.

.

¿Quedó sentenciado el Brasileirão?

Cassiano dilapida a un Galo abatido

Una nueva jornada entre semana ha deparado una serie de resultados un tanto desalentadores para aquellos que seguimos apasionadamente el campeonato brasileño, que pese a todo nos ha regalado grandes partidos, goles y alegrías pero puede haber supuesto la sentencia en la lucha por el título cuando aún faltan 9 jornadas por disputarse, algo que nadie hubiera creído hace apenas mes y medio cuando un Atlético Mineiro que batía el récord de puntos de la primera vuelta lideraba con solvencia la pugna por un título que cada vez vislumbra más complicado. 

Y se hace tan difícil por derrotas inexcusables como la de anoche. El equipo ha perdido la regularidad y firmeza que lo caracterizó para caer en la irregularidad, algo que no perdonan sus rivales, cada vez más destacados en pos del título o más cerca de ellos en la pugna por los puestos de Copa Libertadores, un logro que parecía asegurado pero cuyo colchón no es tan amplio como para confiarse. Anoche, sin Ronaldinho ni Réver (ambos sancionados) el plantel perdió su consistencia por más que Bernard hizo todo lo que pudo por llevar la batuta en ataque. Internacional apretó con el fin de acercarse al G4, consiguiendo un 3-0 final impensado pero justo a tenor de lo visto en Beira-Río, donde Filipe Souto afirmó que la actuación del Galo equipo fue lamentable

A esa misma hora Fluminense vencía con solvencia en Bahía, acercándose aún más a un título que ya obtuvo en 2010 y al que se está haciendo claro merecedor de nuevo tras una campaña bárbara. Teniendo en cuenta que comenzó jugando la Libertadores, llegando hasta cuartos de final y cayendo injustamente ante Boca tras acumular muchas ocasiones desperdiciadas pese a la gran cantidad de lesionados, su campeonato tiene aún más mérito. Un golazo de Bruno Vieira a la hora de partido y otro de Rafael Sóbis en la recta final del mismo acabaron con un combativo Bahía para poner nueve puntos de distancia a falta de igual cantidad de partidos respecto al segundo clasificado. 

A falta de saber si Grêmio alcanza a Atlético Mineiro (para ello debe vencer esta noche en su visita a Sport Recife), Vasco y São Paulo disputaron un duelo providencial en la pelea por los puestos de Copa Libertadores, esos en los que nadie dudaba de la presencia del Gigante da Colina al principio del ejercicio pero que dada su manifiesta apatía se les puede acabar escapando. Un gran Rogerio Ceni, el enrachado Luis Fabiano y un bonito gol de Osvaldo tras jugada individual sellaron un 0-2 para el conjunto paulista que los acerca a tan solo un punto en la tabla de los vascaínos. 

Otros dos partidos de enjundia se disputaban anoche con objetivos bien diferentes. Botafogo, que venía de una mala racha previa, quería cortar de raíz con la misma en su choque casero ante el mermado Santos, que llegaba con muchos lesionados, sin Neymar y sin haber logrado vencer fuera de casa sin su astro. Pues lo consiguió, 0-2 y prácticamente adiós al sueño de jugar la Libertadores para Seedorf, Elkeson y compañía, ya que quedan a 10 puntos de Vasco que dado el estado del Fogão y las pocas fechas restantes parece misión imposible. 

Por su parte Corinthians derrotó 3-2 a Flamengo en un clásico venido a menos, con el Timão pensando más en el Mundial de Clubes que en otra cosa mientras el Rubro-Negro quiere confirmar la salvación cuanto antes, separándoles ocho puntos respecto a un Sport que tiene esta noche una nueva ocasión de tomar aire. Y ojo a Palmeiras, que también viene apretando por atrás y tendrá en casa un enfrentamiento directo ante Coritiba que pinta dramático.

Con el descenso cada vez más claro para Figueirense y Atlético Goianiense tras sus derrotas de anoche, toda la atención se centra en el fin de esta 29ª jornada así como en el futuro próximo de la pugna por el título, ya que en tres jornadas Atlético Mineiro recibirá a Fluminense en un duelo que tiene pinta de ser absolutamente decisivo para el devenir del campeonato.

No hay comentarios: