.

.

El sinsentido de la post-temporada turca

Albert Riera (Galatasaray)
Como cada año a estas alturas entramos en la fase decisiva de la mayoría de las ligas europeas, excepción hecha de las escandinavas (excluyendo a la continental Dinamarca) y alguna más como la irlandesa. Y como cada año, asistimos atónitos a los extraños formatos que permanecen en el tiempo o se inventan los gestores de cada campeonato con el objetivo de otorgar mayor emoción a unas ligas que acaban desnaturalizando. Es el doloroso caso de Bélgica, que insiste en su modelo, o de Turquía, que prueba fórmula con un éxito aún por evaluar.

La Süper Lig otomana finalizó su temporada regular hace una semana, con el Galatasaray como líder destacado tras las 34 jornadas disputadas. A nueve puntos se ubicó el Fenerbahçe, distancia suficiente que indica que los del barrio de Galata hubieran sido justos campeones. Tercero y cuarto respectivamente aparecen Trabzonspor y Besiktas bastante más lejos. Por su parte Manisaspor, Samsuspor y Ankaragücü ya descendieron.

En cualquier otro momento esto hubiera significado que el Galatasaray se proclamaba campeón, accediendo directamente a la fase de grupos de la Champions League 2012/13, mientras Fenerbahçe tendría que obtener su lugar tras superar las rondas previas. Trabzonspor, al que vimos esta temporada en la máxima competición continental, se habría clasificado directamente para la fase de grupos de la Europa League 2012/13, mientras Besiktas y Eskişehirspor habrían tenido que batirse con otros conjuntos para acceder a tal instancia. De hecho, el campeonato turco habría finalizado el mes que viene, como suele ser habitual en año de Eurocopa (aunque Turquía finalmente no obtuvo el pase).

Pues no. Quizás temerosos ante el avance de modestos como Bursaspor o Sivasspor, quizás empeñados en dar un mayor impulso a su fútbol, que de por sí ya es emergente, buscando hacerlo más atractivo para el futbolista extranjero y el aficionado local o quizás solo con el objetivo de recaudar más (vaya usted a saber la verdadera motivación), esta campaña los 8 primeros clasificados se dividen en dos grupos con objetivos diferentes.

Los cuatro clubes más poderosos del país juegan una liguilla entre sí a ida y vuelta para determinar el campeón (así como las principales plazas europeas), seis partidos por equipo en total para los que han reducido previamente sus puntos a la mitad y redondeando al alza en caso de “medios puntos”. Es decir, si un equipo tenía 55, los 27’5 resultantes se redondean al alza para obtener 28. Concretamente ese ha sido el caso del Besiktas, que iniciaba esta fase con la misma puntuación que el Trabzonspor, que en la temporada regular los había aventajado en uno.

El primer encuentro se disputó ayer con victoria 2-0 de los canarios sobre el conjunto de Trabzon, lo que a falta del Besiktas-Galatasaray de esta tarde los acerca a dos puntos del liderato. Lo triste del engendro, es que al igual que ya sucediera el año pasado en Bélgica (cuando el Genk se llevó injustamente una liga que pertenecía al Anderlecht), ahora puede volver a suceder en Turquía si finalmente Galatasaray, equipo que ha demostrado a lo largo de 34 jornadas su supremacía (en eso consiste una liga), no obtuviera finalmente el título de campeón.

Por completar, agregar que Eskişehirspor, Ïstanbul BB, Sivasspor y Bursaspor, los componentes del otro grupo, pelean con las mismas condiciones por la restante plaza para las eliminatorias previas de la próxima edición de la Europa League.

Como siempre, seguiremos el desarrollo de la liguilla tanto este escenario como en aquellos otros que se reparten por la geografía europea, una “moda” que ojalá no se extienda en el tiempo ni se reproduzca en otros países por el bien del fútbol.

5 comentarios:

Juampex dijo...

Yo este tipo de cambios de formato de verdad que no los entiendo. Ni siquiera los playoffs de ascenso (aunque sean emocionantes) que se hacen aqui en España.

Me gustaba la idea de la antigua promoción, con un equipo que había militado en primera luchaba con uno de segunda para ver quien "merecía" (remarco las comillas, porque no deja de ser un resultado puntual), pero este tipo de playoffs entre equipos que ya se han medido entre si...como que no.

Kbro dijo...

Menudas ideas de bombero tienen los turcos,aunque para chapuceros los argentinos.

Luchi dijo...

La liga turca prueba este formato para "evitar" los arreglos de partidos como sucedió la temporada pasada con Fenerbahce.. Galatasaray va a ser el campeón de todos modos, por algo somos el más grande del país. Vamos Cimbom !

Gonzalo dijo...

Grande Luchi <3 venía a aportar lo mismo, ojalá en Chile y México entiendan esto y dejen estos sistemas que parecen copa en vez de liga...

Si no llega a salir camepona la U de Chile sería una injusticia tremenda, lo mismo que acá con el Galatasaray

Garrincha dijo...

Entiendo que se intenten hacer desaparecer los sobornos, pero no sé si el cambio de formato es lo mejor. Si en vez de ser Trabzonspor o Besiktas los que entraban (bastante lastrados) en la pugna por la liga hubiera sido un conjunto con el que los otros dos grandes de Estambul no tenían rivalidad, perfectamente lo podían haber sobornado también. Al fin y al cabo, quizá no exista un sistema perfecto.

Pero si podemos hacer que sean más justos, y sinceramente no se me ocurre nada más justo que proclamar campeón a un equipo que ha obtenido más puntos que todos los demás en un sistema de ida y vuelta todos contra todos. Vamos, lo que viene siendo una Liga de toda la vida.

Soy contrario a las liguillas posteriores, playoffs, etcétera porque suele darse mucho el caso de que no gana el que lo ha merecido antes. Lo he visto muchísimas veces en México con Cruz Azul y el anterior campeonato con Chivas. Lo vi el año pasado con el Anderlecht en Bélgica y lo he visto en otros campeonatos más (como el año pasado con Emelec en Ecuador).

Saludos!