.

.

Cuestión de amor

Pocas cosas en la vida nos provoca las mismas emociones que el fútbol. He visto a mucha gente llorar en sus estadios por un descenso de su equipo, o por ver a su equipo humilde levantar un título impensado. Pero esos sentimientos también los experimentan los ricos. Hace años la afición del Atlético de Madrid lloraba en las gradas del Tartiere ante la pérdida de categoría de los suyos. La Juventus pasó de festejar un Scudetto a verse en Serie B. Y a día de hoy gigantes sudamericanos como Palmeiras e Independiente pelean por regresar al lugar que por historia y tradición les corresponde. Pero también ellos han llorado cuando han alzado un trofeo mucho tiempo después. Eso vivió la afición madridista en 1998 cuando 32 años más tarde levantó la Séptima Copa de Europa. O Racing de Avellaneda en 2001 al volver a proclamarse campeón de Argentina 35 años después. O la hinchada del Inter de Milán al pasar de casi dos décadas sin coser un Scudetto a ganar cinco seguidos para completar un 2010 de ensueño con un Triplete coronado en el Santiago Bernabéu para volver a reinar en Europa. 

Obviamente no se sufre igual siendo subcampeón que cayendo a la tercera categoría, ni quedándote sin otra estrella más para la colección que perdiendo a ese jugador vital que te ayuda a no pasar apuros y supone prácticamente la única alegría para los tuyos cada domingo. Pero todos tenemos en común esa angustia, esa agonía, ese sufrimiento sin fin ante el gol necesario para lograr el objetivo, y todos hemos celebrados desbocados algún tanto decisivo en la intimidad del hogar o la compañía de los que profesan la misma 'religión' en un estadio. Para todos ellos va este documental en el que la hinchada de Newell's Old Boys hace lo indecible para recuperar al club que aman. Al que esto escribe le ha emocionado, como creo que le sucederá al que se sienta identificado con algo de lo escrito en este post anteriormente.

                    

2 comentarios:

sem dijo...

Me encanta tu bitácora. Llegué a ella por casualidad. Saludos,

Camisetas de futbol dijo...

El fútbol es mi mundo
Mi favorito! !