.

.

Copa Libertadores: matagigantes Barcelona

La fiesta no fue precisamente verde.
Se las prometía felices Palmeiras para esta edición de la Copa Libertadores. Campeones tras varios años de altibajos, parecía que su proyecto de reinar en Sudamérica era más que sólido. Ya nadie pensaba en el estelar Gabriel Jesús, mas bien la torcida del Verdao se ilusionaba con incorporaciones como los campeones Alejandro Guerra y Miguel Borja, o pudiendo mantener a jugadores codiciados como Yerry Mina. Tras superar bien la primera fase les esperaba un rival teóricamente asequible...

Claro que el Barcelona Sporting Club está siendo un contrincante de todo menos sencillo. También campeones tras varios años soportando los festejos de Emelec, los ecuatorianos llevan una Libertadores impecable. Ya en la primera fase superaron sin complejos a Botafogo, Estudiantes de La Plata y al vigente campeón Atlético Nacional. Así pues cuando Palmeiras visitó Guayaquil tenían de todo menos miedo. Victoria 1-0, quizá corta aunque suficiente dadas las garantías de Los Canarios.

Anoche en el Allianz Parque de Sao Paulo el conjunto ecuatoriano volvió a demostrar su jerarquía. Sin amilanarse, fieles a su plan, Barcelona jugó de tú a tú ante un Palmeiras sorprendido. Así, si durante el primer tiempo no ocurrieron demasiadas cosas (más allá de la lesión de Yerry Mina), ya en el segundo los acontecimientos se sucedieron en pocos minutos. 

Primero, Palmeiras igualó la eliminatoria cuando Moisés definió una contra de los suyos apenas transcurridos 5' tras el descanso. Ya a la hora de partido la posición antirreglamentaria de Deyverson impidió a los brasileños festejar el segundo tanto. No solo eso, en segundos pasaron de la efímera e irreal alegría al miedo cuando un veloz contragolpe acabó con un disparo al poste de Alvez. Practicamente dos minutos después los locales contestaron estrellando el balón contra el larguero.

Ahí se acabó Palmeiras. Al Barcelona nunca le pudo la presión, aguantando sin demasiadas preocupaciones hasta la conclusión del encuentro que conllevó la tanda de penaltis. El resto es historia que podéis ver en el compacto que sigue:


Por otro lado Grêmio confirmó su favoritismo superando a Godoy Cruz (global 3-1) mientras Jorge Wilstermann dio otra gran  sorpresa al eliminar a Atlético Mineiro tras empatar sin goles en Brasil, haciendo buena la victoria por la mínima de la ida. Ya esta noche Botafogo-Nacional (en la ida venció 0-1 el Fogao) y Santos-At.Paranaense (2-3 ganó el Peixe el primer duelo) cerrarán los octavos de final.

No hay comentarios: