.

.

Recordando a Tshabalala


El fútbol está repleto de héroes anónimos que rara vez destacan más allá de un efímero día de gloria. Quizá sean portada, se hable de ellos unas horas y poco después caigan en el olvido. Ya nadie es del Mirandés de los milagros ni entrevista a Pablo Infante. Tampoco se habla mucho del Bradford City pese a la enorme FA Cup que ha realizado este mismo curso. ¿Se acuerda alguien de Alessandro Calori cuyo gol quitó un Scudetto a la Juve para ponérselo en bandeja a la Lazio? Ejemplos los hay a millones, pero hoy nos toca rescatar a uno de esos jugadores de los que pensábamos que nunca más volveríamos a hablar.

Se trata de Siphiwe Tshabalala. ¿Os suena? Claro, a más de uno a estas alturas seguro que sí. Desconocido para todo el mundo excepto para la afición local y algún que otro 'enfermo' de las competiciones africanas, el bueno de Tshabalala era (y aún es) jugador de la selección de Sudáfrica, anfitriona del Mundial 2010. Allí floreció a ojos a todos con un golazo tremendo (ver vídeo abajo) para inaugurar el marcador de la Copa ante México, si bien su tanto no serviría de nada porque los Bafana Bafana quedarían eliminados al tener peor diferencia de goles que los americanos.

Pero hoy regresa a nuestra memoria ya que un gran gol suyo de libre directo dio la victoria ayer al Kaizer Chiefs FC en el tramo final de su encuentro en casa de la Universidad de Pretoria. Ello permite que los suyos encabecen la clasificación con 13 puntos de diferencia respecto a Mamelodi Sundowns (con dos partidos pendientes, uno de ellos hoy) a falta de cuatro jornadas. Pese al empuje de su adversario, los Amakoshi obtuvieron un triunfo vital que les acerca al que sería su 12º título de campeones sudafricanos, cuarto desde la implantación de la Premier Soccer League, que podrían lograr en casa este fin de semana.

Todo ello gracias a un gran balance defensivo en un equipo equilibrado que el año que viene deberá intentar un nuevo asalto al gran reto que se resiste: la Champions CAF, de la que les apeó recientemente el Raja Casablanca. Y lo curioso es que cuando casi se han asegurado el campeonato hemos ido a acordarnos del simpático Tshabalala, que ayer anotó apenas su tercer gol de la temporada, pero qué importante (y qué bello dicen las crónicas) para que Kaizer Chiefs vuelva a reinar en Sudáfrica.

No hay comentarios: