.

.

Una ilusión que se esfuma

Old Trafford no dejó un buen sabor de boca
El 2013 de la Real Sociedad no puede definirse de otra manera que sorprendente. Carrusel de emociones txuri-urdin, pasaron en unos meses de pugnar en la zona media de la tabla a codearse con la élite nacional, siendo capaces de remontarle una desventaja de dos goles al Barcelona, de vencer en el Vicente Calderón, de pasar por encima de Valencia y Málaga (goleando a ambos) y encajarle tres goles al Real Madrid en cada uno de los dos partidos que jugaron, todo ello acompañado de un juego 'in-crescendo' que aventuraban sucesos maravillosos en el futuro próximo del cuadro donostiarra. 

Tomando como referencia al Málaga la pasada campaña, en Donosti se pensaba en emular a los malacitanos, si no superarlos. Tal era el optimismo que pocos se percataron que la burbuja comenzó a desinflarse de forma casi imperceptible. Philippe Montanier, tantas veces discutido y tan solo reconocido en sus últimos meses, no renovó contrato para marcharse al Rennes de su país, el cual le ofrecía mejores condiciones contractuales. A saber porqué la directiva realista no confió un poco más en el hombre que les devolvió a la Champions una década después. La posterior salida de Illarramendi así como los escasos refuerzos (para lo que cabía esperar) supusieron un disgusto importante para la afición, si bien la notable clasificación en la previa ante el Olympique de Lyon ahuyentó los fantasmas. 

La Real regresaba con todas las de la ley a la fase de grupos. El sorteo, nada benevolo, los emparejaba con Manchester United, Shakhtar Donestk y Bayer Leverkusen. Cuatro jornadas después, anoche llegó el primer punto tras empatar sin goles en casa ante los Red Devils. En el otro partido en Anoeta una mala noche acabó con 0-2 ante el Shakhtar, mientras ante el Bayer Leverkusen cayeron en el descuento en un partido en el que tuvieron que remar contracorriente en todo momento. Para colmo, en Old Trafford un tempranero gol en propia puerta de Iñigo Martínez decidió el choque más ilusionante para la afición donostiarra.

Definitivamente parece que en Europa les ha mirado un tuerto. Pero también es cierto que el equipo ha perdido la frescura del curso anterior. Seferovic parece haberse difuminado como un azucarillo en el café, Vela, sin estar mal, no se muestra tan incisivo como antes, tal como le sucede a Xabi Prieto. Granero, teórico sustituto de Illarramendi pese a lo diferente de su perfil, se rompió hace un mes con una lesión que va para largo. Y ni si quiera Agirretxe, que parecía tocado por una varita mágica, es capaz de romper el maleficio. Tan solo Griezmann muestra un estado de forma excepcional acorde al de la campaña anterior.

Ahora tan solo un milagro parece poder salvar a la Real, aunque lo primero que deben hacer es superar psicológicamente el trance de la Champions. No me cabe duda que tienen capacidad de sobra para imponerse al peligroso Shakhtar (5) y reengancharse definitivamente en Anoeta venciendo al Bayer Leverkusen (7), si bien es cierto que un solo punto de los alemanes o un nuevo paso en falso del conjunto vasco los dejará fuera. Sinceramente, lo veo muy muy complicado, pero aún creo que la Real Sociedad puede culminar una gesta. Todo sea porque esa música que cuesta tanto escuchar para tus colores no se esfume tan pronto.

3 comentarios:

cityground dijo...

Ayer tuvimos suerte de no perder claramente ante el United, la que nos falto ante el Shakhtar y en Leverkusen. Esos 2 partidos han sido la clave, la 1ª derrota nos hizo mucho daño, perder en casa en el debut en Champions es mortal, y ese gol en el descuento en Leverkusen nos puso todo muy cuesta arriba.

Ante el United nos hemos mostrado inferiores, quizás más de lo que se esperaba en el partido de ayer.

Me queda la espina de no haber visto un buen partido completo de la Real en esta fase, se jugo bien a ratos contra el Shakhtar y en la 2ª parte en Leverkusen, pero para ganar en Champions hace falta algo más.

Quitando a Griezmann y algún otro, la mayoría no están al nivel de la 2ª vuelta de la temporada pasada y se nota mucho, además Illarra era el director de orquesta de este equipo.

Al menos en Liga estamos mejor, hay que apurar las pocas opciones en Donestk.

Camisetas de futbol dijo...

la mayoría no están al nivel de la 2ª vuelta de la temporada pasada y se nota mucho, además Illarra era el director de orquesta de este equipo.

equipaciones futbol baratas dijo...

ese gol en el descuento en Leverkusen nos puso todo muy cuesta arriba.