América de Cali, otro añito en el infierno de la B

Al América de Cali lo ha mirado un tuerto. De otro modo no se explica el cúmulo de desgracias que asolan la entidad 'escarlata' desde hace un año, juntándose todo tipo de infortunios que primero lo relegaron a la segunda categoría del fútbol colombiano y doce meses después lo retienen ahí tras dos oportunidades desperdiciadas para regresar a la élite. 

En 2011 su mal promedio lo condenó a disputar la promoción ante Patriotas, un cuadro chico sin apenas historia que se creció ante el reto y los superó en la propia ciudad caleña, venciéndoles en una tanda de penaltis dramática en la que el guardameta Carlos Chávez, que había debutado en la máxima categoría años antes con el propio América, fue el encargado de sentenciarlos.

El purgatorio lo comenzaron llevándose con autoridad el torneo del primer semestre. Parecía claro que el retorno sería cosa de unos meses y todo quedaría en una pesadilla pasajera, pero la segunda mitad del año no fue tan bien. Tras acabar cuartos, lograron ganar su cuadrangular, por lo que pudieron disputar la final de ascenso ante Alianza Petrolera, conjunto con el que acabaron de nuevo jugándose el todo por el todo en la tanda de penaltis. Una vez más en casa, en el Pascual Guerrero y ante su gente, América falló una definición.

Pese a todo, aún quedaba una bala en la recámara. Como campeones del primer semestre (Alianza Petrolera lo había sido del segundo) tenían la ocasión de resarcirse ante el penúltimo clasificado de Primera, el Cúcuta Deportivo, que jugaba la promoción. La ida en el Pascual Guerrero fue un suplicio. A los cuatro minutos ya vencían los visitantes, que ampliaron su ventaja tras el descanso. Aunque el América se acercó, encajó dos goles más que dejaron el marcador final en un lapidario 1-4.


Para la vuelta necesitaban un milagro que nunca se cumplió ni dio visos de ser posible. Si bien al descanso perdían por uno a cero, en los minutos finales un doblete de Héctor Hurtado dio la vuelta al marcador, prolongando una agonía finalmente inservible. La estéril victoria no alegró lo más mínimo a la hinchada, que ahora debe 'bancarse' las burlas ante el nuevo fracaso de su equipo. Ello ha llevado a la directiva a reaccionar, y pese a los rumores de un posible arribo del millonario mexicano Carlos Slim, lo cierto es que ya trabajan en el cuerpo técnico de la próxima temporada, siendo Diego Umaña el técnico escogido para esta vez sí poder culminar el retorno de uno de los clubes más grandes de Colombia a la élite.