.

.

La gloriosa derrota del F91 Dudelange

Debo admitirlo, estas historias son las que más me fascinan del fútbol, aquellas que logran mantener el idilio que nació cuando era un niño y que permanece vivo pese a los disgustos que me dan aquellos que manejan los hilos. Seguramente su gesta pasará desapercibida para todos aquellos hinchas que no sean de alguno de los dos países implicados por los dos clubes en cuestión, más allá de algunos ‘freaks’ puntuales a quienes estos resultados emocionan sobre manera (o sea, como yo).

La de ayer debía ser la noche del Ironi Kiryat Shmona israelí, o quizás del Neftçi PFC azerí. Pero no, el Dudelange, el equipo de una población con apenas 18.000 habitantes que jamás había superado dos rondas en la máxima competición europea, se llevó su merecidísima cuota de gloria en una jornada festiva que quizás tarden mucho en repetir.

El caso es que los luxemburgueses se presentaban en el Red Bull Arena de Salzburg dispuestos  a seguir adelante con su sueño. Tras superar a su rival en la ida por un escueto uno a cero, ¿por qué no dar la cara dignamente en la vuelta? Cada gol propio se vivió no como aquel que podía dar el pase a la siguiente ronda, sino como el que te concedía la Copa del Mundo. No era para menos en un partido que tuvo varias remontadas y algún golazo inolvidable como el empate a dos parcial logrado por Aurélien Joachim, el héroe de la ida que suma ya seis dianas en cuatro encuentros de la presente edición, números estratosféricos si tenemos en cuenta el contexto del equipo en cuestión.

Al final, la derrota por 4-3 aguantando el apretón final del RB Salzburg (sin Jonathan Soriano, expulsado en el primer duelo) supo a la mayor de las glorias. Huelga decir que el hito, histórico tanto para el club como para el fútbol de Luxemburgo, ya está escrito con letras de oro en los anales de su balompié.

                     

La próxima estación del F91 Dudelange los llevará la semana que viene a Maribor (Eslovenia), donde a orillas del río Drava pugnarán con el conjunto local por alcanzar una cuarta ronda que supondría la antesala a la Champions League, sueño aún lejano pero muy vivo tras la gesta .

Por su parte, hoy se completarán las eliminatorias de vuelta de la segunda ronda de la Champions League 2012/13, con el Ludogorets búlgaro o The New Saints galés en busca de su propio momento de gloria, ese que en estas horas vive el F91 Dudelange y ellos anhelan compartir esta noche.

2 comentarios:

Ismael dijo...

Sin duda es una gesta heroica por parte del club luxemburgués, para un equipo tan modesto como este ganar a un club mucho más potente como es el Salzburgo, es un premio que casi roza ganar la Copa de Europa, la próxima ronda les espera el Maribor, equipo menos potente que el Salzburgo, haber como acaba la cosa.
Un saludo desde http://laesenciadelgol.blogspot.com.es/

Cesar Gonzalez dijo...

Qué potra tan increíble en el segundo gol austríaco JAJAJA