.

.

Brasil siempre es un placer

Gol en el clásico. Pasión desatada.
Ayer domingo concluyó la que posiblemente sea la jornada más apasionante de lo que hemos vivido de Brasileirão hasta la fecha. No es nada casual, ya que el final de cada vuelta está programado que se disputen los clásicos estaduales que más rivalidad atraen, choques que por separado tendrían en tierras brasileñas el tratamiento de partido de la jornada (un Real Madrid-Barcelona) pero que se han disputado a la vez para elevar las pulsaciones de jugadores y afición al límite justo en el momento exacto. Lo mejor es que lo reviviremos en diciembre con los duelos de vuelta, con todo en juego con choques de máxima rivalidad en la última jornada. 

El sábado Vasco y Fluminense disputaban un duelo esencial en la carrera por cazar al líder, partido de vital importante en caso del Gigante da Colina, que venía de sumar un punto en las tres anteriores jornadas. Los vascaínos fueron ligeramente superiores durante el encuentro, pero la fortuna y dos sensacionales tantos de Thiago Neves dieron la victoria (1-2) al Fluzão, que se erige como gran alternativa en la lucha por el campeonato. 

Por su parte Palmeiras necesitaba imponerse a un Santos pletórico tras el regreso de Neymar de los JJOO, adelantándose el Verdão poco antes del descanso con un chute de Corrêa desde la frontal. Sin embargo el Peixe reaccionó de inmediato, igualando Neymar con un gran tiro libre ante el que nada pudo hacer Bruno Cortez. En la segunda parte, otro chute ajustado del Menino da Vila dio la victoria a los santistas en la segunda mitad, continuando una remontada que los aleja de la zona baja situándolos en el ecuador de la tabla. El triunfo de Ponte Preta sobre la Portuguesa (2-1), cimentado en un doblete de Giancarlo, supuso el segundo de los tres derbis paulistas de la jornada. 

Ya el domingo Botafogo y Flamengo decepcionaron en el Engenhão (0-0), donde Fla fue mejor ante un Fogão al que cada día se espera menos pese a la colección de cracks que acumula. Grêmio se llevó una victoria por la mínima de su visita a Internacional gracias a un tanto de Elano bajo la lluvia, en un choque que volvió a evidenciar las frustraciones de un Colorado con un plantel espectacular que está rindiendo muy por debajo de lo esperado. 

El flamante campeón de la Libertadores, Corinthians, recibía a São Paulo con el ánimo de sacarse la espinita por la dolorosa derrota ante Santos la jornada anterior. Incluso Emerson Sheik adelantó al Timão nada más comenzar, pero un Luis Fabiano pletórico las últimas fechas de cara a puerta lideró la victoria de los suyos, que ya son quintos en la tabla y se asoman a las privilegiadas posiciones de Copa Libertadores. 

A falta de Abreu (lesionado), tres goles de Aloisio dieron el triunfo a Figueirense ante Coritiba, permitiendo un ligero respiro a los de Florianópolis, aún colistas. Sport Recife (que ya más de 600 minutos sin marcar) y Naútico igualaron sin goles, mientras Bahía y Atlético Goianense firmaron las tablas con un empate a uno que los deja en zona peligrosa. 

La jornada la clausuró el mejor envite de la misma, el esperadísimo derbi Mineiro entre Cruzeiro y Atlético. El partido tuvo absolutamente de todo: muchísima tensión, alternativas en el marcador, goles inolvidables, piques, expulsiones e incluso un parón de diez minutos por los continuos lanzamientos del público local al césped. 

Wallyson adelantó a la Raposa al cuarto de hora aprovechando un centro raso de Everton, aunque el central Leonardo Silva equilibró el marcador con una gran volea cuando moría el primer tiempo. A esas alturas siete jugadores de entre ambos planteles ya habían sido amonestados, signo inequívoco de la dureza que reinó en todo el encuentro. Pero ni los continuos palos frenaron al fútbol, rey de un choque bello donde los haya con todos los ingredientes para que el espectador neutral disfrutase. 

A la hora de juego, Bernard se agachó para recoger algo lanzado desde la grada, hecho que aprovechó Leandro Guerreiro para hostigarle. La mala respuesta del menudo volante del Galo acabó con ambos en la calle y 10 minutos de parón ante las quejas del público local. Los huecos abrieron aún más el campo, con llegadas por ambos bandos y una nueva expulsión, en este caso de Pierre, que dejaba a los líderes con nueve hombres. Sin embargo en los momentos críticos es cuando las figuras emergen, y eso fue lo que sucedió con Ronaldinho, que en una jugada inolvidable desparramó a un par de rivales partiendo desde mitad de la cancha para acabar logrando el 1-2 en el minuto 90. 

Las circunstancias especiales quisieron que el envite se prolongase aún diez minutos más, en los que se volcó Cruzeiro en pos de un empate que se les resistía. Hasta que apareció el zaguero Mateus, que firmó las tablas y el final de un encuentro ya mítico tras 102 minutos de pasión mineira

                   

De este modo Atlético Miniero finaliza la primera vuelta como líder en solitario con un punto de ventaja sobre Fluminense, pero aún con un partido pendiente (el aplazado ante Flamengo hace semanas). Las 43 unidades del Galo suponen un nuevo récord, ya que nadie había sumado tanto a estas alturas de campeonato. Grêmio, tercero en discordia tras una buena racha, y Vasco, que solo ha sumado un empate en los últimos cuatro encuentros, se presentan como las únicas alternativas junto al Fluzão para un Galo que camina con paso firme para sumar un título que se le resiste desde el ya lejano 1971.