.

.

Europa como salvoconducto

Aubameyang, probablemente el mejor jugador del BVB esta campaña
2010 marcó un antes y un después en dos de las instituciones más importantes de Alemania e Italia, y por supuesto del ámbito europeo. Si en Mayo el Inter conquistaba tras más de cuatro décadas una nueva Copa de Europa para coronar un triplete de ensueño, en Agosto echó a rodar la Bundesliga que devolvería la corona nacional al Borussia Dortmund con un proyecto fresco que durante el último lustro les ha devuelto a la vanguardia nacional e internacional. Lo que para unos fue un canto de cisne para otros fue el inicio de un gran ciclo exitoso, admiración por el vértigo de su juego, por la ambición de su técnico y el nacimiento bajo su abrigo de estrellas como Kagawa, Sahin, Götze, Lewandowski o Reus.

Sin embargo a ninguno le está yendo en el presente curso como cabría esperar. Los borussers se mostraban como alternativa reforzada y fiable para pugnar por el Bayern por un campeonato liguero que conquistaron sin demasiados problemas en 2014. Aquello se consideró un leve accidente para los de Klopp en base a lesiones, acople de nuevos jugadores y la pugna en varios frentes. Lo de la actual temporada no. Un comienzo ridículo, derrotas sin sentido ni ambición que contrastaban con una trayectoria casi inmaculada en Champions levantó las sospechas sobre un grupo que solo el último mes y medio parece haber despertado de su letargo. 

Décimos en Bundesliga tras sumar 14/16 últimos puntos (llegaron a ser colistas) les colocan a 10 unidades del cuarto puesto y a nueve del sexto. Europa queda lejos, pero catorce jornadas parecen suficientes para espabilar. De lo contrario, el miércoles de la semana que viene tendrán que superar el 2-1 en contra que trajeron de Turín ante una Juventus que espera ofrecer por una vez en el Viejo Continente algo con lo que llevan tiempo amenazando pero que rara vez cumplen. Un rival con hambre se presentará en el Westfalenstadion ante un Borussia más experimentado pero con más que perder, ya que ellos pueden despedirse de Europa (quizá hasta la 2016/17), pero su adversario alzará la liga italiana en breve. Gran contraste.

Icardi, ¿mejor 9 argentino del momento?
Otros que caminan por la senda del despropósito son el Inter. Irregulares como ellos solos (bueno, y como el AC Milan), hace poco iniciaron una racha positiva que les devolvió la esperanza. Tras superar al Celtic en una espectacular eliminatoria alcanzaron los octavos de final de la Europa League, donde el jueves comenzarán a medirse al Wolfsburgo (uno de los equipos más en forma actualmente). Los alemanes parten como favoritos en base al buen bloque que maneja Dieter Hecking, a su fenomenal estado de forma y a las menores urgencias respecto a su contrincante. 

En el lado nerazzurro los resultados no varían respecto a la etapa de Mazzarri, pero sí las sensaciones. Olvidado el nefasto 5-3-2 del ex del Nápoles, el dibujo de Roberto Mancini va tomando forma de 4-3-3 con una media compuesta por Brozovic, Medel y Guarín (muy bien el colombiano últimamente), con libertad en la mediapunta para Shaqiri y una dupla ofensiva compuesta por Palacio e Icardi. Al igual que el BVB también se encuentran a 10 puntos de la zona Champions en la Serie A, habiendo desperdiciado el domingo una ocasión idónea para acercarse tras empatar en San Paolo. Eso sí, la cara positiva es que con el segundo tiempo ya avanzado perdían 2-0 pero fueron capaces de rescatar un empate ante su rival napolitano.

Con dos tercios del curso ya consumidos llega el momento de no fallar más. Jamás pudieron pelear por sus respectivas ligas, su mediocridad les deja los puestos de Champions bastante lejos pero en Europa tienen la ocasión de resarcir una campaña más que mejorable. Porque, ¿quién no acaba el año mejor celebrando una copa?