.

.

Así fue el #MaratónFutbolero de sábado

Michu, goleador y protagonista en el Swansea
Concluye un sábado fabuloso en lo futbolístico que paso a resumir en breves líneas (a estas alturas el cansancio es notable). La jornada comenzó en Moscú con el derby entre Lokomotiv y Dinamo, ambos llamados a pelear por la zona alta de la tabla pero con realidades bien distintas tras cinco jornadas, ya que los visitantes ocupaban el puesto de colistas sin ningún punto mientras el ‘Loko’ era tercero cerca de la cabeza de la tabla.  

Pese a ello un gran pase filtrado del húngaro Dzsudzsák permitió a Kokorin adelantar al Dinamo tras batir a Kresic en el mano a mano. Poco les duró la alegría, ya que los locales igualaron unos minutos más tarde por medio de Maicon tras aprovechar un error en cadena de la zaga visitante. 

A la hora de juego Kokorin y Dzsudzsák intercambiaron papeles, anotando el magiar el segundo tanto para los suyos, poniendo de nuevo en ventaja a los de Dan Petrescu. Cinco minutos más tarde N’Doye subía las tablas de nuevo al marcador, pero en el siguiente ataque Noboa aprovechaba otra asistencia de Dzsudzsák para colocar el 2-3 en el electrónico. El Lokomotiv se volcó e incluso vio como le sacaban bajo palos el empate en el 90, logrando finalmente el Dinamo sus tres primeros puntos del campeonato tras seis jornadas. Casi nada. 

Tras una brevísima pausa para cocinar algo rápido, mi siguiente pausa fue el Liberty Stadium de Swansea, donde los locales han goleado con sencillez y un gran juego al West Ham por 3-0, con goles de Rangel y Michu, completando el marcador Graham. El equipo galés, comandado por Laudrup desde el banquillo, suma pleno de victorias tras dos partidos con ocho goles a favor y ninguno en contra. 

Acabándose el choque en Gales daba ya comienzo la Bundesliga para un Bayern que debutaba en casa del histórico Greuther Fürth, ascendido tras muchos años de ostracismo en categorías inferiores del fútbol alemán. Apenas vi la media hora inicial, donde a los muniqueses les costó hallar soluciones ante un Greuther que los esperó atrás. Posteriormente, Thomas Müller, Mandzukic y Robben ya habían sentenciado el choque. Pero para entonces yo ya andaba viendo el partidazo de Old Trafford. Casi en el primer ataque Duff aprovechó una falta lateral para adelantar al Fulham. Ello desató al United, que al descanso ya vencía tras un golazo de Van Persie, una picardía de Kagawa y un testarazo de Rafael. 

Un primer tiempo espectacular dio paso a un choque totalmente distinto tras el descanso. El ciclón del United derivó en una molesta ventisca para los que esperábamos algo más de un equipo con su potencial que acabó pidiendo la hora tras ver como los londinenses apretaron tras el gol en propia meta de Vidic (3-2). 

Y finalizamos con la Premier por hoy con una cita obligatoria en Stamford Bridge para presenciar al prometedor Chelsea contra el siempre divertido Newcastle. Di Matteo sigue sin darle a Óscar toda la bola que esperemos le acabe dando, pero mientras tanto Mata, Torres y sobre todo un Hazard imponente se bastan para ir sacando adelante los encuentros. El belga anotó su primer tanto en las Islas al transformar un penalti cometido por Anita sobre Torres a la media hora de juego. En el descuento, una pared entre Torres y Hazard acabó con un taconazo del primero sobre el segundo, cuyo punterazo a la escuadra superó a Tim Krul. 

Al regreso de vestuarios el Newcastle presionó con poca fe, vimos algunos buenos detalles de Torres a la contra y nos lamentamos por no poder ver a Óscar, al que Di Matteo dejó todo el partido en el banquillo, sobrándole incluso un cambio al final del mismo.

              
c 2-0 n por Futbol2101

El fútbol de Segunda División también mereció mi atención. Para empezar, enganché con el tramo final del Sporting-Murcia, que se llevaron los visitantes por 2-3. Posteriormente dio comienzo un duelo de filiales entre los dos gigantes del fútbol español, con victoria 3-2 de un Castilla que no me acabó de gustar, aunque imagino que Toril optó por ceder espacio y balón al rival para sorprenderles a la contra, fórmula que dio efecto. Polémica, goles y un partido que fue de más a menos pero que dejó muchos detalles y la promesa de que muchos de los jugadores que han disputado el mini-clásico en el Alfredo Di Stéfano acabarán llegando al fútbol grande a buen nivel. 

El broche a la jornada lo puso el Málaga-Mallorca, a las 23 horas nada menos, con un ambiente festivo-protestante en La Rosaleda, donde muchos aficionados malaguistas se quejaron del horario intempestivo (y perjudicial para el club costasoleño, que juega la previa de Champions el martes) vistiendo pijamas. 

El cuadro malacitano fue como esas niñas de quince años, tan dulces y bonitas a la vista pero virginales. Insinúan mucho pero no rematan (?). Tanto mecía el Málaga el balón sin efecto que en una contra Hemed cabeceó a la red un tanto que parecía que le iba a dar la victoria al Mallorca. Juanmi entró para establecer el empate definitivo, pese al empuje malaguista en busca de un triunfo que no llegó ante la buena estrategia defensiva del conjunto de Caparrós, bien ayudado por una estupidez de última hora de Eliseu. 

Total, que me despedí casi a la 1:30h de la madrugada tras catorce horas consecutivas de fútbol viendo el resumen de la jornada internacional del Plus además de los últimos minutos del Vasco da Gama-Fluminense. Llevaba unos 10 o 12 años sin darme un ‘homenaje’ así. Mañana más.