.

.

Un tipo sin 'hype'

Un tipo sin hype es un tipo más. No tiene sus irredentos fans, eruditos del fútbol underground o simplemente mojabragas de los que esperan que Wilshere sea el mejor del mundo. Qué va. Este tío simplemente hace su trabajo, que es jugar al fútbol, y lo hace muy bien. ¿Lo mejor? Que nadie lo esperaba. 

El mundo se divide entre los jugadores con poca calidad pero muchos huevos que perseveran, como Martín Palermo o Gennaro Gattuso, o los muy talentosos con poca sangre que casi siempre decepcionan, como Eriksen o Anelka. Prefiero la superación de los primeros (que ojo, se han comido el mundo del balón) antes que la desesperante indolencia de los segundos.

Gustavo Bou no sé aún cómo encasillarlo. No parece especialmente talentoso pero tampoco muy torpe. No es que nadie esperase una irrupción como la suya, es que cada vez que entraba a la cancha todo eran burlas. Hasta que el atacante de Racing Club les puso fin. A sus 24 años una carrera con muchos tumbos y pocos goles para ser delantero parece que empieza a relanzarse.

En una Academia en la que todas las esperanzas estaban puestas en el regreso del héroe Diego Milito, es un chico que sin suerte en River, Olimpo, Liga de Quito ni GELP ha llegado al Cilindro para revertir no solo su historia, sino también la de su equipo. 10 goles en  13 participaciones así lo acreditan, diez tantos que han valido muchos triunfos, algunos tan importantes como la remontada en cancha de Boca (1-2) o la victoria de la semana pasada ante Banfield (1-0).

Ahora Racing, que lleva 13 años sin ser campeón, acaba de igualar en la punta del Torneo Transición al magnífico River de Gallardo (que juega hoy ante Olimpo), al que recibirá la semana que viene en Avellaneda con los corazones al límite de pulsaciones anhelando porque ése chico que llegó rebotado y al que nadie quería les permita realizar un sueño por el que llevan mucho tiempo esperando, una ilusión que tras su golazo de anoche en el tramo final del encuentro ante Quilmes (ver vídeo) parece hoy más realista. Es lo que tienen los tipos sin hype.

                        

1 comentario:

David Kraus dijo...

Excelente entrada, Domin! Me gustan este tipo de historias.