.

.

Champions League CAF: Al Ahly y Espérance alcanzan la final

Este pasado fin de semana se completaron los partidos de vuelta de las semifinales de la Champions League de la CAF, la máxima competición de clubes que se lleva a cabo en el continente africano y que el mes que viene coronará a su campeón tras la doble final que disputarán Al Ahly y Espérance, con el objetivo no solo del título que confirme la supremacía de unos u otros, sino especialmente con el escaparate del Mundial de Clubes de fondo, donde ya esperan rivales de la enjundia de Chelsea y Corinthians.

El sábado se enfrentaron en el Stade Olympique de Rades los dos últimos vencedores del torneo en lo que casi pudo tomarse como una final adelantada no solo por los precedentes, sino por el alto nivel exhibido y la igualda predominante. Tras el empate sin goles en tierras congoleñas al Mazembe le valía una igualada con goles para regresar a la final tras el sinsabor del año pasado. El Espérance contaba con la ventaja de la localía, un arma de doble filo en caso de encajar un gol.

El choque fue muy peleado en todo momento, con ocasiones en las dos porterías para ambos contendientes, pero tan solo hubo un gol, el logrado por Mohamed Ben Mansour a los 70 minutos de partido que ponía al Espérance tunecino en la final. El juego entró en una fase de desorden, con los visitantes desbocados en busca del tanto salvador que nunca llegó, así como tampoco la sentencia, lo que tuvo en vilo al animoso público local hasta el pitido final. De este modo, el Espérance defenderá el título logrado el año pasado, aunque su rival es el mayor titán del continente...

                    

Nos referimos a Al Ahly, con el que nunca se ha enfrentado en una final pese a que entre ambos atesoran 13 presencias en la misma, con ocho entorchados para el cuadro egipcio, gran dominador histórico del torneo. Un semivacío estadio Internacional de El Cairo presenció la escueta pero efectiva victoria contra el Sunshine Stars nigeriano, que albergaba esperanzas tras el 3-3 de la ida pero se despide de la competición con la frente bien alta. El autor del único gol de la noche fue Gedo tras culminar una buena acción colectiva.

El próximo domingo 4 de noviembre se disputará en tierras egipcias el primer duelo de la finalísima, si bien el choque decisivo tendrá lugar el sábado 10 de ese mismo mes en Túnez, casa del vigente campeón donde salvo improbable sorpresa en la ida será un apasionante choque el que decida el campeón de África 2012.