.

.

La nueva reválida de Millonarios

¿Será por fin la hora de Millonarios?
Semestre nuevo, proyecto nuevo. La realidad de Millonarios de Bogotá es tan desalentadora desde que en 1988 conquistase su último campeonato liguero que cada pocos meses (o cada año como máximo) el plantel se renueva en busca del anhelado título, de recuperar una gloria perdida que lo situaba como referencia en Colombia y rival a tener en cuenta en las competencias sudamericanas. 

Todos sus rivales históricos han festejado desde entonces, incluso su adversario ciudadano Santa Fe, que rompió en la final del Apertura el mes pasado un maleficio que duraba 37 años. La Copa Merconorte de 2001 y la Copa Colombia de 2011 son los últimos entorchados que ingresaron en las vitrinas azules, pequeñas alegrías que no mitigan las ansias de grandeza de un conjunto que llegó a ser temido en sus inicios gracias a los Di Stéfano, Pedernera y compañía. Aquel era el Ballet Azul. Hoy aspiran a honrar la memoria de un conjunto mítico al que aún mira con añoro una hinchada que necesita eliminar sus estigmas cuanto antes. 

Es por ello que el último mes ha habido mucho movimiento en la institución ‘Embajadora’. Hernán Torres, que anteriormente pasó por Tolima y Deportivo Itagüí e incluso fue guardameta azul durante su época como jugador, llegó el pasado 9 de julio para sustituir al venezolano Richard Páez, que en los dos años que estuvo en el cargo no pudo cumplir con los objetivos del club. 

Pese al reciente inicio de una campaña que comenzó oficialmente en el país cafetero hace apenas 10 días, las sensaciones iniciales están siendo muy positivas. Ya en la primera fecha vencieron con solvencia al archirrival y campeón Santa Fe, que llegaba al duelo con intención de tocar la moral desde el primer momento a Millonarios. No pudieron, y el 2-0 en el marcador fue fiel reflejo de lo sucedido sobre el césped del Campín

Entre semana igualaron sin goles en su visita al Inti Gas peruano por la primera eliminatoria de la Copa Sudamericana, en un flojo choque donde Millonarios se limitó a conservar el resultado sin demasiados riesgos para así resolver en casa la llave. Extrañamente para lo que suele suceder en este torneo, Hernán Torres alineó a su once titular, demostrando claramente su ambición de pelear por todo. 

Ya el pasado domingo masacraron 0-4 a Atlético Huila, venciendo una década después en la ciudad de Neiva. La goleada tuvo como protagonista a Wilberto Cosme, cuyos primeros seis meses en la entidad fueron complicados pero que quiere devolver la confianza con los goles que tanto necesita el equipo tras la marcha de Humberto Osorio (al San Martín de San Juan argentino), máximo anotador del plantel en el anterior torneo e incluso autor de la segunda diana en el clásico bogotano de la semana anterior. 

Las esperanzas de Millonarios pasan sobre todo por los goles de Wason Rentería (recién incorporado de Santos), que ya anotó un tanto de bella factura ante Santa Fe, y por el juego que genere Mayer Candelo, el cerebro de un equipo que se mueve al son que marca el 10. Con los retornos de Rafael Robayo y Alex Díaz más la llegada del panameño Román Torres para afianzar la defensa se completa una plantilla llamada a pelear de nuevo por las cotas más altas y devolver a Millonarios, por fin, a la gloria que tanto tiempo lleva buscando.