.

.

Wide right: el soccer y los Buffalo Bills


Es curioso como a veces el cerebro recupera información que tiene almacenada en el momento más inesperado.

Como algunos saben, y si no ya me encargo yo de contarlo, aparte del fútbol, servidor siente una especial devoción por otro deporte, el fútbol americano. Dos deportes que más allá de una parte del nombre (el verdadero nombre de "nuestro" fútbol es Fútbol Asociación) y el número de jugadores dispuestos en el terreno de juego, pocas similitudes más. Pero el pasado sábado se me activó un recuerdo que ejercía de puente entre ambos. Los Buffalo Bills. Sí, un equipo de la NFL. ¿Que qué historia tienen detrás que pudiera emparentarles lejanamente con lo que estaba viendo? Yo se la cuento.

Los Buffalo Bills son el único equipo en toda la historia de la NFL que ha conseguido alcanzar la Superbowl durante cuatro temporadas consecutivas, hazaña -aun no igualada- que consiguieron en la época dorada de la franquicia, a principios de los años 90. Formaban un equipo más que competitivo, liderado por un eficiente Quarterback como Jim Kelly (no confundir con Gene Kelly) y el running-back Truman Thomas.

La primera de ellas, fue un canto a la agonía de la esperanza. En esa ocasión los Bills se enfrentaban a los Giants de Nueva York (vigente campeón, por cierto) En un partido con un tanteo igualado durante todo su desarrollo. Restaban solo ocho segundos cuando intentaron un field goal (un tiro a palos) de 47 yardas que hubiera supuesto la victoria.  Una distancia díficil, pero ni mucho menos imposible, para un kicker profesional.

Si les cuento que tras aquella jugada, se acuñó la expresión Wide right para evocarla, e incluso, según algunas fuentes, sirvió de inspiración para la película Ace Ventura, pueden hacerse a la idea de lo que ocurrió. Aquí teneis el video:


Efectivamente, los Buffalo Bills perdieron esa Superbowl, la más igualada de la historia en tanteo, por un solo punto (20-19) y por un chut que se fue mas o menos un metro a la derecha de los postes . Las tres siguientes ediciones, recordemos que consecutivas, también salieron derrotados. Registro tampoco igualado por ninguna franquicia a fecha de hoy. (hay más equipos que han perdido cuatro Superbowls, pero nunca consecutivamente)

Si hubiera que equiparar la Superbowl con un partido de fútbol (soccer, para los norteamericanos, ya saben), por importancia mediática, deportiva, incluso histórica, solo cabría asimilarla a la final de la Champions League o a la de la Copa del Mundo. Al no tener una frecuencia anual, obviamente, hemos de descartar esta última. Conocido todo este contexto, no resulta un esfuerzo sobrehumano establecer un paralelismo entre ese "Wide Right" de Scott Norwood y el penalti fallado por John Terry en la final de Moscú de justo hace cuatro años. El balón estuvo más cerca de entrar en el caso de los Bills, pero el azar quiso que el capitan londinense resbalara. añadiéndole el punto de crueldad que lo equipara. Curiosamente, el lanzamiento de Terry también se fue a la derecha de la portería. Otro Wide right.

El paralelismo con los Bills, ese recuerdo, se me presentó de manera casi palpable en tres ocasiones al ver la final del sábado pasado.

La primera, al ver como tras 80 minutos de empate a cero, Mueller remataba a la red un gol que llevaba un cierto aroma de título. Pero Drogba lo aplacó en el primer córner que tuvo el Chelsea.

Después, cuando el propio Drogba le hizo un penalty a Ribery. Sin embargo, Cech lo atajó.

Y yo pensaba, pesimista en esta ocasión, que el destino podía ejercer su crueldad máxima con los blues, haciéndole perder su segunda final consecutiva en penaltis, y dejándole de nuevo a un paso de entrar en el Olimpo de los campeones de Champions. Pensaba que el destino había elegido al Chelsea para el soccer como había elegido a los Bills para el football.

Tras el penalty errado por Juan Mata, tuve pocas dudas.
Pero estaba equivocado, varios jugadores mediante.   

Con la sonrisa en la boca, mientras veía la ceremonia de entrega, recordé algo. Es curioso como a veces el cerebro recupera información que tiene almacenada en el momento más inesperado. En ese momento recordé que el Bayern iba a ser segundo en todas las competiciones que había disputado.

Quizá los Buffalo Bills eran el Bayern.

* Os dejo un artículo maravilloso sobre Scott Norwood, el kicker que falló el chut de los Buffalo Bills, en Sports Illustrated. Este. (en inglés)
* La primera imagen del post procede del blog eurosybalones.blogspot.com
* La segunda imagen del post procede de eldia.com.bo

5 comentarios:

@jaimemow dijo...

Ese paralelismo entre los penaltys fallados por Robben y el tiro a palos tiene su aquel.

Precioso artículo, Juampex

Anónimo dijo...

hay una película que recuerda aquel famoso filed-goal fallado. el título es "Buffalo &&" con Christina Ricci

TerrellOwens dijo...

En www.illegalreturn.com, dedicaron un gran post a esos Bills y además tradujeron esa entrevista a la que os referís. Os dejo el link. Buen artículo!.

"la historia más triste": http://illegalreturn.blogspot.com.es/2011/06/la-historia-mas-triste.html
"Wide right (1/2): http://illegalreturn.blogspot.com.es/2011/06/47-wide-right-12.html
"Wide right (2/2): http://illegalreturn.blogspot.com.es/2011/06/47-wide-right-22.html

Juampex dijo...

Gracias por los comentarios y por los links, les echaré un ojo en cuanto pueda.

El caso de esos Bills es tremendo, son cuatro años teniendo tu objetivo al alcance de la mano y perdiéndolo. Yo me aficioné algo después al football y conocí la historia a posterior, pero me dejó bastante asombrado. Eso sí es ser el pupas.

¿Recordais más casos similares en cualquier deporte?

Saludos!

Garrincha dijo...

América de Cali perdió 3 finales de Copa Libertadores consecutivas a mediados de los 80. El Real Madrid creo que fue subcampeón de Liga, Copa, Recopa (o Copa de Europa), Copa de la Liga y Supercopa a inicios de los 80 en una misma temporada, aunque bueno, el Bayer Leverkusen en 2002, el Bayern este año y quizá el Barça sumarían sendos tri-subcampeonatos.