.

.

Un recuerdo al Bologna

Rolando Bianchi (derecha), razón y decepción de la campaña
Como todo descenso fue trágico, pero como cada vez que lo hace un club grande la decepción aumentó el dolor del suceso. El pasado domingo el histórico Bologna FC bajónde nuevo a la Serie B, siendo esta la cuarta vez que alcanza tal deshonra en las dos últimas décadas. En medio de un ambiente enrarecido en el club entre el presidente y su hinchada, la derrota en el Stadio Renato Dall'Ara ante el Catania (heróico Frison, si bien también perdieron la categoría en ese mismo partido) certificó una nueva tragedia justo cuando se cumple el 50 aniversario de su último Scudetto.

Aquel fue el último, ante el Inter en una de las grandes rivalidades italianas de los años 60, logrando así el séptimo entorchado que aún lo mantiene 5º en la tabla histórica tras los tres gigantes del norte así como el Genoa e igualado con el Torino y la Pro Vercelli. Vamos, que vuelve a irse un grande que ojalá tarde lo mismo en regresar a la élite que el Palermo, es decir un año. Aunque si no asciende el Módena, actualmente sexto en la B (zona de playoff), la Emilia-Romagna vivirá de nuevo un apasionante derby el próximo curso entre dos de sus instituciones más representativas.

                     
Bologna-Catania 1-2 por fabbryct46

Precisamente como interista recuerdo que entre finales del pasado siglo y comienzos del actual cada visita al Renato Dall'Ara suponía un suplicio. Signori y Roberto Baggio siempre estaban listos para purgar los pecados de unos nerazzurri que ya fueran con sus estrellas o con sus estrellados (Cauet, Colonnese, Georgatos...) casi siempre salían escaldados. Aquel fue quizá el último Bologna fuerte, no poderoso ni aspirante a grandes gestas, pero sí capaz de pelear contra los grandes con ciertas garantías de éxito.

Años después pocas armas le quedaban al Bologna no ya para competir por la gloria, sino para al menos sobrevivir. La marcha del goleador Di Vaio al Montreal Impact canadiense les dejó huérfanos de cara a puerta, toda vez que Panagiotis Kone y Diamanti salvaron los muebles la pasada temporada. Pero Kone se secó, ni Cristaldo ni Rolando Bianchi no cumplieron con las expectativas y el club se hizo un harakiri traspasando a Diamanti al fútbol chino. Sin su mejor jugador el equipo apenas sumó 8 puntos en 14 encuentros, anotando tan solo 8 goles en el mismo tramo. Para más inri la venta se produjo con el mercado invernal europeo ya cerrado, por lo que lo obtenido por el jugador no lo pudo reinvertir el Bologna en un sustituto de garantías.

Lo único que nos queda es desearle un pronto regreso a una de las entidades más importantes del Calcio. Ojalá que sea tras aprender de los graves errores recientes y los tragos amargos sean cosa del pasado.

3 comentarios:

angel sebastian lozano serrano dijo...

MUY CONTENTO DE PARTICIPAR EN ESTE ARTICULO PUES BOLOGNA ES UN EQUIPO QUE A DEMOSTRADO SER BUENO PERO NO TAN BUENO COMO CATANIA

Martín Olivé dijo...

La salida de Diamanti en medio de la temporada fue una sentencia al descenso

celis dijo...

si si es verdad la salida de Diamanti fue muy dura y devilito al equipo.