.

.

Latió América

Lleva la gloria cosida a la bota
Tras dos días encamado con fiebre mereció la pena levantarme a la una de la madrugada. Faltaba media hora para que comenzase la jornada más emocionante en años a lo largo del continente americano, ocho encuentros relevantes en CONMEBOL y CONCACAF para definir un total de 4 cupos y dos repescas. Mucha ilusión en juego, aunque también bastante tensión. Vamos a ello.

En España es la 1:30 de la madrugada. Comienza la CONMEBOL. Apenas han transcurrido unos segundos cuando llega el primer sobresalto: gol de Ecuador, para mayor desesperación argentina. La albiceleste necesitaba vencer para tener opciones de clasificar, o al menos no perder para conservar alguna opción de repechaje. Pronto Messi acabó con las especulaciones, dándole la vuelta con dos goles muy suyos. El encuentro era puro descontrol, entre la altura de Quito, los nervios, los errores clamorosos de la zaga local, el nulo aporte del medio campo albiceleste... entre todo ese caso reinaba Messi.

Mediada la primera parte toda la emoción se la estaba llevando el Ecuador-Argentina, hasta que llegó la sorpresa en Montevideo. Gol en propia meta de Uruguay, que nos dejaba perplejos a todos ya que caía en casa ante Bolivia. Brasil era más que Chile pero no concretaba, mientras las ocasiones se sucedían en el Paraguay-Venezuela, si bien nadie atinaba con el arco. Por su parte el Perú-Colombia transcurría a un ritmo más lento, sin molestarse entre ellos ya que calculadora en mano ambos podían salir beneficiados. Y empata Cáceres para Uruguay. Y le da vuelta Cavani, devolviendo la calma y la normalidad al Centenario charrúa.

Al descanso Argentina estaba dentro, así como Uruguay y Chile, con Colombia en puestos de repechaje. Brasil llevaba varias jornadas clasificada. A esa hora hacía 15 minutos que había dado comienzo la zona CONCACAF, donde lo normal era que Estados Unidos mantuviera la plaza con la que comenzaba la jornada, mientras Panamá y Honduras tenddrían que batirse ante dos selecciones mejores para optar para el repechaje. Empero, la noche dio muchas vueltas, tantas que todos estuvieron alguna vez en cada una de las situaciones.

Mientras Sudamérica tomaba aire, en el Caribe se dirimía el futuro del gigante norteamericano. A los 17' Omar González anotaba en propia meta, poniendo a Estados Unidos en serios aprietos. Simultáneamente Oribe Peralta marcaba para México en Honduras, mientras Panamá se mostraba impotente ante una Costa Rica superior. No sería hasta el tramo final de la primera parte cuando se precipitarían los acontecimientos. Mientras Trinidad & Tobago ponía el 2-0 contra USA, Honduras lograba empatarle a México, si bien la alegría le duró poco a la H ya que el Tri volvió a anotar por medio de Carlos Vela. Además Costa Rica abría el marcador en Panamá por medio de Venegas. Pese a su desastrosa noche, USA permanecía dentro.

USA sufría ante una motivada Trinidad & Tobago

EL CULMEN
Restaban 45' por delante para finalizar un trabajo que comenzó en octubre de 2015. El primer grito desgarrado llegó en el Allianz Parque de São Paulo, donde Paulinho puso en franquía a Brasil ante una Chile a la que nada le salía, pues acto seguido Gabriel Jesús puso el 2-0. Inmediatamente James Rodríguez golpeaba con la derecha un balón suelto en el área, colocándola junto al poste para alegría de los colombianos desplazados a Perú, que ya casi palpaban el cupo directo a Rusia. Poco después, Luis Suárez ponía tierra de por medio ante Bolivia, mientras Messi podía con todo para certificar con su hattrick la clasificación de Argentina en Ecuador.

Parecía complicado que con la inspiración de Messi se le pudiera complicar el duelo a la albiceleste. Ecuador ha bajado muchos enteros en los últimos meses (acumulaba 6 derrotas consecutivas antes del duelo de ayer), se mostraba desorganizada, tímida, por no hablar de una defensa vergonzosa para tratarse de un combinado nacional. Así pues, todo quedaba resuelto en Quito, restando por saber si los otros resultados empujarían a Argentina al repechaje o les permitirían el acceso directo, cosa bastante probable dado el desarrollo de los otros encuentros.

