.

.

Copa Sudamericana: empate psicológico en Medellín

El primer partido de la final de la Copa Sudamericana 2014 se saldó con un empate que según el prisma con el que se vea puede aportar razones para el optimismo en ambos cuadros. Excepcionando la primera llave, Atlético Nacional siempre ha acabado sus eliminatorias a domicilio. Y si está en la final es porque siempre han salido adelante, incluso en situaciones tan límite como cuando superaron el 0-2 del General Díaz paraguayo con un 1-3 épico y un hombre menos durante una hora de encuentro.

Lo más llamativo de su talentoso equipo es que hasta ahora la gran figura Verdolaga haya sido el arquero argentino Franco Armani, auténtico salvador en más de una noche, logrando su mejor actuación la semana pasada en la visita a un Sao Paulo que hizo méritos para golear pero cayó eliminado ante un Armani imbatible (que coronó la noche en una fantástica tanda de penaltis).

Por su parte River llegaba al duelo tras unas últimas semanas complicadas. Perdieron el invicto de más de 30 encuentros con Gallardo, perdieron su cómodo colchón en Argentina donde no dependen de sí mismos para campeonar e incluso perdieron durante demasiado tiempo la participación de dos piezas vitales como Kranevitter (ayer regresó en sus primeros minutos desde septiembre) y Teo Gutiérrez. Quizá ya no sean campeones locales, eso no depende de ellos, pero sí pueden alcanzar un título internacional en el Monumental tras muchos años y habiendo dejado a Boca por el camino.

                     

Los colombianos se adelantaron al culminar Berrío un excelente pase al hueco de Cardona. La punta de velocidad del punta verdolaga desarboló a la zaga millonaria, que jamás le pudo alcanzar por lo que éste batió cómodamente a Barovero. No era la primera ocasión ni sería la única, pero la vieja máxima de que aquel que perdona lo paga acabó haciéndose realidad una vez más en un segundo tiempo dominado por River. Un zurdazo de Pisculichi (verdugo de Boca en semifinales) valió para igualar la contienda, dejando todo abierto para una vuelta que promete ser apasionante.

En el Monumental la presión será para el plantel argentino por lo realizado anteriormente además de la localía. ¿Volverá Armani a ser salvador de Atlético Nacional o le toca a River romper la impresionante racha Verdolaga a domicilio? La semana que viene lo sabremos en una nueva edición de un envite tan futbolístico como psicológico.