.

.

El gafe de Uzbekistán

Server Djeparov, probablemente el jugador uzbeko del momento
Ahí va una de esas historias que desaniman al hincha con más fe y desesperan hasta a los más crédulos. Es la de Uzbekistán, la selección asiática convertida en pupas oficial de las fases de clasificación al Mundial en lo que va de siglo. Es difícil encontrar un combinado nacional que haya sufrido tan mala fortuna, tan repetidamente y tan cerca de su objetivo (al menos en Asia), habiéndole sucedido casi de todo por el camino. Algunos dirán que así es el fútbol. Lo que incluye que nuestro amado deporte es a veces demasiado puñetero. 

De las nuevas naciones surgidas en el ámbito geopolítico asiático tras la disolución de la URSS, probablemente Uzbekistán es la que mayores cuotas de talento futbolístico acumule. Las vecinas Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán o Turkmenistán no se han erigido en potencias precisamente. Pero en el país de que dirige dictatorialmente Islom Karimov la apuesta por la pelota es evidente desde el nacimiento del país, creciendo cada vez más tanto su liga como sus selecciones nacionales.

Sin embargo, pese a los esfuerzos encaminados en hacerle un hueco en el mundo del balompié, a la hora de dar el salto definitivo algo se tuerce. Buenas participaciones en torneos de categorías inferiores, en la Copa de Asia e incluso en los juegos continentales asiáticos (que vencieron en su debut en 1994) no han tenido la continuidad necesaria en el equipo nacional para llevarles a un Mundial. Aún con todo, pero a su constatada irregularidad, el factor suerte también ha entrado en juego a la hora de decidir el destino de su fútbol, un intangible que rara vez ha respondido a su favor.

Ya en 2005 la infamia del colegiado japonés Toshimitsu Yoshida les lastró significativamente a la hora de acceder a la repesca intercontinental que podrían haber disputado ante la Trinidad & Tobago de Dwight Yorke. Los caribeños acabaron acudiendo a Alemania para jugar el Mundial tras apear a Bahrein, que se favoreció ante la controvertida decisión de la FIFA. Tras mejorar continuamente sus resultados en las sucesivas ediciones de la Copa de Asia, la fase clasificatoria de cara a Sudáfrica 2010 fue mucho peor, finalizando colistas en la última fase.

Pero ello no difuminó en ningún momento el sentimiento ni la esperanza de que era posible, y de hecho sigue siéndolo. Eso sí, esta vez han perdido una gran ocasión. La primera fase solo puede calificarse de excelente, ya que cedieron tan solo un empate en ocho encuentros, venciendo ambos partidos a Corea del Norte (participante del anterior Mundial) e imponiéndose en Japón tras realizar un gran encuentro. Esta vez iban en serio, pero tocaba demostrarlo en la fase definitiva. Cinco selecciones por grupo con dos cupos en cada uno que llevan directos a Brasil, mientras los terceros disputarían entre sí una repesca previa al choque intercontinental.

A la hora de la verdad las cosas comenzaron torcidas. El primer partido concluyó con una desafortunada derrota 0-1 contra Irán. Los uzbekos las fallaron de todos los colores, y ya se sabe lo que suele suceder en estas ocasiones. Lo que nadie esperaba era la renuncia del seleccionador Vadim Abramov, algo que cuesta entender desde la distancia. Al día siguiente le sucedió Mirjalol Qosimov, técnico del poderoso Bunyodkor, si bien sus dos primeros choque se saldaron con empates en Líbano y en casa ante Corea del Sur. 

Casi en el ecuador de la fase decisiva el panorama era desalentador a tenor de los resultados, especialmente tras obtener tan solo un punto de seis ante los dos principales rivales. Empero, el juego desplegado era bueno, por lo que corrigiendo varios defectos podrían mejorar los resultados, una urgencia que debía cumplirse de inmediato para no llevarse un nuevo chasco. Tres victorias consecutivas, una de ellas en Teherán contra los iraníes abrieron un nuevo escenario que poco esperaban: venciendo en Seúl en la penúltima jornada obtendrían el billete directo al Mundial.

Empatados a puntos con Corea del Sur, salieron desde el primer minuto a por el partido. La primera parte fue más que buena, probablemente mereciendo llevarse algún gol en su casillero. Lo marcaron, pero en contra, obra del zaguero Shorakhmedov justo antes del descanso. Ya no pudieron reponerse del palo, dejando en bandeja el pase a los surcoreanos, a los que tan solo una carambola podría privarles de festejar en casa en la última jornada la clasificación. La goleada iraní esa misma tarde ante Líbano no hacía más que empeorar las cosas.

