.

.

¿Se está perdiendo la magia?

Se te quiere y se te extraña, Carles.
Se acerca la final de la Eurocopa. Y la juega España, mi España. Una selección con la que he llorado muchas veces, por la que he sufrido como un perro, me he cabreado hasta desearle lo peor a Sandor Puhl o Al Ghandour, he maldecido al cielo por la derrota ante Suiza y he disfrutado como nunca con cada éxito. Me vienen a la mente el debut de Raúl, el 2-0 a Yugoslavia en Mestalla, los penaltis ante Irlanda en Korea y Japón… también mi breve pero intensa experiencia en la Euro de 2008 con Estoja, los cuartos de final ante Italia abrazado a mis mejores amigos en la tanda que comenzó toda esta locura, el gol de Torres a Alemania, el peleadísimo partido contra Paraguay, el cabezazo imparable de Puyol y todo lo que significó el gol de Iniesta. Minutos más tarde me abrazaba con amigos y desconocidos llorando por haber vivido uno de mis sueños de toda la vida, y por la ausencia de mi abuelo, aquel que me enseñó a respetar al rival y a apreciar la vida. Puede que sea una estupidez, pero para mí fue algo irrepetible. 

Ahora, apenas dos años más tarde, estoy desencantado. A lo mejor es que le pido algo al equipo nacional que de intentarlo podría salir mal, pero también podría salir bien. Desde siempre he concebido el fútbol como un juego de ataque. Comprendo su globalidad, los tiempos y requerimientos de cada partido en función del rival, del resultado y del minuto de juego. Pero al igual que vería ridículo jugar sin portero, no encuentro sentido a jugar sin delantero centro (o derivados). Tocar, tocar, tocar y aburrir intrascendentemente a propios y extraños. Se pasó de tomar precauciones con el innegociable doble pivote a carecer del delantero centro, más aún con el declive de Fernando Torres, y con la lesión de Villa, diciéndole también adiós a ese hombre que desde la banda hallaba el hueco, trazaba diagonales destrozando defensas con su slalom, desmarcándose y llegando al corazón del área para hacernos gritar gol. 

David Villa, máximo goleador español en los dos grandes triunfos de nuestro fútbol, tenía un sustituto maravilloso en Adrián, el delantero del Atlético de Madrid. Su perfil es más que parecido, y la inexperiencia la podía suplir con la ilusión y el desparpajo de ese chaval que en su primera temporada en el club del Manzanares ha demostrado tener el futuro absolutamente a sus pies. Se nos ha privado de él. De paso, también de un Fernando Llorente al que muchísimos añoramos y no ha jugado ni un solo minuto en todo el torneo. En su lugar, si lo han hecho un irregular Torres e incluso Negredo. También, Cesc Fábregas, enorme jugador que ha cumplido fuera de su lugar natural y que podría jugar en vez del maltrecho Xavi Hernández. Da igual, da la sensación que aún así entraría otro jugador con tal de que no lo hiciera el navarro, que debe haber cometido el mismo crimen que Mata

A lo mejor es que tengo un mal día. No estoy abrumado por Italia, un maravilloso equipo cuya propuesta me ha enamorado dentro de su debido contexto. Todo mi reconocimiento para ellos, hasta el momento el mejor equipo del campeonato, algo que podrán refrendar el próximo domingo ante la extremadamente competitiva pero aburrida España. ¿Por qué nos hemos encasillado de esta forma? ¿Es solo por la ausencia de una referencia? ¿Es que el onanismo nos puede y nos consume? ¿Es todo esto pretender rizar el ya de por sí rizadísimo rizo? Tiene razón Del Bosque en decir que se critica en exceso a la selección, que vamos de nuevos ricos. Pero tampoco estaría mal recordarle al salmantino que el mejor equipo del mundo nos ha dejado atónitos a muchos estas semanas, ha perdido algunas de sus señas de identidad, el magnetismo que desprendía y nos unía a todos independientemente de escudos, colores e ideologías. Estoy frío, no es que la final me produzca indiferencia, pero no me ilusiona ni de lejos tanto como las otras. ¿Están matando los éxitos del pasado mi ilusión? Puede ser, pero yo siento que en parte es porque se ha perdido la magia.

6 comentarios:

xtaoth dijo...

No estas solo... A mi me ocurre lo mismo. Así como la selección del 2008 simplemente arrasó, creando tantas ocasiones que ganaba porque era imposible que no ganara, esta España me deja frío. No hay ocasiones de gol, sólo el famoso limpia-parabrisas de Valdano y un par de jugadas aisladas. Esta vez ganamos porque 'la pelota es mia y si no gano, me la llevo'.

Echo de menos ese vendaval de juego. Lo que tenemos ahora es una propuesta ganadora, los remanentes de aquella selección, pero que clama a gritos una marcha más o un proceso de renovación que si no se hace puede acabar con un equipo plácido y pagado de sí mismo, que se mira a si mismo para decir 'espejito, espejito, quien es el mas guapo de este reino'.

Lo peor de todo es que 2008 no sólo se ganó la Eurocopa, sino que se fundó un equipo histórico. Si la hubiesemos ganado como (creo) que ganaremos esta, habrían dicho que somos una especie de Grecia pero con tiki-taka... Y los griegos están a un paso de pedir perdón por haber ganado esa eurocopa

Garrincha dijo...

Toda la razón compañero. Ni tú ni yo estamos solos, somos muchos los que pensamos así, que únicamente reclamamos algo tan simple como un tío arriba para finalizar las jugadas. El toque para crear, conservar y defender es genial, pero si nadie define acaba matando de desesperación a unos y otros.
Lo más gracioso es que por querer ser un puntito más ofensivos (me vale menos que en Euro08 y Mundial10) nos llamen ¡¡¡antiespañoles!!!

En fin, ojalá ganemos hoy, pero pase lo que pase que se recupere pronto Villa o que llamen pronto a Adrián para tomar su papel, vista la inefectividad de Torres y la injustísima desconfianza en Llorente.

Saludos. Hoy, a por ellos!!!

xtaoth dijo...

...y, al final, en el último partido, van y nos callan la boca de la mejor manera posible. ¡Que partidazo se han marcado! con un poco de suerte al final, cierto, pero creo que el partido estaba más que sentenciado.

Lo que se ha visto en la final yo creo que era lo que estábamos reclamando aquí, y lo han conseguido simplemente con un punto más de velocidad. No se si es porque del Bosque ha jugado a conservar las energías hasta el final porque estaban fundidos, pero me hubiera gustado que todo el torneo hubiese sido así.

Pero bueno, tampoco me voy descontento, precisamente, ¡así que a celebrarlo!

Martín dijo...

Pues yo repito lo mismo que he dicho en Twitter estos dias.Me da igual el estilo,creo que es algo absolutamente indiferente y secundario,lo unico que importa de verdad es ganar. Jugar bien(si eso existe,o si existe una unica manera,que lo dudo),no vale de nada si pierdes en cuartos. Recuerda muchisimas selecciones ganadoras que no arrasaban,que pasaban las fases de grupos de milagro, pero luego llegaban a la final. Eso,tener esa personalidad(o esa suerte),es lo que de verdad te hace grande,eso es lo que hace que Italia o Alemania sean lo que son.Y eso es lo que saco en claro de esta Euro,que ahora,si, que en ciertas situaciones la moneda sale cara cuando antes era cruz. Y no,no creo que sea solo suerte,sino algo mas. Habia que aprender a ganar,y lo hicimos.Eso es la clave, y no presuntos tikitatas y demás.

Por otro lado, me revienta tanto eso de tener que ganar todos los partidos como si fueramos galacticos como lo contrario, hacer ver que incluso cuando aburrimos a las ovejas estamos dando lecciones de buen fútbol. Los partidos contra Croacia y contra Portugal me parecieron infames, no mal jugados, que no es lo mismo,pero digno de aquel episodio de los simpsons que todos recordamos. Una cosa es disfrutar con la victoria, otra ser ciego. Otra ser taliban valdanista.Ni una ni otra trinchera contaran conmigo.

Y no nos olvidemos,que con todo eso de juegos,tikitakas y demas, si no llegamos a ganar esa tanda de penaltis contra Italia,igual nada de esto hubiera sucedido. Hay que estar ahi para tener suerte, pero tambien hay que tener suerte para estar ahi.

Juan dijo...

Creo que ayer nos demostraron que no se está perdiendo la magia en esta selección y que aín nos queda mucha magia que mostrar futbolísticamente hablando. Es cierto que algunas cosas que comentas son muy lógicas y comparto muchas, sobre todo el tener tan mal aprovechados a jugadores como Mata y Llorente y dar tanto papel protagonista a algunos más irregulares, pero en fin, la jugada le ha salido bien a Del Bosque por lo que ya dejaremos las críticas para la próxima ocasión, y ahora a disfrutar del momento...

cityground dijo...

Le doy mucho merito a España ganando esta Eurocopa, en algunos partidos no fuimos nada brillantes, y se sufrió mucho ante Croacia y Portugal pero aún en los días malos ganar a España es muy complicado, eso nos hace ser una gran equipo. Además casi todos los equipos jugaban en función de nuestro juego, caso evidente Francia que cambió bastante para el partido de cuartos.

Italia en la final fue valiente y se llevo 4, con una España a un gran nivel.

Son momentos de disfrutar, nos hemos llevado muchas hostias y supongo que pronto volverán las vacas flacas pero que nos quiten lo bailado.

Capitulo aparte el sistema defensivo español, tener la pelota también ayuda a defender bien, Del Bosque es un técnico más bien cauteloso, lo era en el Madrid y lo es con España, y no le va mal.