.

.

Dominio paulista

Este fin de semana se ha disputado la 13ª jornada del Brasileirão, una fecha que completa el primer tercio de competición, suficiente para hacernos una idea de lo que puede trazar la liga hasta su finalización en diciembre. Pistas que siempre quedan pendientes de las ventas que se produzcan aún desde el continente sudamericano hacia Europa y Asia, pero también entre ellos como el reciente traspaso doble entre los dos clubes con las hinchadas más grandes de Brasil: Emerson Sheik y Paolo Guerrero, dos fabulosos jugadores que son historia viva de Corinthians, pasaron del Timão a Flamengo. Quizá el ejemplo más representativo.

Una gran racha ha llevado al Galo a liderar en solitario tras su sexto triunfo consecutivo, esta vez ante Ponte Preta por cero a dos. Curiosamente el líder Atlético Mineiro no ha podido por ahora ni contra su eterno rival (que le venció 1-3) ni contra los clubes paulistas contra los que se ha enfrentado. No explica nada, podría ser anecdótico, pero más bien parece ser algo sintomático. Están siendo los más consistentes, pero deberán mejorar en los duelos de máxima exigencia para mantenerse en lo más alto.

Por atrás llega Fluminense, lanzado por un doble motivo anímico: la difícil victoria 'in-extremis' en su visita al At.Paranaense con un tanto del eterno Fred, y el anuncio del fichaje de Ronaldinho, un impulso que bien combinado con su gran plantel puede suponer grandes alegrías en el futuro cercano para la institución carioca. Eso sí, deberán jugar mejor que ayer ya que el Furação fue tan superior que llegó a disparar el triple que ellos, si bien su desacierto unido a la gran actuación de Diego Cavalieri acabaron siendo decisivos.

Grêmio arregló su último traspiés (ante Chapecoense) con un convincente 2-0 contra Vasco da Gama que les mantiene cuartos en la tabla tras obtener 18 de los últimos 21 puntos en juego, una línea ascendente que les hace olvidar su mal comienzo para asentarse en la zona noble. Precisamente aquí debemos hacer un inciso, ya que São Paulo (que venció 3-1 a Coritiba) es quinto, siendo tres de los cinco primeros clasificados de origen paulista. El restante, Santos, ocupa puestos de descenso pese a ser vigente campeón del torneo estadual, aunque al menos se llevaron una alegría ante Figueirense, manteniéndoles a flote el incansable Ricardo Oliveira. En contraste el primer carioca es Fluminense (segundo), quedando muy lejos tanto Flamengo como Vasco da Gama, más habituados los últimos tiempos a la zona baja. Al menos Botafogo lidera la Serie B, pero recientemente se les ha complicado el panorama con dos derrotas en sus tres últimos partidos.

Y si con Flamengo y Corinthians comenzábamos, con ellos finalizamos. Ayer se enfrentaron entre sí en un Maracaná desencantado con su Mengo, un equipo que ha vencido tan solo uno de sus seis encuentros en casa, que no pudo contar con su gran incorporación reciente (debido a un acuerdo entre directivas) pero que sí tuvo frente a ellos a Vagner Love, antaño símbolo de los cariocas. Los locales pusieron ímpetu desde el comienzo, pero su nerviosismo acabó pasándoles factura ante un rival mucho más sereno y confiado. Los goles de Corinthians cayeron poco a poco, como una losa insalvable, certificando la gran diferencia actual entre ambos cuadros. Por eso unos pelean por no caer en el descenso mientras las miras de los otros enfocan el cetro nacional.