado momento. Sus pròximos partidos son: visita a la Fiorentina, reciben al Milan en la vuelta de semifinales de la Coppa Italia, algo que tambièn haràn ante Napoli e Inter de forma consecutiva. Luego viajan a Sicilia para medirse al Palermo antes de que la Lazio viaje al Juventus Stadium. Como ven, una serie de encuentros frenètica, donde si el aficionado bianconero quiere ser positivo al menos los choques màs complicados los disputaràn al calor de su pùblico.

1 comentario:

Kbro dijo...

Mancini es demasiado racano,no tiene ambicion.
Lo de los descensos en argentina no tiene nombre,es raroraro.
Forza Juve volveras a reinar,Alex se merece una liga para despedirse.Borriello no matri si