Todo ello hasta ayer, en que concluía la segunda fase. Corea del Sur lideraba con 14 puntos y una diferencia de goles de +7 (13 GF, 6 GC). Segundo era Irán con 12 puntos y +5 (7 GF, 2 GC), mientras Uzbekistán ocupaba la tercera plaza con 11 puntos y +1 (6 GF, 5 GC). El duelo directo entre surcoreanos e iraníes en Seúl garantizaba a los uzbekos la independencia, si bien una victoria local era lo que más convenía a sus intereses, ya que el factor de desempate a igualdad de puntos es la diferencia de goles.

Lógicamente ambos choques comenzaron de forma simultánea. Ante la expectativa de un revés en casa Corea salió al ataque desde el primer momento, llevada en volandas por su animoso público y el pique entre el seleccionador patrio con Queiroz, técnico de Irán. Mientras tanto en Tashkent los uzbekos atacaban constantemente la portería de Ahmed Sufyan, el portero qatarí. Grandes intervenciones del arquero, fallos increíbles en boca de gol, postes, un gol anulado... y una contra de Qatar que acaba en gol de Ilyas. Ver para creer. Como dice el tópico, el fútbol es así.

Uzbekistán no se rendía, ya que sabía que ganando el encuentro una ayuda desde Seúl podría meterles dentro. Pese a merecer golear ya al descanso, el primer tiempo finaliza 0-1. Al retorno de vestuarios la dinámica es la misma. Djeparov hace lo imposible por marcar, Geynrikh desarbola constantemente la defensa árabe y Ahmed Sufyan sigue agrandando su leyenda. Dos postes en un minuto confirman que la situación es anómala. Pero llega la hora de juego, justo cuando empata Nasimov en el primer balón que toca (acababa de sustituir a Geynrikh). 

Malas noticias desde Seúl, se adelanta Irán con gol de Ghoochannejhad al aprovechar un error de la defensa surcoreana. Uzbekistán sigue necesitando ganar, pero ahora hace falta una diferencia mayor por si acaso el empate a puntos no es con Irán. Aprietan, llegan por todos lados, y pese a la fragilidad defensiva qatarí no llega el gol. Hasta el minuto 72, en que Zoteev anota el 2-1. Instantes después otra vez Nasimov marca. Faltan varios goles, pero comienzan a creer en el milagro. Hay un nuevo gol anulado, otro tiro al poste... el tiempo pasa, no llegan noticias positivas desde Seúl pero Uzbekistán sigue a lo suyo: gol de Akhmedov en el 88' y otro de Bakayev en el 90+1. Tres minutos después, pese al asedio, concluye el partido con un insuficiente 5-1.

                      

Memorable remontada que cae en saco roto. Faltaron dos goles para eliminar a Corea del Sur, pero visto el partido (lo ví) podían haber llegado perfectamente, todo ello sin viso alguno de amaño ni dejadez en Qatar, que tampoco es que se partiera el alma precisamente. Una hipotética derrota o empate de Irán les hubiera clasificado, pero esta vez tampoco pudo ser. 

Queda la repesca ante Jordania, un rival al que deberían superar. Lo duro llegará después, ya que el vencedor se enfrentará al quinto clasificado de la zona CONMEBOL (Sudamérica), que es actualmente Uruguay empatada a puntos con Venezuela. Perú aún tiene opciones e incluso podrían ser Ecuador o Chile, cuya clasificación está encaminada pero ni mucho menos cerrada. Es por tanto una nueva prueba para la calidad del plantel uzbeko, una selección a la que sus propios errores y el gafe que les persigue desde hace años evitan que den el salto. Y sinceramente no soy optimista esta vez, aunque tan solo hace ocho años estuvieron tan cerca. ¿Lo lograrán esta vez?

4 comentarios:

D10 dijo...

Muy buen blog que ya agregué a favoritos.
Me preguntaba si estarías interesado en intercambiar enlaces con EL 10 Y 10 MÁS http://elgen10.blogspot.com.ar
blog argentino en el que tengo el gusto de participar.
Sólo tendrías que avisarme para colocar enseguida tu blog en la sección pertinente de mi blog.
el10y10mas@live.com es el correo.

Saludos y perdón por la molestia.

Anónimo dijo...

Buenas,

he visitado tu página y te escribo para proponerte un intercambio de enlaces.
Por mi parte te puedo ofrecerte enlazar tu sitio desde páginas de ámbito deportivo así como de apuestas.
Espero tu respuesta en apuestasexpertas@gmail.com.

Un saludo y suerte en tus proyectos

Dan

Derick dijo...

Café Fútbol mola bastante como blog.
Buen trabajo!!!

Anónimo dijo...

SE QUEDARON ARAFUE CON JORDANIA, UN RE PECHAJE