.

.

Una Champions diferente

Darío Conca, eje y  mejor jugador del Ghangzhou Evergrande chino
Si, faltan menos de dos horas para que comience la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions League de la UEFA con ese Spartak-Celtic, pero ya habrá tiempo los próximos días de hablar de los clubes españoles y un nuevo batacazo de ManciniCity antes de tiempo. Si algo me apasiona del fútbol es la cantidad de matices, de momentos, de historias que lleva detrás y la pasión que arrastra por todos los rincones del mundo. En los últimos meses he visto algún que otro partido de la Champions Africana, muchísimo fútbol sudamericano (siempre es un maravilloso placer), partidos de selecciones en las clasificaciones de las distintas confederaciones para el Mundial de 2014… y tenía una cuenta pendiente con la Champions League asiática, esa que reconozco que por unas u otras razones solo me engancha en las eliminatorias finales. 

Creo que el último encuentro que vi de tal competición fue el año pasado, en el choque de vuelta de la final que coronó a los qataríes de Al-Sadd en casa del Jeonbuk Motors. Esta campaña vuelvo a reengancharme con el torneo bien avanzado, en cuartos de final con un Ghangzhou Evergrande-Al Ittihad entretenidísimo, divertido y emocionante aderezado con un puñado de caras conocidas en el fútbol global. 

Para ponernos en perspectiva, el conjunto saudí venció el partido de ida por 4-2 merced a una gran reacción en la segunda parte, levantando un resultado que los dejaba contra las cuerdas. Con los chinos necesitando dos tantos para poder clasificarse a semifinales por primera vez en sus historia, el Ghangzhou salió desde el inicio a por todas. Sin embargo su rival, entrenado por el español Raúl Caneda, dio el primer aviso con una contra que acabó con gol anulado. Pudo haber sido la sentencia, pero la eliminatoria se les pondría cuesta arriba muy pronto. 

Una gran jugada del habilidoso Gao Lin por la izquierda acabó en los pies de Lucas Barrios, cuyo juego de espaldas le permitió desembarazarse de la defensa visitante para batir por bajo a Zayed. Con la tónica del partido claramente marcada por un dominio local y las contras árabes, una nueva incursión de Gao Lin a la espalda de la zaga visitante acabó en un penalti de Osama Al Harbi que Darío Conca se encargó de transformar en el 2-0. Pese a los intentos de los hombres de Lippi el resultado ya no se movería antes del descanso. 

Tras el intermedio el choque ganó en intensidad pero perdió en orden. Caneda introdujo al punta Hazazi por un inoperante Abosaban para acompañar arriba a Diego Souza, que se peleaba contra la defensa rival con escaso resultado. El juego derivó en correcalles, algo que favorecía a un Ghangzhou que hacía daño por los costados pero perdonaba en exceso de cara a puerta. Tantas ocasiones marraron los chinos que en una contra Fahad redujo distancias con un afortunado remate que tocó en un jugador contrario. El gol suponía el 2-1 en el marcador, aún para los locales, pero ya con el global decantado para el cuadro de Raúl Caneda. 

El cuarto de hora final fue un quiero y no puedo por parte del Ghangzhou, donde Marcello Lippi había introducido antes del revés un par de zagueros para amarrar una clasificación que parecía segura. Tanto Gao Lin como Zheng Zhi gozaron aún de ocasiones suficientemente claras para remendar la situación, pero sus propios errores acabaron castigando a un equipo que tendrá que esperar al año que viene para tener una nueva oportunidad.

                 

Tras el empate sin goles en Irán, el Al Ahli ha derrotado por 4-1 al Sepahan, por lo que se cruzará en una de las semifinales con Al Ittihad. Las otras doseliminatorias de cuartos de final de la Champions League asiática se disputarán mañanas: 

- Bunyodkor v Adelaide United (2-2) 
- Al Hilal v Ulsan (0-1)

No hay comentarios: