.

.

2ª ronda previa C.League (vuelta): Zagreb vive de nuevo un momento álgido


Apuradísima clasificación del Slovan Liberec
Se completó la segunda ronda clasificatoria para la Champions League 2012/13 con un buen cúmulo de sorpresas que han hecho más estragos de los que cabía presuponer pero también han elevado a unos cuantos héroes a la categoría de mito para sus modestos clubes y aficiones. Si bien la mayoría de favoritos han cumplido, muchos han tenido que sudar la gota gorda para alcanzar la tercera eliminatoria, antepenúltimo escalón previo a la gran competición de clubes sobre la que descansan los ojos del todo el mundo y en la que seguramente esta temporada también tendremos algún que otro participante inesperado.

El martes el gran bombazo lo dio el F91 Dudelange luxemburgués, del que ya hablamos ayer tras dejar en la cuneta al Red Bull Salzburg austríaco, un tropiezo que deja aún más en entredicho el fútbol del país centroeuropeo, antaño admirado referente gracias a grandes escuadras y fantásticos jugadores.

Pero aquel día también reservó una pequeña cuota de gloria para dos conjuntos que pretenden dar más de un dolor de cabeza a los teóricos favoritos con una mezcla de descaro e ilusión que les está dando resultado. Por un lado, el Neftçi de Azerbaiyán eliminó al Zestafoni georgiano, al que había derrotado 3-0 en la ida pero contra el que perdía por dos goles tras solo 20 minutos de juego. No obstante, los azeríes templaron los nervios y lograron dos tantos que les otorgaron el pase. Más difícil era la empresa del Ironi Kiryat Shmona israelí, que tenía que remontar un tanto de desventaja ante el Zilina esloveno… y lo logró gracias a Leitner y Abuhatzira bien entrada la segunda parte.

El Sheriff Tiraspol moldavo certificó su superioridad sobre el Ulisses armenio con una victoria por la mínima, mientras el Basilea suizo no encontró oposición ante el Flora Tallin estonio. Tampoco le fue mal al HJK Helsinki en su visita al KR Reikiavik islandés, al que derrotó por 1-2, mismo marcador que logró el Maribor esloveno ante el Zeljeznicar bosnio. Por su parte, el Molde noruego hizo buena la goleada de la ida para sellar la clasificación con un tranquilo empate ante el Ventspils letón.

Una vez más el campeón irlandés volvió a decepcionar, cayendo el Shamrock Rovers en tierras lituanas contra el Ekranas lituano. No puede decirse lo mismo del Partizan serbio, que corroboró la goleada del primer partido imponiéndose por 3-1 al Valletta maltés, nuevamente con doblete de Tomic. En cuanto al Debrecen húngaro, pasó por encima del Skënderbeu Korçë albano, al que remontó el resultado adverso del primer encuentro. Por último, el Slovan Liberec checo esperó hasta el último minuto de la prórroga para lograr el gol que los sitúa en tercera ronda, dejando con la miel en los labios a Shakhter Karaganda kazajo, que se quedó a escasos segundos de alcanzar la tanda de penaltis.

Con el  grueso de eliminatorias disputadas el martes, para el  miércoles quedaron apenas cinco, de las cuales tan solo dos tenían signo claro tras los choques de ida. El Helsingborg sueco resolvió por la vía rápida ante The New Saints galés, adelantándose en los primeros minutos de un choque que dominaba por 2-0 al descanso, corroborando su neta superioridad con un último gol de Álvaro Santos en los instantes finales. Mientras el Slask Wroclaw polaco caía en casa ante el Buducnost montenegrino, aunque el 0-2 de la semana pasada salvó su culo fue colchón suficiente.

En el Windsor Park de Belfast el Linfield norirlandés no inquietó lo más mínimo al AEL Limassol chipriota, que tuvo una tarde plácida. Mismo resultado pero distintas sensaciones ofrecieron en Skopje el Vardar macedonio y el BATE Borisov bielorruso, ya que un solo tanto de los locales, que apretaron hasta la conclusión, les hubiera dado el pase.

Drama y épica en Zagreb
Y concluimos con la traca final. Una vez más, en Zagreb, donde el Dinamo se está especializando en definiciones “llamativas” dentro de la máxima competición continental. Tras salvar un empate en el último minuto en tierras búlgaras, el campeón croata recibía en casa al desconocido Ludogorets con la clara vitola de favoritos para imponerse. Sin embargo, superar a su rival fue de todo menos sencillo en el carrusel de emociones que supuso el envite.

Los visitantes se adelantaron poco antes de alcanzar el cuarto de hora inicial con un testarazo del capitán Emil Gargorov, aunque el Dinamo equilibró la contienda a la media hora de juego gracias a otro cabezazo, esta vez de Ante Rukavina. Poco le duró la alegría a los croatas, ya que tres minutos después Marcelinho controló en el corazón del área tras ayudarse con la mano batiendo de nuevo a Kelava. Sin mayor novedad hasta el descanso, al regreso de vestuarios la expulsión del propio Marcelinho bordeando la hora de juego marcaría el devenir del encuentro. Poco después Rukavina reestablecía las tablas.

Con media hora por delante, el Dinamo necesitaba un gol mientras al Ludogorets le bastaba con mantener todo tal y como iba. El tiempo transcurría entre la desesperación de unos por el tanto que no llegaba y de otros por el silbatazo anhelado. Alcanzado el minuto 90, el árbitro alemán Felix Zwayer decreta que se agreguen cinco minutos más. En cambio, no serían cinco sino ocho los minutos añadidos, y justo en el último de los ocho llegó en un balón colgado al área el gol del zaguero Domagoj Vida que llevaba el éxtasis a compañeros e hinchada del Dinamo de Zagreb a la vez que hundía en la miseria al Ludogorets búlgaro, al que la suerte le fue esquiva durante toda la eliminatoria.



De este modo queda definida la tercera rondaclasificatoria, ya con clubes de renombre en liza y eliminatorias espectaculares como la que enfrentará a Dinamo de Kiev con Feyenoord, u otras con el aliciente de comprobar hasta donde son capaces de llegar el F91 Dudelange (jugará contra el Maribor) o el duelo entre Neftçi y Ironi Kiryat Shmona, jugándose todos los cruces entre la semana que viene y la siguiente.

1 comentario:

Ismael dijo...

Hola, sin duda la clasificación del Dinamo ha sido de infarto, hubiera visto más justo que se clasificara el Ludogorets, así escarmentaría el equipo croata un poco y por lo demás el Neftçi me da muy buenas sensaciones, espero que de más sorpresas.
Un saludo desde http://laesenciadelgol.blogspot.com.es/