Si bien Uruguay se divertía a costa de Bolivia (vencieron 4-2, clasificándose), en el Defensores del Chaco el encuentro era un constante ida y vuelta en ambas áreas. Paraguay necesitaba ganar pues tenía opciones serias de repechaje, mientras Venezuela, ya inmersa en el proceso de las siguientes eliminatorias, mostraba una seria y peligrosa predisposición a amargarle a los guaraníes como ya hiciera a Colombia, Argentina y Uruguay en los tres duelos precedentes.

Perú era un quiero y no puedo. Eso sí, si bien habían sido el peor equipo en primeras partes en toda la eliminatoria, además de haber sumado únicamente 4 puntos tras las 7 primeras jornadas, había que tener en cuenta que los de la franja no son una selección que se rinda fácilmente. Poco a poco comenzaron a generar ocasiones, hasta que una falta en la frontal del área permitió a Guerrero igualar el encuentro para algarabía de la hinchada peruana que colmaba el Estadio Nacional de Lima. Ello espoleó a los hombres de Gareca, que sabían que pese a la derrota parcial de Chile algún tanto de estos podía alterar el global y dejarles fuera.

Paolo Guerrero, titán peruano
Pero la bicampeona de América no estaba para muchos trotes. Frustrados, golpearon varias veces a destiempo a sus adversarios brasileños. ¿Fútbol? Poco aportó La Roja, que lanzada en un ataque a la desesperada dejó solo el arco, factor que aprovechó Gabriel Jesús para sellar un 3-0 que coronaba a Brasil como indiscutible rey de las eliminatorias sudamericanas, situándose como uno de los favoritos para el Mundial. Lamentablemente Chile despidió a su mejor generación antes de tiempo.

Pese a la derrota chilena todavía se mantenía la tensión en Lima. Un gol paraguayo hubiera permitido a éstos adelantar a Perú, pero no lograban atinar ante la portería venezolana. La Vinotinto, por su parte, comenzó a generar opciones claras de gol, terminando por definir Yangel Herrera el definitivo 0-1 que enterraba las esperanzas paraguayas. Así, Perú y Colombia firmaron las paces con un 1-1 que permitía a los locales ir al repechaje (jugarán ante Nueva Zelanda) mientras los cafeteros irían directamente a Rusia.

La derrota queda para Paraguay y Chile, que tendrán tiempo para reflexionar. Pero no serán los únicos, pues otro cataclismo tuvo lugar pocos minutos después en la CONCACAF. Nada más comenzar los segundos tiempos un golazo de Pulisic hacía pensar que USA remontaría ante T&T. Sin embargo sus rivales no iban a esperar sentados. Con escasos segundos de diferencia, Honduras volvía a empatarle a México mientras Panamá igualaba merced a un gol que nunca fue. Esto hacía temblar a los norteamericanos, que si no eran capaces de empatar su duelo podía verse abocados a perder su plaza directa si hondureños o panameños lograban imponerse a sus rivales. O incluso quedarse fuera del repechaje.

Seamos serios: podía suceder, pero era harto improbable. Hablamos de Estados Unidos, cuyo fútbol y liga local crecen cada año, son los vigentes campeones de su Confederación, además no faltan a ninguna cita mundialista desde 1986. Pero en fútbol a veces la realidad supera a la ficción... Un gol de Quioto ponía por delante a Honduras frente a México, situándoles en Rusia en esos momentos. Faltaba media hora, costaba no imaginar una reacción norteaméricana, pero los hombres de Bruce Arena se mostraban impotentes, sin alma ni ideas.

México bajó el ritmo. Ya clasificados desde hacía tiempo, a nadie en el país azteca le iba a doler que una derrota de los suyos hiciera sufrir a Estados Unidos. Así pues, Honduras podía dar por seguro su triunfo. ¿Y en Panamá? Desordenadamente, llevados por la pasión, sin demasiado fútbol pero con todas las ganas del mundo, los 'Canaleros' empujaban a una Costa Rica que tampoco puso todo el ímpetu del mundo. USA palidecía intentando lograr un gol que les salvase de la debacle, pero el verdadero terremoto llegó en los compases finales del Panamá-Costa Rica: balón largo que peina Tejada, llegando para que Román Torres empalme un disparo imparable que significó la primera clasificación de Panamá para un Mundial en toda su historia. Honduras fue al repechaje, mientras Estados Unidos se sumía en la hecatombe.


No hay comentarios: