.

.

Se reenganchan los leões


Tenía que ser el curso de la confirmación de su retorno, pero las cosas en el lado verdiblanco de Lisboa no comenzaron todo lo bien que anhelaban los Leões (leones). Marco Silva tomó los mandos que le dejó el pragmático Leonardo Jardim al marcharse a Montecarlo, pero aunque el fútbol que practicaba el Sporting era bueno los resultados no acababan de ser todo lo satisfactorios que cabía esperar. Además, pese a la gran imagen ofrecida en Champions nada se pudo hacer ante los intangibles.

Pese a mantener a la dupla Fredy Montero-Slimani (el argelino venía de un prometedor Mundial) más el arribo de Nani, el equipo no comenzó a carburar bien hasta Noviembre. Tras muchos tropiezos inesperados en el campeonato luso, la derrota 3-0 ante el Vitoria Guimarães supuso un punto de inflexión. 7 triunfos en los siguientes 9 partidos ligueros les han permitido recortar poco a poco la distancia respecto a sus dos eternos rivales, escalando desde su incómodo lugar en la zona tibia de la clasificación hasta un tercer lugar mucho más acorde a su nivel.

El fin de semana, además, ha sido especialmente beneficioso para ellos. A su escueto triunfo ante la Académica caben sumar las sorprendentes derrotas de Oporto el domingo ante Martítimo y Benfica anoche ante Paços de Ferreira, lo que permite a los verdiblancos acercarse a un punto de los portistas y a siete del liderato que ocupan sus vecinos. Precisamente con los encarnados mantienen una pésima racha los últimos años, ya que su última victoria ante ellos data de un amistoso en verano de 2013, si bien en liga no les vencen desde abril de 2012 (gol de penalti de Ricky van Wolfswinkel).

Ahora que se han reenganchado al tren de la liga y con el vital duelo ante el Benfica en el precioso Alvalade el domingo de la próxima semana, es el momento en que el Sporting debe demostrarse a sí mismo que ha regresado a la élite para competir en vez de ser un mero animador. Ahí tendrá la prueba de fuego. Si la pasa la segunda mitad de la temporada promete mucha diversión en suelo luso.

No hay comentarios: